Los nar­cos que tra­ta­ban de asen­tar­se en Ga­li­cia «eran unos san­gui­na­rios»

La Po­li­cía, que se in­cau­tó de 2.400 ki­los de co­caí­na, los ca­li­fi­ca de «muy pe­li­gro­sos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - A. MAHÍA / S. LUAÑA

An­tes de de­di­car­se al trá­fi­co de co­caí­na y ha­cer­se un nom­bre en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal del nar­co­trá­fi­co, ma­ta­ban por di­ne­ro. Los je­fes del po­de­ro­so car­tel co­lom­biano de­te­ni­dos por la Po­li­cía es­ta se­ma­na en la ope­ra­ción de­no­mi­na­da Te­rrón dul­ce, em­pe­za­ron de ce­ro. En sus orí­ge­nes, no eran más que un gru­po de de­lin­cuen­tes de po­ca mon­ta de la po­brí­si­ma re­gión de Cu­cu­tá que se sa­ca­ban el ham­bre de en­ci­ma con pe­que­ños atra­cos. Lue­go bus­ca­ron otras fuen­tes de fi­nan­cia­ción y se con­vir­tie­ron en si­ca­rios, sec­tor en el que se hi­cie­ron célebres por su bru­ta­li­dad. «Eran unos au­tén­ti­cos san­gui­na­rios», des­ve­la un man­do po­li­cial. Te­mi­dos en su co­mu­ni­dad, pron­to se me­tie­ron en el mun­do de la dro­ga y en na­da es­ca­la­ron a lo más al­to, do­mi­nan­do el trá­fi­co de co­caí­na en su re­gión, am­plian­do su im­pe­rio a Cen­troa­mé­ri­ca. Aho­ra, cuan­do so­ña­ban con abrir una ru­ta de in­tro­duc­ción de dro­ga en Eu­ro­pa a tra­vés de Ga­li­cia, se cru­zó en sus vi­das el Gru­po de Res­pues­ta Es­pe­cial al Cri­men Or­ga­ni­za­do (Gre­co), de­te­nien­do na­da me­nos que a 24 per­so­nas e in­cau­tán­do­se de 2,4 to­ne­la­das de co­caí­na, el car­ga­men­to que les abri­ría las puer­tas de Eu­ro­pa. Ga­li­cia iba a ser la ru­ta prin­ci­pal de en­tra­da.

El di­rec­tor del Gre­co, Ri­car­do To­ro, ex­pli­có ayer que la im­por­tan­cia de la ope­ra­ción re­si­de no so­lo en que se ha­yan in­cau­ta­do 2.400 ki­los de co­caí­na, sino tam­bién en el he­cho de que «si hu­bie­ran triun­fa­do con su ope­ra­ción pro­ba­ble­men­te se hu­bie­ran ins­ta­la­do aquí, en Ga­li­cia y en otros pun­tos de Es­pa­ña». Aña­dió que «es una de las ope­ra­cio­nes con­tra el trá­fi­co de co­caí­na más im­por­tan­tes que se han rea­li­za­do en Es­pa­ña en los úl­ti­mos años, no so­lo por la gran can­ti­dad de dro­ga, sino por el nú­me­ro de de­te­ni­dos, de los cua­les al­gu­nos son per­so­nas de bas­tan­te im­por­tan­cia den­tro del trá­fi­co in­ter­na­cio­nal de co­caí­na».

Los nar­cos co­lom­bia­nos es­ta­ban con­tac­tan­do con gru­pos lo­ca­les de tra­fi­can­tes pa­ra ven­der dro­ga al por ma­yor y la in­ves­ti­ga­ción co­men­zó cuan­do, en el 2016, la Po­li­cía Na­cio­nal de­tec­tó la pre­sen­cia en Ga­li­cia y Barcelona de un co­no­ci­do tra­fi­can­te co­lom­biano que es­ta­ba bus­can­do pun­tos de en­tra­da de dro­ga en Es­pa­ña. «He­mos te­ni­do que re­cu­rrir a bas­tan­tes uni­da­des po­li­cia­les pa­ra lle­var a ca­bo to­das es­tas de­ten­cio­nes, re­gis­tros e in­cau­ta­cio­nes», co­men­tó ayer en A Co­ru­ña el res­pon­sa­ble po­li­cial, que ha in­ci­di­do en que en es­tos ca­sos «sue­le ha­ber al­gu­nos in­di­vi­duos» ex­tre­ma­da­men­te vio­len­tos. Y esos, sin du­da al­gu­na, lo eran. De he­cho, se echó mano de los gru­pos de ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra la de­ten­ción de al­gu­nos de los de­lin­cuen­tes.

FO­TOS: EDUAR­DO PÉREZ

Arri­ba, par­te del car­ga­men­to de 2,4 to­ne­la­das de co­caí­na in­cau­ta­do por la Po­li­cía den­tro de la ope­ra­ción «Te­rrón Dul­ce» que se lle­vó a ca­bo la se­ma­na pa­sa­da en­tre Ga­li­cia y Ma­drid. A la de­re­cha, los hue­cos en­tre los asien­tos y el ma­le­te­ro de los co­ches que uti­li­za­ban pa­ra es­con­der la dro­ga, co­mo mos­tró ayer la Po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.