Un res­pe­to, trá­ta­me de tú

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - San­dra Fa­gi­nas

Ha­ce do­ce años que lle­vo a mis hi­jos a la mis­ma pe­dia­tra, nos he­mos ga­na­do una con­fian­za en­tre los mo­cos y los vó­mi­tos, a los ni­ños los lla­ma por su nom­bre, pe­ro ca­da vez que se di­ri­ge a mí to­do su acer­ca­mien­to se en­fría de gol­pe: «De­le Dalsy y si si­gue mal trái­ga­me­lo». Mi pe­dia­tra ha en­con­tra­do en el us­ted una fór­mu­la fi­ja pa­ra los pa­dres de sus pa­cien­tes que, a su jui­cio, fun­cio­na. Y aun­que a mí me cai­ga co­mo un ja­rro de agua fría por­que me en­vía a años luz, la acep­to, aun­que me cues­ta de­vol­ver­le el tra­ta­mien­to. La pre­gun­ta que yo le ha­ría a ella es si cree que por tra­tar­me de us­ted yo la res­pe­to más, o vi­ce­ver­sa.

El us­ted se ha aso­cia­do siem­pre al res­pe­to, aun­que en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res de Amé­ri­ca, re­pre­sen­te to­do lo con­tra­rio: en al­gu­nas zo­nas de allí el círcu­lo ín­ti­mo se us­te­dea, y el tu­teo mar­ca una dis­tan­cia de re­la­ción. En Es­pa­ña no ha si­do así, pe­se a que los po­lí­ti­cos han he­cho del us­ted un ar­ma de des­pre­cio, pe­ro es cier­to que en ese ám­bi­to ga­na ex­clu­si­vi­dad. En los me­dios y en la pu­bli­ci­dad, sin em­bar­go, el us­ted ago­ni­za, por la in­fluen­cia de la te­le­vi­sión, don­de so­lo el pú­bli­co res­pon­de a ese pro­nom­bre. Los en­tre­vis­ta­dos e in­vi­ta­dos son tu­tea­dos con nor­ma­li­dad sin que a nin­gún es­pec­ta­dor le pro­vo­que re­cha­zo. Ber­tín ha tu­tea­do a Ra­joy, Évo­le a Pa­blo Igle­sias, y Ca­ye­ta­na Guillén Cuer­vo, por ejem­plo, ha he­cho lo mis­mo con el pin­tor An­to­nio Ló­pez. «El tra­ta­mien­to de tú o us­ted —di­ce Mar Cas­tro, ex­per­ta en pro­to­co­lo— no da el res­pe­to; son otras las va­ria­bles que in­ter­vie­nen en la co­mu­ni­ca­ción pa­ra que la de­fe­ren­cia y la con­si­de­ra­ción emer­jan; es­ta­mos apli­can­do es­ti­los del si­glo XIX y no nos da­mos cuen­ta de que vi­vi­mos en el XXI».

Con to­do, en pren­sa los pe­rio­dis­tas em­plean otro có­di­go: la ma­yo­ría tra­tan en pri­va­do de tú al en­tre­vis­ta­do, pe­ro cuan­do edi­tan su ma­te­rial el us­ted aflo­ra pa­ra mar­car una dis­tan­cia que, en reali­dad, no ha exis­ti­do. Por­que muy po­cas per­so­nas lo acep­tan: «Por fa­vor, trá­ta­me de tú». El us­ted es­cri­to es una con­ven­ción más, pe­ro no di­ría yo que es si­nó­ni­mo de res­pe­to; un tér­mino com­ple­jo, aso­cia­do al con­tex­to, a la ve­ra­ci­dad, a la au­ten­ti­ci­dad, y al que un sim­ple pro­nom­bre se le que­da cor­to. Lo que no sig­ni­fi­ca, cla­ro, es­tar en con­tra del uso apro­pia­do del us­ted. Tú ya me en­tien­des. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

Gonzalo Ca­mi­ña (San­tia­go, 1989) es­tu­vo en Bar­ce­lo­na pa­ra pre­sen­tar la app OpSeeker en el Mo­bi­le World Con­gress, den­tro del fo­ro de em­pren­de­do­res 4YFN. —¿Qué es OpSeeker? —OpSeeker es un ase­sor fi­nan­cie­ro on­li­ne in­de­pen­dien­te. Nues­tra mi­sión es em­po­de­rar al usua­rio me­dian­te in­for­ma­ción pa­ra que es­te pue­da cu­brir la bre­cha de co­no­ci­mien­to que exis­te hoy en día en­tre el ase­sor fi­nan­cie­ro y los usua­rios. —¿A qué se re­fie­re? —En Es­pa­ña no con­fia­mos en que se pue­da en­con­trar un ase­sor fi­nan­cie­ro in­de­pen­dien­te a un cos­te ra­zo­na­ble. Y tam­po­co de­be­ría­mos es­tar in­vir­tien­do sin ser ase­so­ra­dos, ya que nos fal­ta co­no­ci­mien­to y so­le­mos ser pre­sas de nues­tros erro­res cog­ni­ti­vos y ses­gos emo­cio­na­les. Pa­ra es­to na­ce OpSeeker. Que­re­mos po­si­cio­nar­nos en el front-end del ne­go­cio ban­ca­rio, el ase­so­ra­mien­to, fren­te al back-end, el ope­ra­ti­vo, y pro­por­cio­nar una so­lu­ción user-friendly y cen­tra­da en el usua­rio. —¿Có­mo fun­cio­na? —He­mos crea­do una apli­ca­ción de di­ne­ro fic­ti­cio que uti­li­za una se­rie de he­rra­mien­tas co­mo el con­tra­to de ex­pec­ta­ti­vas con uno mis­mo, o el ace­le­ra­dor de in­ver- Gonzalo Ca­mi­ña y Lu­cie Hef­ne­ro­va, en el pa­be­llón 4YFN de Fi­ra Mont­juïc.

