Una lí­nea muy fi­na

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Si le hu­bié­ra­mos con­ta­do a nues­tros pa­dres (los de la Cons­ti­tu­ción) que ca­si 40 años des­pués de apro­bar­se aque­lla y en pleno si­glo XXI el ar­tícu­lo 20, ese que ga­ran­ti­za, en­tre otros, el de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión iba a es­tar tan cues­tio­na­do e in­ter­pre­ta­do, pro­ba­ble­men­te no nos hu­bie­ran creí­do. Y no lo ha­brían he­cho por­que tras cua­ren­ta años de pen­sa­mien­to úni­co, qui­zá era uno de los an­he­los de aque­lla so­cie­dad pos­fran­quis­ta que lu­cha­ba por en­trar en la mo­der­ni­dad, no so­lo eco­nó­mi­ca y so­cial, sino tam­bién de pen­sa­mien­to. Si, ade­más, les hu­bié­ra­mos di­cho que se ha con­de­na­do a pri­sión a quien ha so­bre­pa­sa­do los lí­mi­tes del ar­tícu­lo en 140 ca­rac­te­res o en una can­ción, no so­lo no nos hu­bie­ran creí­do, sino que tal vez al­guno de aque­llos sie­te se ha­bría le­van­ta­do de la me­sa pen­san­do: ahí os que­dáis.

El de­re­cho a la li­ber­tad de ex­pre­sión, co­mo cual­quier otro, tie­ne sus lí­mi­tes en la even­tual co­li­sión con otros de­re­chos tam­bién fun­da­men­ta­les. Es­te man­tra, gra­ba­do a fue­go a to­dos los ju­ris­tas, es fá­cil de apren­der y di­fí­cil de apli­car. Por­que ¿cuá­les son esos lí­mi­tes y quién los mar­ca? Dis­cu­sión doc­tri­nal re­cu­rren­te y eter­na, que no tie­ne una con­clu­sión de­fi­ni­ti­va, pues la res­pues­ta de­pen­de de mu­chos fac­to­res, co­mo el emi­sor, el re­cep­tor, el me­dio o el mo­men­to his­tó­ri­co en que se ha­ga, pues in­clu­so se han lle­ga­do a jus­ti­fi­car las res­tric­cio­nes a la li­ber­tad de ex­pre­sión en ba­se a una presunta paz so­cial o es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca que po­dría que­brar­se por ha­cer uso de aque­lla. ¿Al­guien se ima­gi­na que ha­ce unos años se pu­die­ra es­cri­bir o ha­blar, am­pa­rán­do­se en esa li­ber­tad, sobre las ami­gas ín­ti­mas del an­te­rior je­fe del Es­ta­do o sus ex­cur­sio­nes ci­ne­gé­ti­cas? Hoy se ha­ce con to­tal na­tu­ra­li­dad, pues pri­man el de­re­cho a la in­for­ma­ción y a la tan ma­ni­da trans­pa­ren­cia, a la li­ber­tad de pren­sa y a la li­ber­tad de ex­pre­sión fren­te al ries­go de que­brar el mar­co de con­vi­ven­cia po­lí­ti­co y so­cial.

La lí­nea que se­pa­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión del cho­que con otros de­re­chos es tan fi­na que co­rre­mos el ries­go de cru­zar­la sin dar­nos cuen­ta, no in­di­vi­dual­men­te, sino co­mo so­cie­dad, lo cual es más pe­li­gro­so, pues nos con­ver­ti­re­mos en cen­so­res en de­fen­sa de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to en fun­ción de quién ten­ga el po­der de mar­car en ca­da mo­men­to dón­de em­pie­za y aca­ba esa lí­nea. No se tra­ta de de­ter­mi­nar­la con fór­mu­las ma­te­má­ti­cas, sino que de­be ser ana­li­za­da ra­cio­nal­men­te: tras­pa­sa los lí­mi­tes quien, am­pa­rán­do­se en el uso de la li­ber­tad, lo que pre­ten­de es pro­vo­car y no ex­pre­sar; ata­car y no ar­gu­men­tar; ge­ne­rar odio y no ge­ne­rar opi­nión.

Una so­cie­dad ma­du­ra se po­ne a prue­ba cuan­do es ca­paz de es­cu­char lo que le dis­gus­ta sin cen­su­rar­lo, lo res­pe­ta y si­gue lu­chan­do por­que ca­da in­di­vi­duo ten­ga la po­si­bi­li­dad de ex­pre­sar­se con ga­ran­tías de que no va a ser per­se­gui­do por ello.

Una so­cie­dad mo­der­na no sus­ti­tu­ye la ar­gu­men­ta­ción por el Có­di­go Pe­nal, los dis­cur­sos por las mul­tas coer­ci­ti­vas o el de­ba­te de ideas por las prohi­bi­cio­nes.

En­tre­mos de lleno en la mo­der­ni­dad y no re­tro­ce­da­mos ni un pa­so en la de­fen­sa de las li­ber­ta­des. Se lo de­be­mos a quie­nes ha­ce cua­ren­ta años lu­cha­ron, des­de po­si­cio­nes an­ta­gó­ni­cas, pa­ra que hoy to­dos pu­dié­ra­mos ex­pre­sar­nos en li­ber­tad y sin mie­do.

PIN­TO & CHIN­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.