El Cel­ta no pre­sen­ta opo­si­ción

La me­jor ver­sión del Barcelona se pa­seó ante un equi­po vi­gués que ya sa­lió in­có­mo­do al cam­po

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. CAS­TRO

El peor Cel­ta y la me­jor ver­sión del Barcelona coin­ci­die­ron sobre el cés­ped del Camp Nou. A los vi­gue­ses no les sa­lió na­da. Des­de la con­cep­ción del par­ti­do de Be­riz­zo, que co­lo­có co­mo ex­tre­mo a Hu­go Ma­llo y tu­vo que rec­ti­fi­car a los diez mi­nu­tos, has­ta la eje­cu­ción de to­dos los mo­vi­mien­tos. Los ce­les­tes so­lo vie­ron pa­sar el ba­lón, per­die­ron to­dos los due­los in­di­vi­dua­les y aca­ba­ron en­ca­jan­do una go­lea­da. El quid es­tá en adi­vi­nar la par­te de cul­pa que tu­vo el mal día de los vi­gue­ses o has­ta qué pun­to un Ba­rça es­te­lar co­mo el de ayer em­pu­ja a cual­quier equi­po te­rre­nal ha­cia el abis­mo.

El par­ti­do del Camp Nou na­ció tor­ci­do. Pa­re­cía que Be­riz­zo re­pe­tía la idea de Jár­kov, pe­ro en reali­dad si­tuó a Hu­go Ma­llo de ex­tre­mo de­re­cho —pa­ra anu­lar en teo­ría a Al­ba—, de­jan­do a Ia­go As­pas co­mo me­dia pun­ta, y en­tre­gó el la­te­ral a Ron­ca­glia, has­ta que Ney­mar le su­peró en dos oca­sio­nes a mo­do Usain Bolt, lo que lle­vó al To­to a co­rre­gir la po­si­ción de­vol­vien­do al ca­pi­tán a su si­tua­ción na­tu­ral y mon­tan­do una de­fen­sa de cin­co con Ron­ca­glia li­bran­do. La idea no cor­tó la he­mo­rra­gia y la con­fu­sión con­ti­nuó sin ras­tro de la pre­sión al­ta ca­rac­te­rís­ti­ca. Los de Luis En­ri­que mo­no­po­li­zan­do el ba­lón, ata­ca­ron sin des­ma­yo y en­con­tra- ron hue­cos por do­quier, ha­cien­do añi­cos el uno con­tra uno ca­rac­te­rís­ti­co de los vi­gue­ses.

Avi­só pri­me­ro con un par de pa­los con­se­cu­ti­vos (uno de Luis Suá­rez y Mes­si) y a con­ti­nua­ción hi­zo san­gre. De la mano de un Mes­si que abrió el mar­ca­dor con una con­duc­ción por el cen­tro que fi­na­li­zó con un dis­pa­ro inal­can­za­ble pa­ra Sergio. Tras dar­se me­dia vuel­ta y ca­bal­gar sin opo­si­ción.

El 1-0 no tran­qui­li­zó a un Ba­rça con ga­nas de re­van­cha, que si- guió ga­nan­do to­dos los ba­lo­nes y re­du­cien­do a la na­da el jue­go del Cel­ta, cu­ya me­jor no­ti­cia se­ría lle­gar al des­can­so con una mí­ni­ma ren­ta en con­tra. Pe­ro una fan­ta­sía de Ney­mar, pi­can­do el ba­lón sobre la sa­li­da de Sergio, tras asis­ten­cia de Mes­si, per­mi­tió a los azul­gra­nas am­pliar la ven­ta­ja an­tes del re­ce­so.

Ven­da­val

El se­gun­do tiem­po, has­ta que el Barcelona le­van­tó el ace­le­ra­dor, fue un au­tén­ti­co do­lor pa­ra los vi­gue­ses. Los lo­ca­les ju­ga­ron a pla­cer, sin en­con­trar una piz­ca de opo­si­ción en un Cel­ta in­ca­paz de fre­nar la ava­lan­cha cu­lé. Cier­to que Ra­ki­tic mar­có el ter­ce­ro en fue­ra de jue­go, pe­ro la po­si­ción del croa­ta es un de­ta­lle me­nor ante el ven­da­val de la tro­pa de Luis En­ri­que, que tar­dó un sus­pi­ro en am­pliar la go­lea­da con un tan­to de Um­ti­ti, que se ha­bía su­ma­do al ata­que, y el úl­ti­mo de Leo Mes­si tras su diagonal ca­rac­te­rís­ti­ca en­tran­do por la de­re­cha.

Fal­ta­ba en­ton­ces ca­si me­dia ho­ra y la me­jor no­ti­cia fue que el Ba­rça se con­for­mó con te­ner el ba­lón, lo que uni­do al pa­so ade­lan­te del Cel­ta, per­mi­tió a los vi­gue­ses bus­car el ar­co ri­val. Fue el mo­men­to de Ia­go As­pas, que tam­po­co pu­do mar­car en un día tan ne­ga­do. El moa­ñés es el ter­mó­me­tro del equi­po, pe­ro to­dos sus in­ten­tos se per­die­ron en el lim­bo. Le sir­vió un ba­lón de gol a Wass que el da­nés des­per­di­ció, pe­ro ac­to se­gui­do se fa­bri­có dos y en nin­gu­na de ellas fue ca­paz de po­ner a prue­ba a Ter Ste­gen. Sus ti­ros no co­gie­ron por­te­ría.

De nue­vo se re­pi­tió la go­lea­da de la tem­po­ra­da pa­sa­da, pe­ro a di­fe­ren­cia de en­ton­ces, sin dar no­ti­cias. En el Camp Nou no hu­bo ras­tro del fút­bol com­bi­na­ti­vo y osa­do, ni del ata­que per­sis­ten­te. El Cel­ta fue un ju­gue­te en ma­nos de un Ba­rça enor­me. Lo me­jor es ol­vi­dar la ci­ta cuan­do an­tes y co­men­zar a pen­sar en el Krasnodar.

ALE­JAN­DRO GAR­CÍA EFE

Ia­go As­pas es el ter­mó­me­tro del Cel­ta, y su ros­tro lo di­ce to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.