Los vi­gue­ses lle­van dos pun­tos me­nos que en la pri­me­ra vuel­ta a es­tas al­tu­ras

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Ex­traer con­clu­sio­nes po­si­ti­vas de la vi­si­ta al Camp Nou es una ha­za­ña. Po­si­ble­men­te la me­jor no­ti­cia fue el ni­vel que de­mos­tró un Ser­gi Gó­mez que es­tu­vo con­cen­tra­do du­ran­te los 90 mi­nu­tos y que de­mos­tró es­tar rá­pi­do y que­rer un si­tio en el on­ce, y las ga­nas con las que As­pas ju­gó los 90 mi­nu­tos a pe­sar del mar­ca­dor. Lo de­más fue un do­lor. El Barcelona no de­jó al Cel­ta aso­mar la ca­be­za, y la con­se­cuen­cia fue que los vi­gue­ses re­gre­sa­ron a ca­sa con un buen pu­ña­do de go­les en con­tra y los áni­mos por los sue­los cuan­do fal­tan cua­tro días pa­ra re­ci­bir al Krasnodar. Qui­zás el plan­tea­mien­to con el que Eduar­do Be­riz­zo qui­so in­no­var tam­po­co ayu­dó al equi­po. Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma es­tu­vo en el ri­val. Ayer el Ba­rça qui­so ser el me­jor.

EL ARRAN­QUE Diez mi­nu­tos, su­fi­cien­te

Be­riz­zo qui­so sor­pren­der a Luis En­ri­que y dio un gi­ro a la pizarra. Pe­ro ocho mi­nu­tos fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra de­tec­tar que los cam­bios que ha­bía in­tro­du­ci­do en el re­par­to de po­si­cio­nes no fun­cio­na­ban. La pro­pues­ta ini­cial pa­sa­ba por con­ver­tir a Hu­go Ma­llo en la som­bra de Jordi Al­ba, dan­do la sen­sa­ción de ac­tuar co­mo ex­tre­mo, ubi­can­do a Fa­cun­do Ron­ca­glia co­mo la­te­ral y con­fian­do a As­pas el mar­ca­je a Bus­quets. El pro­ble­ma era que la ve­lo­ci­dad de Ney­mar era des­bor­dan­te pa­ra el za­gue­ro ar­gen­tino, por lo que el To­to tu­vo que re­ti­rar su apues­ta y re­co­lo­car a su on­ce. Ma­llo, en su par­ti­do más flo­jo en años, se con­vir­tió en el mar­ca­dor del bra­si­le­ño, Ron­ca­glia, pa­só a ejer­cer co­mo lí­be­ro en una de­fen­sa de cin­co que nun­ca se en­con­tró có­mo­da, y Ia­go hi­zo lo que pu­do. Mu­cha in­ten­ción, ni piz­ca de for­tu­na.

EL CON­TROL Ni ras­tro de po­se­sión

El Cel­ta es­tu­vo a mer­ced del Barcelona, en­tre otros mo­ti­vos, por­que no dis­pu­so del ba­lón. Los de Luis En­ri­que, sa­be­do­res de có­mo se las gas­tan los vi­gue­ses, le ne­ga­ron la pe­lo­ta a los cél­ti­cos, de­fen­die­ron y ata­ca­ron con ella, y a los del To­to no les que­dó otra que co­rrer co­mo po­llo sin ca­be­za tras las ca­mi­se­tas blau­gra­nas. Por­que el uno con­tra uno no fun­cio­nó, la pre­sión no dio sus fru­tos, y la co­lo­ca­ción de los cél­ti­cos era de­fec­tuo­sa. Así se ex­pli­ca que el Barcelona en­con­tra­se es­pa­cios pa­ra co­rrer, ro­ba­se ba­lo­nes, se hi­cie­se con los re­cha­ces y ju­ga­se co­mo si ca­re­cie­se de opo­si­ción. El Cel­ta no pu­do ser fiel a su fi­lo­so­fía por­que el ri­val lo cor­to­cir­cui­tó. La me­du­lar cu­lé ga­nó so­bra­da­men­te la par­ti­da a la de un equi­po en el que Ra­do­ja ni fre­na­ba ni crea­ba, y Wass so­lo era ca­paz de co­rrer.

LA DU­DA Re­cu­pe­rar­se pa­ra el jue­ves

Be­riz­zo sa­lió con su me­jor on­ce al Camp Nou. No es­pe­cu­ló a pe­sar de que den­tro de cua­tro días el Cel­ta re­ci­be al Krasnodar, y aho­ra la du­da es ver có­mo re­per­cu­ti­rá el due­lo con el Barcelona en los vi­gue­ses. Por­que los cél­ti­cos lle­ga­rán al cho­que de la Eu­ro­pa Lea­gue con mu­chos par­ti­dos en­ci­ma y con el du­ro co­rrec­ti­vo del mar­ca­dor y las sen­sa­cio­nes trans­mi­ti­das en Ca­ta­lu­ña. Ol­vi­dar la con­tien­da y re­cu­pe­rar aními­ca y fí­si­ca­men­te a los ju­ga­do­res de­be­rá ser el pri­mer pa­so del To­to. Be­riz­zo mar­có co­mo ob­je­ti­vo que el Cel­ta me­jo­ra­se en pun­tos la pri­me­ra vuel­ta. Sin em­bar­go, tras sie­te jor­na­das ya lle­va dé­fi­cit. Tras los sie­te pri­me­ros en­cuen­tros de la Li­ga los cél­ti­cos acu­mu­la­ban 10 pun­tos, aho­ra lle­van ocho, aun­que que­da por dispu­tar la ci­ta pen­dien­te fren­te al Real Ma­drid.

Los vi­gue­ses en­ca­de­nan aho­ra tres jor­na­das sin co­no­cer la victoria. El úl­ti­mo triun­fo del equi­po fue fren­te al Osa­su­na. Des­de en­ton­ces lle­ga­ron el em­pa­te a unos en El Mo­li­nón, la igua­la­da 2-2 en ca­sa fren­te al Es­pan­yol, y aho­ra la de­rro­ta fren­te al Barcelona. El Vi­lla­rreal, el do­min­go es el pró­xi­mo re­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.