«Ti­ña un­ha cin­ta azul po­la ca­be­za, o quei­xo e a bo­ca»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Eran las 3.30 ho­ras. Jo­sé Gar­cía es­ta­ba dur­mien­do cuan­do sin­tió unos gol­pes fuer­tes en la puer­ta de su ca­sa. La pri­me­ra en le­van­tar­se y ver qué pa­sa­ba fue su hi­ja. Se lle­vó un gran sus­to cuan­do vio a una mu­jer con una pin­ta es­pan­to­sa de­lan­te de ella. La jo­ven dio un gri­to y ce­rró la puer­ta. En­ton­ces lle­gó Jo­sé. «A im­pre­sión que ti­ven foi a mes­ma que a da mi­ña fi­lla por­que a se­ño­ra ti­ña un­ha cin­ta azul to­da amor­da­za­da po­la ca­be­za, o quei­xo e a bo­ca». Es­te ve­cino pen­só que era una bro­ma de car­na­val. Jus­to en Bueu esa no­che se ce­le­bra­ba el fes­ti­val de pa­ro­dias. «Ven­che ao sen­ti­do que é un­ha más­ca­ra, un des­tes mas­ca­llei­ros, pe­ro pen­sei que ra­ro, nes­te si­tio e a es­tas ho­ras, aquí hai al­go máis gor­do». En­ton­ces fue cuan­do se des­ve­ló por com­ple­to y la re­co­no­ció. Al na­rrar lo ocu­rri­do, la voz de Jo­sé se emo­cio­na. Por el re­la­to de la mu­jer, cree que po­drían es­tar en ca­sa cuan­do ya es­ta­ba su­ce­dien­do el asal­to al la­do. No oye­ron na­da ra­ro. Los la­dro­nes no apar­ca­ron cer­ca. No se de­ja­ron ver. Ayer en A Por­te­la ha­bía preo­cu­pa­ción y mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.