Los va­ria­bles lí­mi­tes de la li­ber­tad de ex­pre­sión

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Aun­que las le­yes se es­cri­ben ne­gro sobre blan­co, los ju­ris­tas ope­ra­mos en las zo­nas gri­ses del De­re­cho, aque­llas en las que la nor­ma no es to­do lo cla­ra que se­ría desea­ble o aque­llas que sur­gen en la zo­na de con­flic­to en­tre dos nor­mas que pa­re­cen pro­te­ger in­tere­ses con­tra­dic­to­rios en­tre sí.

La li­ber­tad de ex­pre­sión es uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les cu­yo ejer­ci­cio ge­ne­ra más zo­nas gri­ses. Así co­mo la Cons­ti­tu­ción re­co­no­ce y pro­te­ge el de­re­cho a ex­pre­sar y di­fun­dir li­bre­men­te los pen­sa­mien­tos, ideas y opi­nio­nes, de igual ma­ne­ra tam­bién li­mi­ta esa li­ber­tad en el res­pe­to a otros de­re­chos igual­men­te re­co­no­ci­dos y pro­te­gi­dos y, en­tre ellos, es­pe­cial­men­te el de­re­cho al ho­nor, a la in­ti­mi­dad, a la pro­pia ima­gen y a la pro­tec­ción de la ju­ven­tud y de la in­fan­cia. En otras pa­la­bras, el de­re­cho de uno ter­mi­na don­de co­mien­zan los de­re­chos de los de­más.

Se le­gis­la en abs­trac­to y no es po­si­ble ha­cer­lo con lis­tas ejem­pli­fi­ca­ti­vas, pues las dis­tin­tas si­tua­cio­nes que po­drían sur­gir se­rían siem­pre in­abar­ca­bles. Y, aun­que al­gu­na vez se in­ten­ta­se le­gis­lar de otra for­ma, una so­cie­dad en cons­tan­te evo­lu­ción, co­mo en la que vi­vi­mos, siem­pre aca­ba­ría ge­ne­ran­do nue­vas si­tua­cio­nes im­pre­vis­tas. Es por ello que siem­pre que ha de apli­car­se el De­re­cho a con­cep­tos di­fu­sos, abs­trac­tos o in­tan­gi­bles se en­tra, in­de­fec­ti­ble­men­te, en el te­rreno de la sub­je­ti­vi­dad y la in­ter­pre­ta­ción y apli­ca­ción de las nor­mas pa­sa a ser emi­nen­te­men­te ca­suís­ti­ca, es de­cir, te­nien­do en con­si­de­ra­ción las con­cre­tas cir­cuns­tan­cias que afec­tan a ca­da si­tua­ción y que la di­fe­ren­cian de otras.

A ello se aña­de que los con­cep­tos ju­rí­di­cos in­de­ter­mi­na­dos a ma­ne­jar pue­den ver­se in­flui­dos por el alum­bra­mien­to de le­gis­la­ción que in­ci­da de ma­ne­ra re­fle­ja sobre ellos. En las ma­te­rias sus­cep­ti­bles de po­lí­ti­cas le­gis­la­ti­vas de dis­tin­to cu­ño, la le­gis­la­ción se orien­ta en una u otra di­rec­ción se­gún la con­for­ma­ción po­lí­ti­ca de las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias im­pe­ran­tes en ca­da mo­men­to. Sin ol­vi­dar ade­más que las per­so­nas lla­ma­das a desem­pe­ñar la siem­pre di­fí­cil ta­rea de so­lu­cio­nar con­flic­tos aje­nos me­dian­te la apli­ca­ción de las nor­mas de­ben in­ter­pre­tar­las se­gún la reali­dad so­cial del tiem­po en que de­ben ser apli­ca­das.

To­do ello da co­mo re­sul­ta­do que, así co­mo las con­vic­cio­nes so­cia­les son cam­bian­tes, tam­bién lo es el ma­ni­do con­cep­to de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, in­flu­yen­do to­do ello, en par­te, en la apli­ca­ción del De­re­cho, que no es uni­for­me en el tiem­po, sino su­je­ta a va­ria­cio­nes al igual que los pro­pios usos so­cia­les. Así, a lo lar­go del tiem­po, se po­drán iden­ti­fi­car pe­río­dos de ma­yor o me­nor per­mi­si­vi­dad en el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de ex­pre­sión, que pue­den ve­nir de­ter­mi­na­dos por la ma­yor o me­nor ne­ce­si­dad de pro­te­ger de­re­chos de otros en ries­go de dis­cri­mi­na­ción o de su­frir ac­tos de hos­ti­li­dad o de me­nos­ca­bo de su dig­ni­dad por su con­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.