sio­nes pa­ra tra­ba­jar la par­te psi­co­ló­gi­ca de las in­ver­sio­nes cen­trán­do­se en el lar­go pla­zo. Nues­tro ob­je­ti­vo es que la per­so­na, tras usar nues­tra apli­ca­ción, en­tien­da có­mo de­be in­ver­tir, en qué ac­ti­vos y en qué ins­ti­tu­cio­nes de­be­ría com­prar esos ac­ti­vos. —Aun­que sean in­ver­sio­nes si­mu­la­das, hay mu­cha preo­cu­pa­ción hoy en día por el uso de los da­tos que re­co­gen las «apps». —Es ló­gi­co que la gen­te se preo­cu­pe de sus da­tos, exis­te mu­cho des­co­no­ci­mien­to al res­pec­to y los ti­tu­la­res a ve­ces alar­man mu­cho. Lo im­por­tan­te es que hay una le­gis­la­ción y unas prác­ti­cas a se­guir pa­ra pro­te­ger los da­tos de nues­tros usua­rios y no­so­tros se­gui­mos es­to al cien por cien. —¿Po­dría OpSeeker con­ver­tir­se

en un futuro en una pla­ta­for­ma de in­ver­sión real? —OpSeeker quiere ser un ase­sor fi­nan­cie­ro on­li­ne in­de­pen­dien­te. Es­to quiere de­cir que no po­de­mos ven­der pro­duc­tos par­ti­cu­la­res o co­mer­cia­li­zar los de otros y co­brar co­mi­sio­nes por ello. El he­cho de no ven­der un pro­duc­to es lo que nos ha­ce tan es­pe­cia­les. —¿Es com­pli­ca­do desa­rro­llar una «app» mó­vil des­de Ga­li­cia? ¿Han en­con­tra­do tra­bas? —Al con­tra­rio. Al per­te­ne­cer a un eco­sis­te­ma pe­que­ño co­mo el de Ga­li­cia eres ca­paz de ha­cer net­wor­king y me­jo­rar tu pro­yec­to con la ayu­da de otras per­so­nas con­ti­nua­men­te. Por ejem­plo, no­so­tros es­ta­mos par­ti­ci­pan­do en el pro­gra­ma YUZZ San­tan­der y nues­tra coor­di­na­do­ra, Ele­na Per­nas, —Dos co­sas. La pri­me­ra va­li­dar nues­tra de­mo pa­ra así co­men­zar la fa­se fi­nal del desa­rro­llo de la be­ta, que es­pe­ra­mos pa­ra abril. En se­gun­do lu­gar, bus­ca­mos fi­nan­cia­ción. Es un even­to al que acu­den los VCs y Bu­si­ness An­gels más im­por­tan­tes de Eu­ro­pa y del mun­do, y que­re­mos apro­ve­char­lo. Es­ta­mos par­ti­ci­pan­do en va­rios pit­ches, me­sas re­don­das e in­clu­so en la star­tup fight club, así que es­pe­ra­mos que la vi­si­bi­li­dad y las reunio­nes con los in­ver­so­res den fru­to. —¿Qué di­fe­ren­cias en­cuen­tra a la ho­ra de desa­rro­llar un pro­yec­to de es­te ti­po aquí, con res­pec­to a ha­cer­lo en otros paí­ses? —Nues­tro equi­po es muy in­ter­na­cio­nal. Te­ne­mos a Lu­cie Hef­ne­ro­va, que es de Pra­ga y ha he­cho un Eras­mus en París. Car­los Ro­drí­guez Ra­po­so es de San­tia­go pe­ro ha tra­ba­ja­do en Tou­lou­se y en Ni­za. Car­los Ca­sa­nue­va Nar­diz es de Ma­drid pe­ro ha es­tu­dia­do un MBA en Whar­ton y ha si­do eje­cu­ti­vo en Ci­ti. En mi ca­so he es­tu­dia­do la ca­rre­ra en Es­ta­dos Uni­dos, el más­ter en París y he tra­ba­ja­do en Lon­dres. Así que aho­ra mis­mo no no­ta­mos nin­gu­na di­fe­ren­cia por es­tar tra­ba­jan­do des­de Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.