El cu­ra que re­za por los equi­pos de la ciu­dad

El pá­rro­co, al que hoy se ho­me­na­jean sus fe­li­gre­ses, es ca­pe­llán del Pon­te­ve­dra, el Teu­cro y el Cis­ne

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HER­MI­DA

A Luis, el cu­ra de la pa­rro­quia de San­tia­go de O Bur­go, hoy le to­ca que ha­blen de él. Se­gu­ra­men­te, ha­bla­rán bien. No en vano, sus fe­li­gre­ses han de­ci­di­do ho­me­na­jear­lo por los vein­te años que lle­va co­mo res­pon­sa­ble de la pa­rro­quia de San­tia­go Pe­re­grino de O Bur­go. A él la con­vo­ca­to­ria le ha­ce bas­tan­te ilu­sión. Di­ce que le emo­cio­na, sobre to­do, «por­que sae da xen­te, dos ve­ci­ños e a min gús­ta­me es­tar coa xen­te». Lo cuen­ta sen­ta­do en un pe­que­ñí­si­mo des­pa­cho to­tal­men­te aus­te­ro que hay en la igle­sia. Y, cuan­do lo di­ce, se­ña­la ha­cia la ven­ta­na: «Eu vi­vo aquí cer­ca, cos meus ve­ci­ños. Le­vo nes­ta igre­xa vin­te anos . ¿Sa­bías que es­ta pa­rro­quia em­pe­zou co­mi­go?», pre­gun­ta con an­sias de se­guir con­tan­do la his­to­ria. Es en­ton­ces cuan­do uno le pi­de que es­pe­re, que no cuen­te aún sus ini­cios en San­tia­go de O Bur­go, que via­je has­ta su ni­ñez y se de­je co­no­cer.

Luis na­ció y cre­ció en Rian­xo, don­de su pa­dre era pro­fe­sor. Cre­ció, de he­cho, en la mis­ma vi­lla y en la mis­ma calle en la que an­tes lo ha­bía he­cho Cas­te­lao, a cu­yas her­ma­nas tra­ta­ba mu­cho su ma­dre y, con el tiem­po, él tam­bién lle­gó a apre­ciar. Allí tam­bién pu­do en­ta­blar re­la­ción con otro gran­de de la li­te­ra­tu­ra ga­lle­ga, Ra­fael Dies­te. Di­ce que fue ni­ño «dos anos da fa­me» — na­ció en 1943— y que su in­fan­cia la pa­só dan­do pa­ta­das a pe­lo­tas he­chas de tra­pos «ou xo­gan­do á es­tor­ne­la». El se­mi­na­rio menor de San­tia­go, al que lo man­da­ron sien­do un ado­les­cen­te, fue to­do un des­cu­bri­mien­to pa­ra él. Cuen­ta que su vo­ca­ción lle­gó po­co a po­co, con­for­me fue avan­zan­do en sus es­tu­dios. Y di­ce tam­bién que en su ca­sa le die­ron car­ta blan­ca: «Ti­ven li­ber­da­de to­tal pa­ra de­ci­dir que fa­cer. Luis, an­te la igle­sia que ayu­dó a cons­truir y con Pa­sa­rón, el cam­po de uno de los equi­pos por los que ve­la, al fon­do.

Era­mos ca­tro ir­máns e os no­sos pais dei­xá­ron­nos que es­tu­da­ra­mos o que qui­xe­ra­mos. Eles fi­xe­ron ca­rrei­ras e eu op­tei por ser cu­ra», in­di­ca. Aun­que, en reali­dad, Luis tam­bién cur­só es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Se fue a Sa­la­man­ca, don­de hi­zo Psi­co­lo­gía y Teo­lo­gía. Co­mo cual­quier otro uni­ver­si­ta­rio, lo que se le vie­ne a la ca­be­za al pen­sar en las tie­rras cas­te­lla­nas es «o am­bien­te que ha­bía, era im­pre­sio­nan­te. Mi­ra que o pa­sa­mos ben», re­cuer­da.

Lle­ga­da a Pon­te­ve­dra

Muy jo­ven, lle­gó ya a Pon­te­ve­dra. Fue pá­rro­co en Sal­ce­do, pro­fe­sor en el ins­ti­tu­to Va­lle-In­clán y Mon­te­po­rrei­ro y sa­cer­do­te en San­ta Ma­ría la Ma­yor. Es­ta­ba en esa pa­rro­quia, pre­ci­sa­men­te, cuan­do le to­có em­bar­car­se en la que aca­bó sien­do su gran aven­tu­ra vi­tal: la crea­ción de la pa­rro­quia de San­tia­go de O Bur­go. Tu­vo que em­pe­zar de ce­ro. Por no ha­ber, no ha­bía ni igle­sia. Cuen­ta que las obras em­pe­za­ron en 1987

Na­ció en la mis­ma calle de Rian­xo en la que tam­bién vi­vie­ron Cas­te­lao, Ma­nuel An­to­nio y Ra­fael Dies­te.

