Los xe­nó­fo­bos se des­plo­man en la rec­ta fi­nal de la cam­pa­ña

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

La cuen­ta atrás ha co­men­za­do pa­ra los ho­lan­de­ses. Den­tro de diez días acu­di­rán a las ur­nas pa­ra es­co­ger a su nue­vo Go­bierno. La cam­pa­ña en­tra en la rec­ta fi­nal con los li­be­ra­les del pri­mer mi­nis­tro Mark Rut­te re­mon­tan­do en los son­deos al PVV del xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders. El profesor de Es­tu­dios Eu­ro­peos de la Uni­ver­si­dad de Maas­tricht, Pa­trick Bijsmans, apun­ta las cla­ves pa­ra en­ten­der qué es­tá pa­san­do en el com­ple­jí­si­mo ma­pa ho­lan­dés. —¿A qué se de­be la re­pen­ti­na pér­di­da de apo­yos a Wil­ders? —Pue­de que ten­ga que ver con que ha es­ta­do re­la­ti­va­men­te au­sen­te de los de­ba­tes pú­bli­cos or­ga­ni­za­dos en te­le­vi­sio­nes y ra­dios en las úl­ti­mas se­ma­nas. Otra ra­zón que po­dría ex­pli­car­lo es­tá re­la­cio­na­da con Trump y lo que es­tá pa­san­do en EE.UU. To­da esa idea del po­lí­ti­co po­pu­lis­ta se re­sien­te por­que las co­sas pa­re­cen ir re­la­ti­va­men­te mal. Al me­nos es­tá sien­do más pro­ble­má­ti­co de lo que se es­pe­ra­ba. —Las ciu­da­des con me­nos des­em­pleo y pro­ble­mas de cohe­sión so­cial op­tan por el PVV, ¿Eu­ro­es­cep­ti­cis­mo? —La UE y el eu­ro­es­cep­ti­cis­mo

—¿Cuá­les son las preo­cu­pa­cio­nes del vo­tan­te ho­lan­dés? —Exis­te una gran dis­cu­sión sobre có­mo con­ci­liar la no­ción de iden­ti­dad en la era de la glo­ba­li­za­ción. Al­gu­na gen­te sien­te pre­sión por la lle­ga­da de per­so­nas «más ba­ra­tas» al país que pue­den ha­cer su mis­mo tra­ba­jo. Es un te­mor que al­can­za a más paí­ses en un contexto de cri­sis de in­mi­gra­ción en la UE. Tam­bién es­tá el pa­pel del Is­lam en la so­cie­dad y el rum­bo de la eco­no­mía. Có­mo im­pul­sar de nue­vo el cre­ci­mien­to pues­to que se ha en­co­gi­do bas­tan­te. Qué ha­cer en tér­mi­nos de in­ver­sión, etc. Es­tos son los asun­tos que se es­tán abor­dan­do, no la UE. —En­ton­ces, ¿des­car­ta la ce­le­bra­ción de un re­fe­ren­do sobre la per­te­nen­cia a la UE? —La UE vuel­ve a ve­ces al de­ba­te, pe­ro no es de los te­mas más de­ter­mi­nan­tes. Lo fue pa­ra Wil­ders en las elec­cio­nes del 2012, pe­ro no es al­go por lo que es­te año ha­ya ba­ta­lla­do mu­cho por­que no pa­re­ce que exis­ta apo­yo su­fi­cien­te pa­ra ce­le­brar un re­fe­ren­do sobre la UE. La pro­ba­bi­li­dad de que eso ocu­rra es muy pe­que­ña. Bijsmans re­cuer­da que los son­deos pre­vén un Par­la­men­to de 14 par­ti­dos —¿Cree que se po­dría ex­cluir a Wil­ders del Go­bierno si ga­na­ra las elec­cio­nes? —El mo­do en que fun­cio­na el sis­te­ma po­lí­ti­co ho­lan­dés lo per­mi­te. Los úl­ti­mos son­deos des­cri­ben un es­ce­na­rio en el que ha­bría has­ta 14 par­ti­dos en el Par­la­men­to. Pa­ra for­mar Go­bierno, Wil­ders ne­ce­si­ta­ría a Rut­te y a otros dos par­ti­dos más pa­ra lo­grar una ma­yo­ría, al­go que pro­ba­ble­men­te no pa­sa­rá. Si nos ate­ne­mos a los son­deos ac­tua­les Wil­ders ob­ten­dría un 16% de los vo­tos. Eso sig­ni­fi­ca que el 84% de la gen­te no vo­tan por él. —¿Por qué el pri­mer mi­nis­tro

