El nú­me­ro de ga­lle­gas que con más de 40 años tie­nen hi­jos se du­pli­ca en diez años

La edad me­dia pa­ra ini­ciar una des­cen­den­cia se re­tra­sa un año con res­pec­to a an­tes de la cri­sis

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - MA­RÍA CE­DRÓN

Cuan­do Sa­ra Mar­tí­nez va a la consulta de la ma­tro­na, sue­le ser la más jo­ven de las que aguar­dan en la sa­la de es­pe­ra. Tie­ne 28 años, es de Lu­go y sa­le de cuen­tas en ju­lio. «Ten­go una ami­ga que es­tá em­ba­ra­za­da del se­gun­do y tie­ne 26 años», di­ce. No ocu­rre igual en su en­torno cer­cano. Sus ca­sos son la ex­cep­ción que con­fir­ma la re­gla que tra­zan las es­ta­dís­ti­cas. Por­que la edad me­dia de las mu­je­res que es­pe­ran su pri­mer hi­jo en Ga­li­cia ha al­can­za­do los 31,4 años, uno más del pro­me­dio que re­gis­tró el Ins­ti­tu­to Ga­le­go de Es­ta­tís­ti­ca en el 2007, jus­to an­tes del es­ta­lli­do de la cri­sis, cuan­do es­ta­ba en po­co más de 29 años. «A ines­ta­bi­li­da- de la­bo­ral non axu­da por­que non é doa­do man­ter a un ra­paz, e ta­mén creo que re­tra­sa­mos a ida­de de ser nais por aca­bar os es­tu­dos», ma­ti­za Paula Te­na, una jo­ven ou­ren­sa­na, ma­dre de un ni­ño de un año y que en ju­nio lle­ga­rá a la trein­te­na. Aun­que es­tá por de­ba­jo de la me­dia, le ha­bría gus­ta­do in­clu­so te­ner­lo an­tes.

El re­tra­so de la ma­ter­ni­dad es una ten­den­cia que se ace­le­ra ca­da vez más en la co­mu­ni­dad. El nú­me­ro de ni­ños na­ci­dos de ma­dres con más de cua­ren­ta años se ha du­pli­ca­do en so­lo diez años, mien­tras que el de los traí­dos al mun­do por chi­cas me­no­res de 25 ha caí­do a cer­ca de la mi­tad. Los pri­me­ros fue­ron 763 en el 2005, un 3,61 % del to­tal de na­ci­mien­tos. El por­cen­ta­je pa­só a re­pre­sen­tar el 9,6 % en el 2015, año du­ran­te el que na­cie­ron 1.883. Por con­tra, los pe­que­ños de ma­dres vein­tea­ñe­ras pa­sa­ron de ser 2.264, el 10,7 % del to­tal, a 1.250 (un 6,4 %) du­ran­te el mis­mo in­ter­va­lo de tiem­po.

Ese nue­vo ma­pa de­mo­grá­fi­co res­pon­de a fac­to­res que van mu­cho más allá de la in­cor­po­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da de la mu­jer al mer­ca­do la­bo­ral o in­clu­so la in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca.

La clave es con­ci­liar

El profesor de Xeo­gra­fía Hu­ma­na de la USC y miem­bro del Gru­po de In­ves­ti­ga­ción So­cio­te­rri­to­rial, Car­los Fe­rrás, ex­pli­ca que «los paí­ses más di­ná­mi­cos eco­nó­mi­ca­men­te y fle­xi­bles so­cial­men­te, con me­di­das de con­ci­lia­ción tra­ba­jo-ma­ter­ni­dad, son los que re­gis­tran ma­yo­res por­cen­ta­jes de ma­ter­ni­dad pri­me­ri­za por de­ba­jo de los trein­ta años». Y po­ne ejem­plos: Ale­ma­nia y los paí­ses nór­di­cos. En Ber­lín, con­cre­ta­men­te, es­tá el ba­rrio con ma­yor na­ta­li­dad de Eu­ro­pa (Prenz­lauer Berg); no es ex­tra­ño ver allí ma­dres o pa­dres que no al­can­zan la trein­te­na em­pu­jan­do ca­rri­tos o lle­van­do a su pro­le col­ga­da del pe­cho.

