Ore­jas de Car­na­val

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

Ante el éxi­to del pa­sa­do año, es­tos Car­na­va­les he de­ci­di­do vol­ver a ha­cer ore­jas. Pe­ro en es­ta oca­sión de­ci­dí com­prar la ma­sa en un pa­na­de­ría en lu­gar de ha­cer­la yo mis­mo, y me equi­vo­qué. Tu­ve que ti­rar­las. Lo de las ore­jas es co­mo ca­si to­do: no se pue­de de­le­gar. El Car­na­val, al que es­te año vol­vie­ron a ata­car du­ra­men­te los ele­men­tos y los aman­tes de la fe y del or­den, que son per­so­nas con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial, tie­ne la pe­ga de que se aca­ba en­se­gui­da, y el miér­co­les de ce­ni­za, ya con la ca­re­ta qui­ta­da, des­cu­bri­mos que no­so­tros, los de en­ton­ces, pa­ra­fra­sean­do a Ne­ru­da, sí que so­mos los mis­mos. Y en unas se­ma­nas, los que se ofen­den sa­ca­rán a la ca­lle los pa­sos de su es­ca­to­lo­gía. Pues en León, ciu­dad for­mal y sen­sa­ta don­de las ha­ya, el Jue­ves San­to se ce­le­bra el en­tie­rro de Ge­na­rín, un ta­ram­ba­na de los años trein­ta al que in­clu­so el es­cri­tor Ju­lio Lla­ma­za­res ha de­di­ca­do un li­bro. Ese sí que es un buen lu­gar y un buen mo­men­to pa­ra ras­gar­se las ves­ti­du­ras. Y sin em­bra­go es­te año yo creo que ha­bría que ce­le­brar el en­tie­rro de Ur­dan­ga­rin, que da­ría más jue­go. Lo de la fe, que en el ca­te­cis­mo se equi­pa­ra con sus her­ma­nas la es­pe­ran­za y la ca­ri­dad, es un me­ca­nis­mo que no ne­ce­si­ta de ar­gu­men­tos ni de­mos­tra­cio­nes, no ne­ce­si­ta de la cien­cia ni de la ra­zón. Por eso no se pue­de re­ba­tir. Pe­ro es una co­sa muy se­ria. Más que ser ho­mo­se­xual o ser de Le­pe. Una co­sa de la que uno no se pue­de reír. Pues oí­dos sor­dos. Por eso he ti­ra­do las ore­jas. Bueno, por eso y por­que es­ta­ban ma­lí­si­mas.

Oá­to­mo máis sin­xe­lo que for­ma a ma­te­ria é o de hi­dró­xeno, com­pos­to por un pro­tón (de car­ga eléc­tri­ca po­si­ti­va) no seu cen­tro e un elec­trón (car­ga ne­ga­ti­va) ao re­dor. En 1932 des­cu­briu­se que o elec­trón ten un es­tra­ño ir­mán, igual a el pe­ro con car­ga po­si­ti­va: o an­ti­elec­trón (ta­mén cha­ma­do po­si­trón), o pri­mei­ro ves­ti­xio da cha­ma­da an­ti­ma­te­ria. Se se unen, ani­quí­lan­se con­ver­ten­do as súas ma­sas en ener­xía. Oco­rre ta­mén o fe­nó­meno con­tra­rio: po­den na­cer den­de o ba­lei­ro os dous xun­tos da man, ma­te­ria e an­ti­ma­te­ria. De fei­to, pén­sa­se que o uni­ver­so pui­do xur­dir dese mo­do. Pe­ro hai un pro­ble­ma: de ser así, de­be­ría ha­ber tan­ta ma­te­ria co­mo an­ti­ma­te­ria, e non é ca­so. É un dos mis­te­rios máis pro­fun­dos da fí­si­ca ac­tual.