Rut­te ha en­du­re­ci­do su men­sa­je con­tra los in­mi­gran­tes? —Su ob­je­ti­vo es arre­ba­tar vo­tos a Wil­ders. Pa­re­ce que le es­tá fun­cio­nan­do en tér­mi­nos de por­cen­ta­je. Tam­bién le ha ayu­da­do que en las úl­ti­mas dos se­ma­nas el lí­der del PVV ha­ya es­ta­do fue­ra de la cam­pa­ña. —¿Por qué se es­tá cas­ti­gan­do tan­to a los so­cial­de­mó­cra­tas? —Tie­ne que ver con el ti­po de po­lí­ti­ca más neo­li­be­ral que abra­za­ron des­de el 97 y que no les ha­ce ser vis­tos co­mo los re­pre­sen­tan­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Eso to­da­vía per­sis­te. —¿Qué es­ce­na­rio nos po­de­mos en­con­trar tras las elec­cio­nes? —Ha­brá un pe­río­do bas­tan­te lar­go de ne­go­cia­ción pa­ra for­mar Go­bierno de­bi­do al es­ce­na­rio po­lí­ti­co tan di­ver­so que sal­drá de las ur­nas. La coa­li­ción po­si­ble se­ría una de 4 a 5 par­ti­dos con el VVD de Rut­te, los de­mó­cra­tas cris­tia­nos, los Ver­des y el D66. La caí­da es im­pa­ra­ble. El par­ti­do PVV del xe­nó­fo­bo Geert Wil­ders se des­plo­ma en las en­cues­tas. Ni los dis­cur­sos de odio con­tra los in­mi­gran­tes mu­sul­ma­nes, ni su es­cue­to y abs­trac­to pro­gra­ma elec­to­ral, ni las men­ti­ras arro­ja­das con­tra sus opo­si­to­res en las re­des so­cia­les, ni las ame­na­zas con­tra su se­gu­ri­dad, le han ser­vi­do pa­ra evi­tar que su for­ma­ción se des­in­fle en el tra­mo fi­nal de la cam­pa­ña.

Se­gún los úl­ti­mos da­tos de­mos­có­pi­cos pu­bli­ca­dos ayer, el PVV ha­bría per­di­do el li­de­raz­go (15% vo­tos) en fa­vor de los li­be­ra­les (VVD) del pri­mer mi­nis­tro Mark Rut­te (16%). Le­jos que­dan ya las pre­dic­cio­nes que le otor­ga­ban has­ta el 25% de apo­yos. En apa­rien­cia, na­da pue­de pa­rar la fu­ga de vo­tan­tes que ex­pe­ri­men­ta el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta des­de el mes de enero. La he­mo­rra­gia coin­ci­de con la ofen­si­va po­pu­lis­ta lan­za­da por el pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump, a quien Wil­ders ad­mi­ra.

De la he­ri­da abier­ta en el PVV se es­tán ali­men­tan­do par­ti­dos co­mo los de­mó­cra­tas cris­tia­nos (CDA), cu­yo por­cen­ta­je de vo­tos sube al 12% si­tuán­do­los a la par que los pro­gre­sis­tas li­be­ra­les del D66 (12%). Los Ver­des se eri­gen co­mo quin­ta fuer­za con el 11% de los vo­tos. El Par­ti­do del Tra­ba­jo (Pv­dA), del mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Je­roen Dijs­sel­bloem, si­gue sin le­van­tar ca­be­za y per­ma­ne­ce en sép­ti­ma po­si­ción con el 8% de los vo­tos, cons­ta­tan­do una vez más el es­ta­do de cri­sis agu­da de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea. Con es­tas ci­fras la cua­dra­tu­ra del círcu­lo se an­to­ja más sen­ci­lla que la for­ma­ción de Go­bierno en los Paí­ses Ba­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.