Trump acu­sa sin prue­bas a Oba­ma de es­piar­lo du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral

El ex­pre­si­den­te res­pon­de que nun­ca or­de­nó in­ves­ti­gar a un ciu­da­dano de EE.UU.

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ADRIA­NA REY

Si al­go ca­rac­te­ri­za al equi­po de Do­nald Trump, es que sue­le usar teo­rías de la cons­pi­ra­ción pa­ra crear un caos que le be­ne­fi­cie y que apar­te el fo­co de aten­ción de la po­lé­mi­ca que en reali­dad le preo­cu­pa. La ma­nio­bra de ayer pa­re­ció que­rer re­pe­tir es­ta vie­ja es­tra­ta­ge­ma cuan­do, sin prue­ba al­gu­na y en un ata­que sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria re­cien­te del país, el pre­si­den­te de EE.UU. acu­só a su an­te­ce­sor, Ba­rack Oba­ma, de in­ter­ve­nir sus teléfonos en la To­rre Trump, an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Fue es­te el con­te­ni­do de la nue­va car­ga de ar­ti­lle­ría lan­za­da en una ca­de­na de tuits, a las 6 de la ma­ña­na y des­de su fla­man­te man­sión de Mar-a-La­go, en Flo­ri­da. «Qué ba­jo ca­yó el pre­si­den­te Oba­ma al gra­bar mis con­ver­sa­cio­nes. Es­to es co­mo el Wa­ter­ga­te de Ni­xon», de­nun­ció Trump an­tes de lla­mar «en­fer­mo» a su an­te­ce­sor y com­pa­rar su ma­ne­ra de ac­tuar con la de Jo­seph McCarty, quien vio­ló de­re­chos de mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses ha­ce 50 años y cu­yas téc­ni­cas de­be co­no­cer bien por­que uno de los es­tra­te­gas del se­na­dor, Roy Cohn, fue abo­ga­do su­yo mu­chos años.

«Ni el pre­si­den­te Oba­ma, ni na­die en la Ca­sa Blan­ca han or­de­na­do nun­ca la vi­gi­lan­cia de nin­gún ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se», res­pon­dió Kevin Le­wis, por­ta­voz del ex­pre­si­den­te en un con­tun­den­te co­mu­ni­ca­do. «Nin­gún pre­si­den­te pue­de or­de­nar es­cu­chas te­le­fó­ni­cas. Esas res­tric­cio­nes se pu­sie­ron pa­ra pro­te­ger a los ciu­da­da­nos de gen­te co­mo tú», aña­dió el exa­se­sor de se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Oba­ma, Ben Rho-

des. En pa­ra­le­lo, el de­mó­cra­ta de más al­to ran­go en el Co­mi­té de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Se­na­do, Ben Car­din, ad­vir­tió que, si el go­bierno de Oba­ma hu­bie­ra su­per­vi­sa­do las ac­ti­vi­da­des de Trump, ha­bría ne­ce­si­ta­do la au­to­ri­za­ción del tri­bu­nal de FISA. Es de­cir, ha­bría si­do pre­ci­sa la in­ter­ven­ción de un juez pa­ra dar el vis­to bueno tras en­con­trar prue­bas de un po­si­ble de­li­to.

La em­bes­ti­da con­tra Oba­ma se pro­du­jo en un mo­men­to en el que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump se en­cuen­tra ca­da vez más aco­rra­la­da por las in­ves­ti­ga­cio­nes sobre sus víncu­los con el Krem­lin, unos la­zos que en la úl­ti­ma se­ma­na han co­lo­ca­do al bor­de del pre­ci­pi­cio a su fis­cal ge­ne­ral,

Jeff Ses­sions, por ha­ber men­ti­do al Se­na­do sobre sus reunio­nes con el em­ba­ja­dor de Ru­sia en Wa­shing­ton, Ser­gey Kisl­yak. Un per­ju­rio, por cier­to, que ocul­tó el FBI: «Sa­be­mos me­nos de una frac­ción de lo que sa­ben», de­nun­ció el se­na­dor Adam Schiff tras el si­len­cio del di­rec­tor de la agen­cia, Ja­mes Co­mey, en The Wall Street Jour­nal.

A la de­ses­pe­ra­da y en un in­ten­to de nor­ma­li­zar las acu­sa­cio­nes que le gol­pean, Trump re­ve­ló que Kisl­yak ha­bía vi­si­ta­do 22 ve­ces la Ca­sa Blan­ca du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción de Oba­ma. Sin em­bar­go, na­da tie­ne que ver una si­tua­ción con la otra, te­nien­do en cuen­ta que el neo­yor­quino y su en­torno ne­ga­ron du­ran­te me­ses un con­tac­to

ya de­mos­tra­do con fun­cio­na­rios ru­sos.

In­me­dia­ta­men­te des­pués de lan­zar las acu­sa­cio­nes con­tra su an­te­ce­sor, y co­mo si es­tu­vie­se den­tro de un reality show, Trump apro­ve­chó la ex­pec­ta­ción que ha­bía crea­do pa­ra car­gar con­tra Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y sus «pa­té­ti­cos ra­tings» en el pro­gra­ma que pre­via­men­te ha­bía pre­sen­ta­do el neo­yor­quino. Aje­nos a la per­ma­nen­te­men­te be­li­co­si­dad en la re­tó­ri­ca del pre­si­den­te, o qui­zá de acuer­do con ella, mi­les de par­ti­da­rios del pre­si­den­te mar­cha­ron ayer por va­rias ciu­da­des de to­do el país pa­ra con­tra­rres­tar la po­lé­mi­ca que des­de ha­ce seis se­ma­nas se asien­ta en la Ca­sa Blan­ca.

MOLLY RI­LEY AFP

Par­ti­da­rios de Do­nald Trump mar­cha­ron ayer por to­do EE.UU. pa­ra mos­trar­le su res­pal­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.