Be­riz­zo quiere que­dar­se si el Cel­ta da un pa­so pa­ra su­bir­se al tren de los gran­des

El téc­ni­co de­jó cla­ro que su con­ti­nui­dad no tie­ne que ver con los «pre­ten­dien­tes» sino con el pro­yec­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. C. VI­GO / LA VOZ

En pleno de­ba­te por el efec­to do­mi­nó de la mar­cha de Luis En­ri­que que po­dría sa­cu­dir al Cel­ta, Eduar­do Be­riz­zo mos­tró su ple­na dis­po­si­ción a que­dar­se y con­ver­tir­se en el en­tre­na­dor con más par­ti­dos en la his­to­ria del club, pe­ro del mis­mo mo­do de­jó cla­ro que lo ha­rá si el club da un pa­so ade­lan­te en su am­bi­ción pa­ra in­ten­tar su­bir­se al tren de los gran­des.

«¿Hay al­gún efec­to do­mi­nó que me de­je aquí?», se pre­gun­tó en voz al­ta el To­to cuan­do el asun­to de su con­ti­nui­dad pla­neó por su com­pa­re­cen­cia pre­via al par­ti­do con el Bar­ce­lo­na. Fue el pun­to de arran­que pa­ra que el cru­zal­te­ño ex­pre­sa­ra sus ideas sin am­ba­ges. Pri­me­ro pa­ra de­cir que le gus­ta­ría se­guir en Vi­go —«me en­can­ta­ría po­der se el en­tre­na­dor que más par­ti­dos ha di­ri­gi­do al Cel­ta en la his­to­ria. Es un da­to que me ilu­sio­na»— y lue­go pa­ra de­jar cla­ro que su con­ti­nui­dad en el ban­qui­llo del cua­dro vi­gués na­da tie­ne que ver con las ofer­tas que le pu­die­ran lle­gar, sino con el ni­vel de am­bi­ción que mar­que la cú­pu­la rec­to­ra ce­les­te. «No tie­ne que ver con el pre­ten­dien­te, tie­ne que ver con la reali­dad que vi­vo dia­ria, con la ilu­sión que po­da­mos ge­ne­rar nue­va­men­te, con los ob­je­ti­vos de ir a más, por­que creo que si uno no pue­de ir a más, ir a me­nos o per­ma­ne­cer es­ta­ble no me agra­da. Tie­ne que ver cuá­les son nues­tras po­si­bi­li­da­des, a dón­de po­de­mos lle­gar y si soy el in­di­ca­do pa­ra se­guir ha­cien­do un Cel­ta más gran­de y me­jor».

En su dis­cur­so de in­ten­cio­nes se apun­tó a la te­sis del «mo­men­to cla­ve en el trans­cur­so de la his­to­ria» que es­gri­mió el pre­si­den­te Car­los Mouriño en su com­pa­re­cen­cia del pa­sa­do lu­nes. «Pue­den su­ce­der he­chos muy im­por­tan­tes, lo de la ciu­dad de­por­ti­va, lo del es­ta­dio, lo de ir a más de­por­ti­va­men­te, que pue­den en­gan­char­nos en el tren de los que van ahí arri­ba. A ver si po­de­mos ha­cer­lo», sub­ra­yó.

Des­li­zó que tie­ne pen­dien­te un en­cuen­tro con la di­rec­ción del Cel­ta pa­ra sa­ber de sus in­ten­cio­nes al res­pec­to. «Qui­sie­ra sa­ber por par­te del club por qué de­bo que­dar­me, por qué de­bo ser yo en­tre­na­dor. Yo ten­go los míos (mo­ti­vos) y hay que co­te­jar­los con los del club».

En cuan­to al bai­le de en­tre­na­do­res, se man­tu­vo al mar­gen enar­bo­lan­do la ban­de­ra del res­pe­to: «Un buen pro­fe­sio­nal res­pe­ta a otros pro­fe­sio­na­les. Tan­to Luis En­ri­que, co­mo Val­ver­de co­mo Sam­pao­li co­mo quien sea. Quie­ro mu­cho el lu­gar que ocu­po y los par­ti­dos que nos es­pe­ran me­re­cen mu­chí­si­ma aten­ción».

Con­fir­mó que el cur­so pa­sa­do tu­vo ofer­tas pa­ra mar­char­se.

«Me en­can­ta­ría po­der ser el en­tre­na­dor que más par­ti­dos ha di­ri­gi­do al Cel­ta en la his­to­ria. Es un da­to que me ilu­sio­na» Eduar­do Be­riz­zo

M. MORALEJO

Eduar­do Be­riz­zo dis­fru­tó en el ron­do que dio pa­so al en­tre­na­mien­to pre­vio al par­ti­do. Qui­zás es el re­su­men de su es­ta­do de áni­mo des­pués de tres años en Vi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.