Pri­me­ros au­xi­lios de ma­nual

La ac­tua­ción de ju­ga­do­res y mé­di­cos en el percance de Fer­nan­do To­rres ro­zó la per­fec­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

No es la pri­me­ra vez que su­ce­de un percance co­mo el del jue­ves con Fer­nan­do To­rres ni, por des­gra­cia, se­rá la úl­ti­ma. En deportes en los que exis­te con­tac­to, co­mo el fút­bol, el bo­xeo, el hockey, el ba­lon­ces­to... es fá­cil que pue­das en­con­trar­te ca­sos si­mi­la­res. A mí me ha to­ca­do vi­vir­los en al­gu­na oca­sión y no son mo­men­tos agra­da­bles. Pe­ro, lo fun­da­men­tal, es man­te­ner la se­re­ni­dad. Y el jue­ves, en Ria­zor, se man­tu­vo. Se rea­li­za­ron unas ma­nio­bras de pri­me­ros au­xi­lios de ma­nual. Des­de los ju­ga­do­res, inex­per­tos en es­tas li­des, has­ta los mé­di­cos, pro­fe­sio­na­les, to­dos ac­tua­ron co­mo de­bían. Y el resultado fue una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de un Fer­nan­do To­rres que ya tie­ne el al­ta mé­di­ca en su po­der.

Pe­ro va­ya­mos por par­tes. Cuan­do pa­sa al­go así, lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer es com­pro­bar la res­pi­ra­ción, el pul­so y el es­ta­do de cons­cien­cia. El res­to lle­ga des­pués. Es se­cun­da­rio. En pre­sen­cia de res­pi­ra­ción y pul­so, to­do va bien. De lo con­tra­rio, hay que ac­tuar con otro ti­po de me­di­das. Las ma­nio­bras de pri­me­ros au­xi­lios pa­san por abrir una vía de ai­re. Se ha­ce con una Fer­nan­do To­rres.

hi­per­ex­ten­sión del cue­llo.

En Ria­zor vi­mos có­mo Ga­bi le sa­ca­ba la len­gua pa­ra que no se la tra­ga­ra. Nun­ca es­tá de más ha­cer­lo, pe­ro so­lo hay pe­li­gro de as­fi­xia si en la caí­da se cor­ta la len­gua. En­ton­ces pue­de tra­gár­se­la. De lo con­tra­rio, no. Así que no era ne­ce­sa­rio, pe­ro tam­po­co re­sul­tó per­ju­di­cial.

El si­guien­te pa­so que die­ron los com­pa­ñe­ros de To­rres fue co­lo­car­lo en po­si­ción la­te­ral de se­gu­ri­dad, con el fin de evi­tar cual­quier vó­mi­to con el que el ju­ga­dor pu­die­ra ha­ber­se aho­ga­do.

Al com­pro­bar­se la pér­di­da de cons­cien­cia, hu­bo que rea­li­zar tam­bién un rá­pi­do exa­men neu­ro­ló­gi­co (es­ca­la de Glas­gow). Es sen­ci­llo. Sim­ple­men­te, con­tro­lar la pre­sen­cia del re­fle­jo fo­to­mo­tor: su­bien­do y ba­jan­do el pár­pa­do ob­ser­var que la pu­pi­la no per­ma­nez­ca di­la­ta­da (mi­dria­sis). Ade­más, lo nor­mal, si per­dió el co­no­ci­mien­to, es que ha­ya trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co (con o sin le­sión or­gá­ni­ca, que des­pués se com­pro­ba­rá). Vien­do que no hay san­gre, lo ló­gi­co es in­mo­vi­li­zar­lo con co­lla­rín.

En ca­so de pa­ra­da res­pi­ra­to­ria, se pro­ce­de­ría a la co­lo­ca­ción del tu­bo de Gue­del pa­ra abrir una vía de ai­re. Si no hay reac­ción, el si­guien­te pa­so se­ría ini­ciar RCP (re­su­ci­ta­ción car­dio­pul­mo­nar), con­sis­ten­te en 30 com­pre­sio­nes y 2 ven­ti­la­cio­nes. De per­sis­tir, ha­bría que uti­li­zar el des­fi­bri­la­dor se­mi­au­to­má­ti­co.

El jue­ves, al no ha­ber exis­ti­do pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria, no hi­cie­ron fal­ta es­tas me­di­das y se pro­si­guió con el pro­to­co­lo, en el que re­sul­ta vi­tal el traslado urgente al cen­tro hos­pi­ta­la­rio en am­bu­lan­cia me­di­ca­li­za­da pa­ra evi­tar se­cue­las y es­ta­ble­cer el diag­nós­ti­co de­fi­ni­ti­vo a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble. En el cen­tro sa­ni­ta­rio, se le rea­li­za­ron las prue­bas opor­tu­nas (TAC, re­so­nan­cia…) y se le de­jó en ob­ser­va­ción. RES­PI­RA Y TIE­NE PUL­SO RE­FLE­JO FO­TO­MO­TOR Su­bien­do y ba­jan­do el pár­pa­do se pue­de ob­ser­var que la pu­pi­la no per­ma­nez­ca di­la­ta­da (mi­dria­sis) TRAU­MA­TIS­MO CRA­NEO­EN­CE­FÁ­LI­CO Una vez com­pro­ba­do que no hay pér­di­da de san­gre por na­riz-bo­caoí­dos, se po­drá in­mo­vi­li­zar con co­lla­rín

CÉ­SAR QUIAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.