Ba­ta­lla ju­di­cial por la «Le­la» de Cas­te­lao

La Au­dien­cia de San­tia­go obli­ga a re­abrir la in­ves­ti­ga­ción sobre quién es el au­tor de la música que adap­tó los fa­mo­sos ver­sos in­clui­dos en «Os ve­llos non de­ben na­mo­rar­se»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Le­la es nom­bre de mu­jer. Con­cre­ta­men­te, de la jo­ven por la que per­dió la ca­be­za el bo­ti­ca­rio Sa­tu­rio de la obra de teatro Os ve­llos non de­ben na­mo­rar­se es­cri­ta por Cas­te­lao. En la pá­gi­na 6 de esa pie­za con­ce­bi­da du­ran­te su exi­lio ar­gen­tino y es­tre­na­da por pri­me­ra vez en Ga­li­cia el 25 de ju­lio de 1961 en la pla­za de A Quin­ta­na de San­tia­go, el ma­du­ro enamo­ra­di­zo can­ta a co­ro con sus com­pin­ches una can­ción que se con­vir­tió en hit en la voz de Dul­ce Pon­tes y la gai­ta de Car­los Nú­ñez. La le­tra di­ce: «Es­tán as nu­bes cho­ran­do/por un amor que mo­rreu/es­tán as rúas mo­lla­das/de tan­to co­mo cho­veu./Le­la, Le­la,/Le­li­ña por quen eu mo­rro/ que­ro mi­rar­me nas me­ni­ñas dos teus ollos./Non me dei­xes/e ten com­pa­sión de min./Sen ti non po­do,/sen ti non po­do vi­vir./Dá­me alen­to cas túas pa­la­bras,/dá­me cel­me do teu co­ra­zón,/dá­me lu­me cas túas mi­ra­das,/dá­me vi­da co teu do­ce amor./Le­la, Le­la,/ Le­li­ña por quen eu mo­rro/que­ro mi­rar­me nas me­ni­ñas dos teus ollos./Non me dei­xes/e ten com­pa­sión de min./Sen ti non po­do,/ sen ti non po­do vi­vir».

Los que qui­zás son los ver­sos más afa­ma­dos de Cas­te­lao fue­ron mu­si­ca­dos por Ro­sen­do Ma­to Her­mi­da (Vi­lal­ba, 1914-San­tia­go, 1994) pre­ci­sa­men­te pa­ra el es­treno ga­lle­go de 1961. Así es­tá re­gis­tra­do en la So­cie­dad Ge­ne­ral de Au­to­res y Edi­to­res (SGAE) y an­tes, en 1977, en el Registro Ge­ne­ral de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Sin em­bar­go, en torno a la au­to­ría de la música que ha he­cho uni­ver­sal a la Le­la de Cas­te­lao se libra aho­ra mis­mo una ba­ta­lla ju­di­cial que tu­vo su pri­mer ac­to en di­ciem­bre del 2006. La can­tan­te vi­gue­sa Eva Ca­rre­ras par­ti­ci­pa­ba en Ope­ra­ción Triun­fo y es­ta­ba muy cues­tio­na­da en el pro­gra­ma. En un mo­men­to da­do, el pre­sen­ta­dor dio pa­so a un men-

sa­je que ha­bía que­da­do gra­ba­do en el con­tes­ta­dor au­to­má­ti­co de la ca­de­na y que de­cía: «Eva, es pa­ra dar­te áni­mos y que tra­ba­jes, haz ca­so de las in­di­ca­cio­nes que te ha­ce el ju­ra­do. Soy Mi­guel, de San­tia­go, el com­po­si­tor de la can­ción Le­la. Áni­mo».