Ga­li­cia, don­de el en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal es un pro­ble­ma que en­tró en la agen­da po­lí­ti­ca du­ran­te la pri­me­ra le­gis­la­tu­ra de Ma­nuel Fra­ga, en los años no­ven­ta, con la pues­ta en mar­cha de su pro­yec­to de re­vi­ta­li­za­ción de la na­ta­li­dad, no lo­gra po­ner coto al pro­ble­ma. Aho­ra dis­po­ne de di­fe­ren­tes me­di­das di­ri­gi­das a con­ci­liar la vi­da la­bo­ral con el cui­da­do de los hi­jos. Des­de la Tar­xe­ta Ben­vi­da (ayu­da de 1.200 eu­ros por na­ci­mien­to o adop­ción) a los bo­nos Con­ci­lia y Coida­do o las Ca­sas Ni­ño. Pe­ro, co­mo ex­pli­can va­rias ma­dres con­sul­ta­das, no son su­fi­cien­tes. To­da­vía es fun­da­men­tal el col­chón fa­mi­liar. «Soy fun­cio­na­ria y mi ma­ri­do es au­tó­no­mo. He­mos po­di­do com­pa­gi­nar los ho­ra­rios, por­que no que­ría­mos de­jar a nues­tro be­bé de cua­tro me­ses en la guar­de­ría. Ga­na­mos un po­co me­nos, pe­ro com­pen­sa», co­men­ta una mu­jer de Ou­ren­se que ha de­ja­do la ma­ter­ni­dad pa­ra los 36 años.

Pe­ro en la ecua­ción hay un fac­tor más que con­tri­bu­ye a re­tra­sar la ma­ter­ni­dad. Fe­rrás apun­ta que «el mo­de­lo pa­triar­cal que pri­ma en Ga­li­cia tam­po­co ayu­da a la con­ci­lia­ción, y las prio­ri­da­des de las mu­je­res son más la- bo­ra­les». Por­que en pleno 2017 to­da­vía hay ca­sos en los que el em­ba­ra­zo es un fac­tor que pue­de des­en­ca­de­nar la pér­di­da del tra­ba­jo (al­go que es to­tal­men­te ile­gal) o la no re­no­va­ción de un con­tra­to. «Cuan­do me que­dé em­ba­ra­za­da es­ta­ba en pe­río­do de prue­ba. Avi­sé de que iba a te­ner un em­ba­ra­zo com­pli­ca­do. Me di­je­ron que no de­bía preo­cu­par­me. Pe­ro a los po­cos días me di­je­ron que no po­dían aguan­tar las pér­di­das que su­po­nía la ba­ja. Y no con­ti­nué», ex­pli­ca la jo­ven que es­pe­ra un be­bé pa­ra ju­lio.

La ma­ter­ni­dad tardía tie­ne pros, pe­ro tam­bién con­tras. Pa­ra Fe­rrás, re­sul­ta bue­na «la se­gu­ri­dad y la es­ta­bi­li­dad so­cial y psi­co­ló­gi­ca de los pa­dres. Hay una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad en la crian­za». La psi­có­lo­ga Ana Paula Mar­tí­nez apun­ta que no es lo mis­mo dar el pa­so a los vein­te. Di­ce que pa­ra mu­cha gen­te re­pre­sen­ta un dra­ma real no te­ner hi­jos. Cuan­to más aguar­den, más com­pli­ca­do es. De to­das for­mas, ha­ce una re­fle­xión pa­ra las ma­dres de to­das las eda­des: «O ins­tin­to ma­ter­nal exis­te, pe­ro es­tá un pou­co idea­li­za­do. Po­des ser fe­liz, pe­ro é un cam­bio ra­di­cal na vi­da e o pro­ce­so de ape­go le­va un tem­po. Non hai que car­gar cun­ha cul­pa por sen­tir iso».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.