«Trai­ga otro pos­tre, que es­ta­ba muy bueno»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Sociedad - M.C. RE­DAC­CIÓN / LA VOZ

«Ocu­rriu hai uns tres anos. Che­gou ao res­tau­ran­te de Gun­tín un­ha me­sa de oi­to per­soas. Re­cor­do que eran ru­ma­nos. Ha­bía in­clu­so ne­nos. Can­do re­ma­ta­ron de co­mer o pos­tre, di­xé­ron­me “trai­ga otro que es­ta­ba muy bueno” Foi no mo­men­to no que fun á co­ci­ña, can­do des­apa­re­ce­ron. Apro­vei­ta­ron pa­ra es­ca­par co­rren­do e mar­char no co­che. Ti­ñan uns co­ches de al­ta ga­ma. Saín bus­ca­los, cha­mei á gar­da ci­vil, pe­ro co­lle­ron ca­ra a Lu­go, dé­be­ron me­ter­se por al­gun­ha es­tra­da e xa non os vin». Che­ché Real, el res­pon­sa­ble de los hos­te­le­ros de Lu­go, vi­vió en car­ne pro­pia lo que es que te ha­gan un «sim­pa». «To­dos sa­bían per­fec­ta­men­te o que ti­ñan que fa­cer pa­ra que non os co­lle­ra», re­cuer­da. No lle­gó nun­ca a co­brar.

El re­la­to de es­te hos­te­le­ro des­cri­be uno de los mo­dus ope­ran­di más co­mu­nes uti­li­za­dos por es­tos «ex­per­tos» en huir de­jan­do la cuen­ta pa­ra in­cluir en el ca­pí­tu­lo de gas­tos del lo­cal. Apro­ve­char que el ca­ma­re­ro va a la co­ci­na pa­ra preparar los pos­tres, co­mo en es­te ca­so; de­cir que van a sa­lir un mo­men­to pa­ra ti­rar unos cohe­tes, co­mo en Teo; o es­pe­rar, co­mo ocu­rrió en el ca­so de Bem­bi­bre (en León), a que el per­so­nal con­tra­ta­do co­mo ex­tra va­ya por la tar­ta, es la es­tra­te­gia a la que se aga­rran pa­ra sa­lir co­rrien­do con el es­tó­ma­go lleno. So­lo les fal­ta­ría el ca­fé.

Po­cas de­nun­cias

Aun­que en can­ti­da­des mu­cho más mo­des­tas que en los ca­sos de León o de Teo, es­ta es una prác­ti­ca a la que se en­fren­tan los hos­te­le­ros de to­da Ga­li­cia. La cues­tión es que la ma­yor par­te de las ve­ces los afec­ta­dos no lo de­nun­cian por­que, co­mo ex­pli­ca es­te re­pre­sen­tan­te del sec­tor en la pro­vin­cia de Lu­go, «dá máis tra­ba­llo fa­ce­lo que o que vas re­cu­pe­rar». Ade­más, cuan­do la can­ti­dad es pe­que­ña es un hur­to.

El ve­rano es la épo­ca en la que al pa­re­cer, se­gún los hos­te­le­ros, hay más ca­sos de es­tos sim­pas a pe­que­ña es­ca­la que no van más allá de unas co­pas o unas ra­cio­nes. La lle­ga­da de tu­ris­tas es el ve­lo per­fec­to pa­ra ocul­tar­se. Pe­ro eso no es na­da nuevo, co­mo di­ce el res­pon­sa­ble de los hos­te­le­ros ga­lle­gos, Héc­tor Ca­ñe­te, quien apun­ta que no es que tam­po­co se ha­yan dis­pa­ra­do los ca­sos más que an­tes. Lo úni­co que hay que ha­cer es es­tar ojo avizor.

Ha­ce unos años en Ma­drid in­clu­so se ha­bía pues­to de mo­da sal­tar del ta­xi en mar­cha pa­ra no pa­gar la ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.