El 155 y el apo­ca­lip­sis co­mo chan­ta­je

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - ROBERTO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Aun­que ya ca­si na­die pa­re­ce re­cor­dar­lo, en el 2002 se apro­bó una ley de par­ti­dos que apo­de­ra­ba a los jue­ces pa­ra sus­pen­der o di­sol­ver las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas cu­ya ac­ti­vi­dad vul­ne­ra­se de for­ma reite­ra­da y gra­ve los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos, per­si­guie­se de­te­rio­rar o des­truir el ré­gi­men de li­ber­ta­des o im­po­si­bi­li­tar o eli­mi­nar el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co me­dian­te las con­duc­tas re­co­gi­das en el ar­ti­cu­la­do de una nor­ma que per­mi­tió ile­ga­li­zar a Ba­ta­su­na y a las mar­cas frau­du­len­tas con las que el par­ti­do de ETA pre­ten­dió bur­lar la ley de for­ma reite­ra­da.

Su apro­ba­ción fue pre­ce­di­da y se­gui­da por una tra­ca de crí­ti­cas pro­ce­den­tes de dos ban­dos di­fe­ren­tes: de un la­do, los fi­ní­si­mos ju­ris­tas no na­cio­na­lis­tas a quie­nes ile­ga­li­zar un par­ti­do les pa­re­cía in­to­le­ra­ble en de­mo­cra­cia, aun­que no que el bra­zo po­lí­ti­co de una ban­da te­rro­ris­ta ac­tua­se den­tro de la ley; del otro, el tro­pel na­cio­na­lis­ta, que, com­pren­si­vo o cóm­pli­ce con el ase­si­na­to, el se­cues­tro y la ex­tor­sión, de­nun­cia­ba la ley por ¡an­ti­de­mo­crá­ti­ca! Am­bos ban­dos, opues­tos en mu­chas co­sas, coin­ci­dían en una, sin em­bar­go: en que la apli­ca­ción de la ley pro­du­ci­ría un apo­ca­lip­sis, pues el pue­blo vas­co se le­van­ta­ría con­tra tan fe­roz ata­que a su li­ber­tad e iden­ti­dad. ¿Apo­ca­lip­sis? Cua­tro cha­la­dos en­ci­ma de un te­ja­do on­dean­do una ban­de­ra: ese fue el apo­ca­lip­sis. Pe­ro su ame­na­za fun­cio­nó du­ran­te años co­mo un au­tén­ti­co chan­ta­je pa­ra no ha­cer na­da con­tra Ba­ta­su­na, cu­ya ile­ga­li­za­ción mar­có el prin­ci­pio del fin de la ban­da te­rro­ris­ta.

Si­mi­lar ame­na­za es­tá fun­cio­nan­do con el se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán. Sí, sí, ya sé que es­te no es vio­len­to ni tie­ne que ver con ETA o Ba­ta­su­na. La com­pa­ra­ción en­tre am­bos con­flic­tos no lo es, por eso, en­tre quie­nes los im­pul­san, sino en­tre la ame­na­za que es­tán uti­li­zan­do pa­ra evi­tar que el Es­ta­do apli­que la ley en Ca­ta­lu­ña con la mis­ma di­li­gen­cia con que lo ha­ría en Bur­gos o Se­vi­lla y con si­mi­lar fir­me­za que si la vio­la­ran fuer­zas no na­cio­na­lis­tas.

Esa ame­na­za no es otra que la de un apo­ca­lip­sis si el Es­ta­do cum­ple con su obli­ga­ción de ase­gu­rar el cum­pli­mien­to de la ley. Tal apo­ca­lip­sis no se ha pro­du­ci­do tras el pro­ce­sa­mien­to de los im­pul­so­res de la pa­ya­sa­da del pa­sa­do re­fe­ren­do. No se pro­du­ci­rá, más allá de las pre­vi­si­bles al­ga­ra­das ca­lle­je­ras, si aque­llos re­sul­tan con­de­na­dos. Y es mu­cho más que du­do­so que una par­te de Ca­ta­lu­ña lle­gue a al­zar­se con­tra el Es­ta­do si es­te de­ci­die­se, apli­can­do el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, po­ner fin de una vez, y con la ley en la mano, a las in­so­por­ta­bles bra­vu­co­na­das de un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que lle­va me­ses vul­ne­ran­do la ley y anun­cian­do que con­vo­ca­rá un re­fe­ren­do ile­gal que su­pon­dría la co­mi­sión de va­rios ac­tos de­lic­ti­vos.

Pe­ro el chan­ta­je del apo­ca­lip­sis sur­te efec­to: ca­da día el se­ce­sio­nis­mo da un pa­so ha­cia de­lan­te y uno ha­cia atrás el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co. A eso se le lla­ma en es­tra­te­gia per­der una ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.