Cua­tro vi­das de mujeres ins­pi­ra­do­ras

Jo­se­fa sa­có ade­lan­te a 16 hi­jos, Án­ge­les re­gen­tó una tien­da cua­ren­ta años, Vic­to­ria fue la pri­me­ra prac­ti­can­te de Lou­ri­do y Do­lo­res lle­va to­da la vi­da vin­cu­la­da al mar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

Sus nom­bres no ten­drán el re­lum­brón de las gran­des es­tre­llas de Holly­wood, pe­ro se han ga­na­do el ca­ri­ño y el res­pe­to de sus ve­ci­nos, los cua­les les ren­di­rán ho­me­na­je el pró­xi­mo vier­nes. Y es que sus vi­das han ins­pi­ra­do a las ge­ne­ra­cio­nes que las han pre­ce­di­do.

Cuan­do los an­tro­pó­lo­gos alu­den al ma­triar­ca­do a buen se­gu­ro que te­nían en men­te a mujeres co­mo Jo­se­fa Ba­rral Gar­cía. «A mi­ña vi­da foi moi du­ra», ase­gu­ra, al tiem­po que re­cuer­da co­mo sa­có ade­lan­te a die­ci­séis hi­jos —hoy tie­ne me­dia do­ce­na de bis­nie­tos y die­ci­nue­ve nie­tos, el vi- gé­si­mo es­tá en ca­mino—. Echan­do la vis­ta atrás, re­me­mo­ra co­mo, ade­más de criar a sus hi­jos, «tí­ña­mos va­cas e ha­bía que le­va­las ao mon­te. To­dos os días an­da­ba, se­gu­ro, seis qui­ló­me­tros mon­te arri­ba, mon­te abai­xo. Sa­bes on­de as le­vas, pe­ro non sa­bes on­de as vas ter que bus­car».

Y si la vi­da de Jo­se­fa es­ta vin­cu­la­da con la tie­rra, la de Do­lo­res del Río So­to con el mar. A fin de cuen­tas, fue una de las pri­me­ras mujeres en de­di­car­se al xei­to en Poio. «Can­do eu an­da­ba ao xei­to, que ía co meu pai, non ha­bía mo­to­res, ía­mos a re­mo, to­do o mun­do es­tra­ñá­ban­se pe­ro, co­mo me gus­ta­ba, eu pa­sa­ba», evo­ca, al tiem­po que re­me­mo­ra có­mo se de­di­có a la ba­tea y al ma­ris­queo, lle­gan­do ser miem­bro de la di­rec­ti­va de la co­fra­día San Tel­mo.

Tam­bién fue una pio­ne­ra Ma­ría Vic­to­ria Már­quez Ál­va­rez, a quien la ne­ce­si­dad hi­zo con­ver­tir­se en la pri­me­ra prac­ti­can­te de Lou­ri­do: «A mi­ña nai era moi de­li­ca­da, en­fer­ma­ba e ti­ña ne­ce­si­da­de de po­ñer­lle in­xec­cións con fre­cuen­cia e non ha­bía quen. Em­pe­cei con ela e co­mo na al­dea non ha­bía que as pu­xe­ra, pois cha­má­ban­me e ía. Pe­ro iso pa­ra min non sig­ni­fi­ca­ba nin­gún sa­cri­fi­cio. Era un­ha sa­tis­fac­ción».

A su la­do, Án­ge­les Vi­lla­ver­de Pérez, quien se ju­bi­ló re­cien­te­men­te. To­dos aún en Ra­xó la re­cuer­dan de­trás de la tien­da que re­gen­tó du­ran­te cua­ren­ta años y que era co­no­ci­da co­mo El Cor­te In­glés. «Ha­bía de to­do un pou­co», re­fle­xio­na. «Alí non ha­bía ho­ra de pe­che, nin do­min­gos... An­tes non ha­bía fu­ne­ra­rias. Mo­rría cal­que­ra á ho­ra que fora e ví­ñan­nos cha­mar pa­ra o lu­to e pa­ra que fo­ra­mos axu­dar a ves­tir o de­fun­to e alá ía­mos o meu ho­me e mais eu», aña­de, quien pue­de pre­su­mir de que «nun­ca en­ga­nei a un clien­te».

A pe­sar de sus vi­das dis­pa­res, hay al­go en lo que coin­ci­den. Y es en la hu­mil­dad con la que han re­ci­bi­do la pro­pues­ta de ho­me­na­je de sus ve­ci­nos. Las cua­tro con­si­de­ran que no han he­cho na­da ex­tra­or­di­na­rio. E in­clu­so, hu­bo quien du­dó en acep­tar­lo. «Por res­pec­to ás que me pro­pu­xe­ron, acep­tei, por­que se­nón hou­be­ra di­to que non», ase­gu­ra Vic­to­ria.

CAPOTILLO

De iz­quier­da a de­re­cha, Jo­se­fa Ba­rral, Ma­ría Do­lo­res del Río, Án­ge­les Vi­lla­ver­de y Ma­ría Vic­to­ria Már­quez, en el Par­que da Me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.