Di­ce que le gus­ta la lec­tu­ra y la fo­to­gra­fía.

A los 74 años, es­tá ju­bi­la­do co­mo pro­fe­sor y es cu­ra de O Bur­go y Al­ba.

y que no fue has­ta 1996 cuan­do se dio co­mien­zo a la ac­ti­vi­dad de la pa­rro­quia. «E en to­dos eses anos pois hou­bo que con­se­guir moi­tas cou­sas. Re­cor­do por exem­plo que o re­ta­blo veu do ins­ti­tu­to Va­lle-In­clán. Foi can­do se qui­ta­ron as cou­sas re­li­xio­sas dos cen­tros edu­ca­ti­vos e non sa­bían que fa­cer con el... así que dí­xen­lle que o traía eu pa­ra aquí». Al­gu­nas imá­ge­nes, ex­pli­ca ha­cien­do de guía por el tem­plo y cen­tro ex­po­si­ti­vo que se cons­tru­yó, vi­nie­ron de la an­ti­gua ca­pi­lla que ha-

bía en el ba­rrio. El res­to se com­pra­ron. Pa­sa por de­lan­te de una de San­tia­go Ma­ta­mo­ros es­pa­da en mano, con las ca­be­zas de los in­fie­les de­ba­jo cor­ta­das en pe­da­zos y, no sin re­tran­ca, Luis di­ce: «Es­ta xa non a qui­ta­mos en pro­ce­sión nun­ca, pe­sa moi­to e ade­mais con to­do is­to do yiha­dis­mo e esas cou­sas é me­llor dei­xar a San­tia­go Ma­ta­mo­ros quie­to e gar­da­do, ¿non cres?».

El re­co­rri­do si­gue por la igle­sia, el cu­ra Al­cán­ta­ra sale ha­cia afue­ra y mi­ra ha­cia el es­ta­dio de Pa­sa­rón, a ti­ro de pie­dra del tem­plo. La vis­ta sir­ve pa­ra re­cor­dar otra de sus fa­ce­tas. Y es que re­sul­ta que, des­de el año 1968, es ca­pe­llán del Pon­te­ve­dra. «Pe­diu­mo Mi­guel Otero, que era o pre­si­den­te do club na­quel mo­men­to e que era de Rian­xo co­ma min. Era moi ami­go de meu pai e pe­diu­me que fora o ca­pe­llán, e por su­pos­to que acep­tei», in­di­ca re­cor­dan­do ade­más que él tam­bién fue fut­bo­lis­ta, que cuan­do re­gre­sa­ba del se­mi­na­rio a Rian­xo le ha­cían

fi­cha en el equi­po lo­cal. Con el tiem­po se hi­zo tam­bién ca­pe­llán de los otros dos equi­pos fuer­tes de la ciu­dad, el Cis­ne y el Teu­cro. Lle­ga­do a ese pun­to, uno no pue­de evi­tar la pre­gun­ta. ¿In­flu­ye o no que él re­ce pa­ra que ga­nen los equi­pos a los que pro­te­ge? «Eu sem­pre lles re­zo, pe­ro pa­ra que non se las­ti­men, pa­ra que non lles pa­se na­da gra­ve... o de per­der ou ga­nar, pen­so que a Deus non lle in­tere­sa, que ni­so non se me­te Deus», apos­ti­lla.

Cuen­ta lue­go que le gus­ta es­tar a dis­po­si­ción de sus ju­ga­do­res pro­te­gi­dos. Ca­só a al­guno, co­mo a Pa­co, por­te­ro del Pon­te­ve­dra en los ochen­ta. Y le pre­pa­ró los pa­pe­les a otros mu­chos pa­ra bo­das, bau­ti­zos o co­mu­nio­nes. Tam­bién le gus­ta ir a Pa­sa­rón. Pe­ro, si ha­ce frío, la sa­lud no le per­mi­te acer­car­se al es­ta­dio. Con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras, pre­fie­re dis­fru­tar de otra de sus pa­sio­nes, la lec­tu­ra. El úl­ti­mo li­bro que tu­vo en su me­si­lla es de Abel Ca­ba­lle­ro. Di­ce que no es­tu­vo mal.

CAPOTILLO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.