El en­dia­bla­do desafío co­ru­ñés de Die­go Cal­vo

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Los dis­cí­pu­los de Ro­may Bec­ca­ría le con­ce­den una im­por­tan­cia ca­pi­tal a aquel con­gre­so pro­vin­cial del PP co­ru­ñés en el que desafia­ron al fun­da­dor del par­ti­do y sus pla­nes su­ce­so­rios. Co­rría el mes de di­ciem­bre del 2004. Na­da se­ría igual si no lle­gan a ga­nar aquel cón­cla­ve Juan Jun­cal y Car­los Ne­grei­ra con la red de apo­yos que fue te­jien­do Ro­may. Bien po­dría ser otro el su­ce­sor de Fra­ga si a Fei­joo no le pres­ta­ran ese for­tín po­lí­ti­co pa­ra dar la ba­ta­lla al año si­guien­te. Al igual que en­ton­ces, la pro­vin­cia de A Co­ru­ña va a ser clave pa­ra de­ci­dir el fu­tu­ro del par­ti­do en Ga- li­cia, una vez que el pre­si­den­te de la Xun­ta de­jó asen­ta­do que no op­ta­rá a un nue­vo man­da­to. Y el nom­bre pro­pio, es­ta vez, es el de Die­go Cal­vo.

Es evi­den­te que el PP ga­lle­go in­ten­ta huir del de­ba­te su­ce­so­rio co­mo de la ti­ña. Son va­rios los men­sa­jes in­ter­nos que en es­te sen­ti­do tras­la­dó Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, quien no quie­re dis­trac­cio­nes in­ne­ce­sa­rias en la la­bor de go­bierno que pue­dan ten­sar las cos­tu­ras del par­ti­do. Que­da mu­cho tiem­po y te­la por cor­tar. El me­lón no se abri­rá has­ta co­no­cer los re­sul­ta­dos de las mu­ni­ci­pa­les del 2019, un test que pa­ra los po­pu­la­res ac­tua­rá co­mo una es­pe­cie de pri­ma­rias, ya que es el re­sul­ta­do de las ur­nas lo que co­lo­ca­rá en la pa­rri­lla de sa­li­da a los as­pi­ran­tes a la su­ce­sión.

En cier­to mo­do, el de­ba­te su­ce­so­rio es­tá la­ten­te en el PP­deG des­de que Fei­joo se ins­ta­ló en Mon­te Pío, co­mo si Ga­li­cia fue­ra so­lo una es­ta­ción de pa­so en sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. Siem­pre le han acom­pa­ña­do las es­pe­li­bre Fei­joo jun­to a Die­go Cal­vo, en mar­zo del 2016, en su elec­ción co­mo pre­si­den­te del PP co­ru­ñés.

cu­la­cio­nes sobre un po­si­ble sal­to a Ma­drid pa­ra to­mar po­si­cio­nes ante un even­tual re­le­vo de Ra­joy que no pa­re­ce es­tar en la agen­da.

La ter­na su­ce­so­ria

Y qui­zás por eso de que un pre­si­den­te de la Xun­ta de­be ser dipu­tado, en Ga­li­cia se sue­le mi­rar a los di­ri­gen­tes con es­ca­ño en O Hó­rreo pa­ra ha­blar de po­ten­cia­les su­ce­so­res, así que el tí­tu­lo de as­pi­ran­tes siem­pre re­ca­yó en Alfonso Rue­da, vi­ce­pre­si­den­te de la Xun­ta, y Pedro Puy, por­ta­voz par­la­men­ta­rio, am­bos con ac­ta de dipu­tado des­de el año 2009.

La úni­ca di­fe­ren­cia que tra­jo es­ta le­gis­la­tu­ra, que se­rá, en prin­ci­pio, la úl­ti­ma de Fei­joo, es la in­cor­po­ra­ción de Die­go Cal­vo

a la ter­na de nom­bres. El pre­si­den­te del par­ti­do en A Co­ru­ña, na­ci­do en San Sa­dur­ni­ño cuan­do Fei­joo te­nía 14 años, tam­bién es­ta­ba en aquel con­gre­so pro­vin­cial del 2004, co­mo el ben­ja­mín de los dis­cí­pu­los de Ro­may.

Die­go Cal­vo pre­si­día por aquel en­ton­ces las Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes del PP­deG y se ha­bía es­tre­na­do ya co­mo dipu­tado en O Hó­rreo, don­de desa­rro­lló una la­bor des­ta­ca­ble en la opo­si­ción al bi­par­ti­to de Tou­ri­ño, ba­jo las ór­de­nes de Fei­joo. Tras su pa­so por el Go­bierno ga­lle­go y la Dipu­tación de A Co­ru­ña, re­gre­sa a la zo­na de con­fort del Par­la­men­to con una po­si­ción ins­ti­tu­cio­nal de pri­mer ni­vel —vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro—, que le de­ja tiem­po

pa­ra ocu­par­se del en­dia­bla­do desafío que tie­ne por de­lan­te: rear­mar el PP en la pro­vin­cia pa­ra re­cu­pe­rar la Dipu­tación en el 2019 y arre­ba­tar­le a las ma­reas al­gu­na de las tres ciu­da­des que tie­nen. Y en esa ta­rea se­rá esen­cial la elec­ción de los can­di­da­tos en A Co­ru­ña, San­tia­go y Fe­rrol.

La su­ce­sión de Fei­joo no se va a dispu­tar en fun­ción de la foto fi­ja que ofre­ce aho­ra el par­ti­do, sino de la que fa­bri­ca­rán las mu­ni­ci­pa­les de den­tro de dos años. Y Die­go Cal­vo es­tá lla­ma­do a ser uno de los fi­gu­ran­tes de esa ima­gen. Co­mo op­ción que no se pue­de ob­viar pa­ra la su­ce­sión, si las ur­nas le son­ríen, o co­mo un di­ri­gen­te al que mo­ver­le la silla, si las co­sas vie­nen mal da­das.

M. MÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.