El gran teatro de las ca­lles

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - EDUAR­DO GA­LÁN BLAN­CO

«Al­gu­nos cons­tru­yen cer­cas pa­ra man­te­ner ale­ja­da a la gen­te. Otros lo ha­cen pa­ra que se que­den den­tro», di­ce el vie­jo ba­rren­de­ro fi­ló­so­fo in­ter­pre­ta­do por el gran se­cun­da­rio Step­hen Hen­der­son, al que tam­bién en­con­tra­re­mos co­mo je­fe de Ca­sey Af­fleck en Man­ches­ter fren­te al mar.

La fra­se, es­cri­ta por Au­gust Wil­son, el prin­ci­pal dra­ma­tur­go nor­te­afri­cano del si­glo XX y que hi­zo de su vi­da una inaca­ba­da au­to­bio­gra­fía tea­tral, es muy ade­cua­da pa­ra los tiem­pos Trump que vi­vi­mos. Fen­ces [va­llas] ha­bla de to­dos los mu­ros po­si­bles le­van­ta­dos por los hom­bres. A los que se en­fren­tó el pro­ta­go­nis­ta, Den­zel Wa­shing­ton, ba­su­re­ro du­ran­te dé­ca­das co­mo su co­le­ga, cuan­do po­dría ha­ber si­do una es­tre­lla del béis­bol con ren­di­mien­tos dos ve­ces más al­tos que los de los blan­cos. Los mu­ros emo­cio­na­les que de­be tras­pa­sar su hi­jo, que quie­re ju­gar al fút­bol ame­ri­cano ante la opo­si­ción de un pa­dre pa­trón eter­na­men­te re­sen­ti­do. Y la cer­ca que pi­de le­van­tar la mu­jer del ba­rren­de­ro, pa­ra sen­tir­se segura jun­tan­do a sus se­res que­ri­dos, co­mo si eso pu­die­ra sal­var­la de las trai­cio­nes e in­fi­de­li­da­des.

La adap­ta­ción de la pie­za tea­tral, que se desa­rro­lla a fi­na­les de los cin­cuen­ta en un hu­mil­de pa­tio tra­se­ro de los arra­ba­les de Pit­ts­burgh, es so­bre­sa­lien­te. Aun­que tam­bién he­mos leí­do a un ga­ce­ti­lle­ro (al que su­po­ne­mos jo­ven) ca­li­fi­car­la de vie­ju­na.

Vio­la Da­vis tras­cien­de el tex­to, lo hu­ma­ni­za, lo ha­ce real. Ca­si na­die en el ci­ne ac­tual tie­ne una mi­ra­da así, o llo­ra co­mo ella. Se lle­vó el Óscar. Den­zel no lo con­si­guió, aun­que su an­ti­pá­ti­co pe­ro muy humano ca­brón de we­lle­siano registro es una ma­ra­vi­lla y, por fuer­za, ha­bría que es­cu­char­lo en ver­sión ori­gi­nal, con eses rit­mos vo­ca­les que son to­rren­tes ace­le­ra­dos y mo­nó­lo­gos abi­sa­les, que nos re­cuer­dan a aquel de Bran­do en El úl­ti­mo tan­go en París evo­can­do a su ma­dre so­ña­do­ra y a la mier­da de ga­lli­na. El res­to del re­par­to res­plan­de­ce tam­bién en su in­ten­si­dad. Un pu­ña­do de ac­to­res en es­ta­do de gra­cia, co­mo de­ci­mos ha­bi­tual­men­te los crí­ti­cos, sa­can­do esas di­vi­nas pa­la­bras del ces­to de los tó­pi­cos. Ellos son el gran teatro de las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.