En 1964 des­cu­briu­se un­ha pe­que­na asi­me­tría en­tre elas á ho­ra de des­com­po­ñer­se (un dos des­cu­bri­do­res, o Pre­mio No­bel Ja­mes Cro­nin, foi bo co­ñe­ce­dor de Ga­li­cia) e ago­ra pa­re­ce que hai in­di­cios dun no­vo des­cu­bri­men­to ne­se sen­ti­do. No 2010 con­se­guiu­se xun­tar un an­ti­pro­tón (car­ga ne­ga­ti­va) e un an­ti­elec­trón pa­ra for­mar o cha­ma­do an­ti­hi­dró­xeno, o pri­mei­ro an­ti­áto­mo. Ago­ra vén de anun­ciar­se que, nun­has pri­mei­ras pro­bas, fun­cio­na do mes­mo xei­to que o hi­dró­xeno, o cal pa­re­ce ter ló­xi­ca, xa que apa­ren­te­men­te só se di­fe­ren­cian nun in­ter­cam­bio dos sig­nos das car­gas.

A bus­ca das di­fe­ren­zas se­gue; en­tre elas, a so­lu­ción a un­ha in­cóg­ni­ta vi­tal: se dei­xa­mos caer un áto­mo de an­ti­ma­te­ria, ¿irá ca­ra ao chan ou ca­ra ao tei­to? Ima­xi­nen que mar­cha­se pa­ra arri­ba... O so­ño da fa­bri­ca­ción de mo­to­res co­mo os de Star Trek. Teo ha es­ta­do en co­ma. Tie­ne tres años y un dis­fraz de Su­per­mán que le va al pe­lo más que nun­ca. Co­rre y aho­ra ca­si nos pa­re­ce que vue­la. Pe­ro en la re­cu­pe­ra­ción de Teo hay mu­chos más su­per­hé­roes. To­dos anó­ni­mos, pe­ro a los que no po­de­mos es­tar más agra­de­ci­dos. Ha­ce so­lo unas se­ma­nas que Teo se atra­gan­tó con una man­za­na cuan­do iba a cla­se. En­tró en pa­ra­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria. Lue­go el co­ma, cuan­do nos te­mi­mos lo peor. Pe­ro que aho­ra luz­ca su ca­pa, sus múscu­los de go­maes­pu­ma y su S de Su­per­mán ha si­do po­si­ble so­lo gra­cias a esos otros su­per­hé­roes. Des­de el per­so­nal de la Fa­cul­tad de Cien­cias del De­por­te de A Co­ru­ña que le hi­zo la pri­me­ra re­ani­ma­ción car­dio­pul­mo­nar, cuan­do se atra­gan­tó a las puer­tas del cen­tro, has­ta pa­dres y pro­fe­so­res, que or­ga­ni­za­ron to­do el dis­po­si­ti­vo pa­ra que lle­ga­se cuan­to an­tes la am­bu­lan­cia que le tras­la­dó la hos­pi­tal. Y esos su­per­hé­roes con ba­ta blan­ca de un sis­te­ma de sa­ni­dad ex­cep­cio­nal que te­ne­mos, que lo­gra­ron que lo que pa­ra su fa­mi­lia pa­re­cía el peor de los ho­ri­zon­tes po­si­bles se con­vir­tie­se en un mi­la­gro de re­cu­pe­ra­ción que aho­ra ce­le­bra­mos. Teo, có­mo no, con su dis­fraz de Su­per­mán. Mu­chas gra­cias a to­dos. VIR­GI­NIA CA­SA­RES Y DA­VID RI­VE­RA. Mu­cho se ha­bla en los me­dios sobre las ex­pul­sio­nes de in­mi­gran­tes por par­te de Trump. ¿Y los re­fu­gia­dos que la UE ex­pul­sa por mi­lla­res? OLI­VIA GUI­TIÁN. DI­REC­CIÓN DE CORREO. Ave­ni­da da Pren­sa, 84 y 85. Sa­bón, 15143 Ar­tei­xo (A Co­ru­ña)

CORREO ELEC­TRÓ­NI­CO car­ta­sal­di­rec­tor@la­voz.es

WEB. www.la­voz­de­ga­li­cia.es

Las cartas no de­ben ex­ce­der de 20 lí­neas y se iden­ti­fi­ca­rán con el nom­bre, do­mi­ci­lio, DNI y te­lé­fono del au­tor. La Voz de Ga­li­cia se re­ser­va el de­re­cho de ex­trac­tar los tex­tos. No se in­for­ma­rá por es­cri­to ni por te­lé­fono sobre las cartas re­ci­bi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.