Los se­ce­sio­nis­tas ace­le­ran el desafío pa­ra ta­par los ca­sos de co­rrup­ción

Te­men que las cau­sas pe­na­les que as­fi­xian a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia les res­ten apo­yos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - CRISTIAN REINO

A me­di­da que se acer­ca el cho­que de tre­nes, que se pre­vé pa­ra an­tes del ve­rano, a los se­ce­sio­nis­tas le lle­gan las ur­gen­cias. Junts pel Sí y la CUP se pro­po­nen re­for­mar el re­gla­men­to de la Cá­ma­ra ca­ta­la­na pa­ra po­der apro­bar la ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca —lla­ma­da a sen­tar las ba­ses de la in­de­pen­den­cia y a dar co­ber­tu­ra le­gal al re­fe­ren­do— por la vía de ur­gen­cia, sin per­mi­tir ape­nas de­ba­te ni pre­sen­ta­ción de en­mien­das, y así evi­tar que la sus­pen­sión del Cons­ti­tu­cio­nal pu­die­ra de­jar sin am­pa­ro la con­vo­ca­to­ria de la consulta. Ade­más, ha­cen oí­dos sor­dos a un dic­ta­men del Cons­ti­tu­cio­nal ca­ta­lán y se dis­po­nen a apro­bar los pre­su­pues­tos, a pe­sar de las par­ti­das in­cons­ti­tu­cio­na­les, y se pre­pa­ran pa­ra la con­vo­ca­to­ria del re­fe­ren­do. Los no in­de­pen­den­tis­tas po­nen el gri­to en el cie­lo ante lo que con­si­de­ran dos cla­ros atro­pe­llos de­mo­crá­ti­cos.

Pe­ro al se­ce­sio­nis­mo le han en­tra­do las pri­sas. Por un la­do, por­que si el pro­ce­so no que­ma las eta­pas que pro­me­te, el mo­vi­mien­to pue­de des­in­flar­se. Y so­lo se man­ten­drá igual si, fi­jan­do fe­chas his­tó­ri­cas en el ca­len­da­rio, se lo­gra man­te­ner la fe en que el pro­ce­so avan­za, aun­que no lo ha­ga. Junts pel Sí y la CUP re­cu­rrie­ron a la pan­ta­lla del re­fe­ren­do, pe­ro lo hi­cie­ron a me­dias, ya que la consulta uni­la­te­ral man­tie­ne las mis­mas pri­sas que los co­mu­nes de Ada Co­lau no ad­mi­ten, lo que im­pi­de au­men­tar la ba­se fa­vo­ra­ble al pro­ce­so. Si las cau­sas ju­di­cia­les que tie­nen abier­tas los di­ri­gen­tes na­cio­na­lis­tas aca­ban en con­de­nas —ca­sos 9N y For­ca­dell— en los pró­xi­mos me­ses, la le­gis­la­tu­ra ha­brá lle­ga­do a su fin y el re­fe­ren­do se ade­lan­ta­rá a an­tes del ve­rano. Jun­que­ras apro­ve­chó ayer un ac­to de ERC pa­ra to­mar dis­tan­cias de la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia.

Pe­ro sobre to­do, lo que obli­ga al se­ce­sio­nis­mo a pi­sar el ace­le­ra­dor es la si­tua­ción de la exCon­ver­gèn­cia, sen­ta­da en el ban­qui­llo por presunta co­rrup­ción en el ca­so Pa­lau e in­ves­ti­ga­da en el ca­so del 3 %. Por tan­to, to­do lo que sea ra­len­ti­zar el pro­ce­so va en de­tri­men­to del ob­je­ti­vo de sal­var

a CDC, que pue­de sa­lir mal pa­ra­da de los fren­tes ju­di­cia­les por co­rrup­ción que tie­ne abier­tos. Ni si­quie­ra la re­fun­da­ción del PDeCAT ha ser­vi­do pa­ra ha­cer bo­rrón y cuen­ta nue­va con el pa­sa­do pu­jo­lis­ta.

Ace­le­rar el pro­ce­so sir­ve a los na­cio­na­lis­tas pa­ra po­der man­te­ner

A. DALMAU EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.