Du­ro re­vés pa­sa­do por el fo­rro

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - FER­NAN­DO ÓNE­GA

Al­gún día ha­brá que ha­cer la lis­ta de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, es de­cir, pa­ga­dos por to­dos, cu­ya uti­li­dad es la si­guien­te: sus tra­ba­jos, si los ha­cen, van di­rec­ta­men­te a la pa­pe­le­ra; si son con­sul­ti­vos, sus dic­tá­me­nes no son vin­cu­lan­tes y se pa­san por el fo­rro; si son de ase­so­ría, sus re­co­men­da­cio­nes no son aten­di­das; y en mu­chos ca­sos so­lo sir­ven pa­ra co­lo­car a ami­gos, pre­miar leal­ta­des o re­com­pen­sar ser­vi­cios. Ayer he­mos po­di­do cons­ta­tar la exis­ten­cia de uno, pom­po­sa­men­te lla­ma­do Con­sell de Ga­ran­ties Es­ta­tu­ta­ries. Es, co­mo su nom­bre in­di­ca, una es­pe­cie de Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal a es­ca­la ca­ta­la­na. Sus dic­tá­me­nes sue­len ser ri­gu­ro­sos, sus miem­bros son de gran ni­vel, pe­ro per­te­ne­ce al ca­pí­tu­lo de los or­ga­nis­mos cu­yos in­for­mes se pa­san por el fo­rro si no coin­ci­den con el pen­sa­mien­to úni­co so­be­ra­nis­ta.

De esa for­ma, el Con­sell di­jo por la ma­ña­na, y por una­ni­mi­dad, que la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria que la Ge­ne­ra­li­tat des­ti­na al re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción es in­cons­ti­tu­cio­nal. El Go­bierno ca­ta­lán no pue­de des­ti­nar un cén­ti­mo de sus cuen­tas a al­go que no pue­de ce­le­brar. A lo má­xi­mo que pue­den lle­gar los go­ber­nan­tes de la Ge­ne­ra­li­tat es a so­li­ci­tar al Es­ta­do que les per­mi­ta ce­le­brar la con­sul­ta. El tex­to es tan diá­fano, que se le po­dría apli­car aque­llo de «se pue­de de­cir más al­to, pe­ro no más cla­ro». Así lo en­ten­dió to­do el mun­do; por ejem­plo, el cronista de La Van­guar­dia Iña­ki Ella­cu­ría, que es­cri­bió: «Du­ro re­vés pa­ra la ho­ja de ru­ta in­de­pen­den­tis­ta».

Al­gún día ha­brá que ha­cer la lis­ta de or­ga­nis­mos pú­bli­cos, es de­cir, pa­ga­dos por to­dos, cu­ya uti­li­dad es la si­guien­te: sus tra­ba­jos, si los ha­cen, van di­rec­ta­men­te a la pa­pe­le­ra

Pe­ro he­te aquí que el se­ñor Puig­de­mont te­nía tam­bién ayer una ci­ta con sus otros ac­to­res de la des­co­ne­xión: los al­cal­des de la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios In­de­pen­den­tis­tas (AMI). Su sueño es pro­vo­car un mo­vi­mien­to mu­ni­ci­pal que re­cla­me el re­fe­ren­do, pro­mue­va la in­de­pen­den­cia des­de el ám­bi­to lo­cal y sea la ba­se po­pu­lar pa­ra pro­cla­mar en ca­da pue­blo el Es­ta­do ca­ta­lán en for­ma de re­pú­bli­ca. Un pa­pe­li­to del Con­sell de Ga­ran­ties no iba a fas­ti­diar­le la fies­ta ni a cor­tar la pa­sión so­be­ra­nis­ta que anida­ba en el al­ma de los asis­ten­tes. Así que ese pa­pel no cam­bió un ápi­ce su dis­cur­so. Si es­ta­mos a se­tas, es­ta­mos a se­tas, vino a de­cir, pe­ro lo di­jo con es­tas pa­la­bras: «El Go­vern con­vo­ca­rá el re­fe­ren­do; la par­ti­da es­tá per­fec­ta­men­te ava­la­da». Le fal­tó aña­dir: «La he ava­la­do yo».

Así que ya pue­de el se­ñor Ra­joy des­ga­ñi­tar­se con su de­fen­sa de las le­yes, de la uni­dad de Es­pa­ña y de la so­be­ra­nía na­cio­nal. Ya pue­den los tri­bu­na­les in­ha­bi­li­tar a to­dos los que en­ca­be­zan la des­co­ne­xión. Ya pue­den los ju­ris­tas pro­cla­mar el prin­ci­pio de le­ga­li­dad. La le­ga­li­dad es Puig­de­mont. La ley es Puig­de­mont. Y lue­go di­ce el se­ñor Mas que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es­tá en­fer­ma. Sí, don Ar­tur: la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la. Que San­ta Lucía le con­ser­ve la vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.