Los ojos de Eva Ca­rre­ras se abrie­ron co­mo pla­tos y de su bo­ca so­lo sa­lió un «ha­la» de sor­pre­sa por­que ella ya ha­bía can­ta­do Le­la an­tes en pú­bli­co. «¿Es una can­ción muy co­no­ci­da en tu tie­rra?», le pre­gun­ta­ron, y ella se lan­zó a ca­pe­la. Su voz y el po­de­río

de es­tos ver­sos creó un mo­men­to má­gi­co pa­ra mu­chos pe­ro he­ló el co­ra­zón de la hi­ja de Ro­sen­do Ma­to Her­mi­da. La in­dig­na­ción de Ma­ría Do­lo­res Ma­to Gó­mez lle­gó al gra­do má­xi­mo cuan­do po­cos días des­pués, el 12 de enero del 2007, el pro­gra­ma Luar de la TVG pre­sen­ta­ba co­mo pri­mi­cia al au­tor de aquel men­sa­je te­le­fó­ni­co co­mo el teó­ri­ca­men­te des­co­no­ci­do com­po­si­tor de la música de Le­la. Jo­sé Mi­guel San­tia­go Sán­chez se ra­ti­fi­có en di­rec­to en que aque­lla ma­ra­vi­llo­sa música era obra su­ya y los he­re­de­ros de Ma­to Her­mi­da de­ci­die­ron pro­tes­tar ante la Te­le­vi­sión de Ga­li­cia, que rec­ti­fi­có en la si­guien­te edi­ción de Luar, el 23 de fe­bre­ro.

Pa­ra zan­jar el asun­to, Ma­ría Do­lo­res Ma­to pre­sen­tó una que­re­lla en los juz­ga­dos de San­tia­go que ca­yó sobre la me­sa de Ana Ló­pez-Sue­vos, una ma­gis­tra­da con re­co­no­ci­da sen­si­bi­li­dad por la cul­tu­ra ga­lle­ga que es de las po­cas que emi­te to­das sus re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les en la len­gua de Ro­sa­lía. Sin em­bar­go, el pa­sa­do 22 de agos­to, la jueza op­tó por ar­chi­var la de­nun­cia y con­tó con el apo­yo de la Fis­ca­lía com­pos­te­la­na, que se opu­so al re­cur­so de ape­la­ción que pre­sen­tó la hi­ja del que en los años 70 re­gis­tró la música de Le­la a su nom­bre.

A la sec­ción sex­ta de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, la que tie­ne su se­de en San­tia­go, la re­so­lu­ción de la jueza Ló­pez-Sue­vos le ha pa­re­ci­do «pre­ci­pi­ta­da» y en un re­cien­te au­to cu­yo po­nen­te fue el ma­gis­tra­do Ale­jan­dro Mo­rán Llor­dén le re­pli­can que «no se co­rres­pon­de al mo­men­to pro­ce­sal pre­sen­te, to­da vez exis­ten in­di­cios que jus­ti­fi­can el ini­cio de una in­ves­ti­ga­ción ofi­cial sobre los he­chos».

La de­ci­sión del tri­bu­nal pro­vin­cial, en la que tam­bién par­ti­ci­pó el pro­pio pre­si­den­te de la sec­ción, Ángel Pa­tín, es in­ape­la­ble. No ca­be re­cur­so con­tra ella. Así, el juz­ga­do de San­tia­go que di­ri­ge Ana Ló­pez-Sue­vos ten­drá que abrir una in­ves­ti­ga­ción que de­be­rá de­ter­mi­nar pa­ra siem­pre quién es el ver­da­de­ro au­tor de los sen­ti­dos acor­des que hi­cie­ron aún más per­fec­tos los ver­sos de Cas­te­lao en los que que­da per­fec­ta­men­te re­su­mi­da to­da la tra­ma de Os ve­llos non de­ben na­mo­rar­se. To­do lo que to­ca y tie­ne que ver con Cas­te­lao es par­te de la esen­cia de Ga­li­cia, por lo que las pes­qui­sas que ha im­pul­sa­do la Au­dien­cia com­pos­te­la­na no son un ca­so más. Son par­te de la his­to­ria cul­tu­ral ga­lle­ga.

El li­ti­gio lo ini­ció «Ope­ra­ción Triun­fo». La vi­gue­sa Eva Ca­rre­ras la can­tó en el pro­gra­ma y re­ci­bió una lla­ma­da de un san­tia­gués que de­cía ser el au­tor de la música que re­gis­tró en los 70 Ro­sen­do Ma­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.