Al Mo­li­nón a por un po­co de cal­ma

El Dé­por bus­ca dar­se un res­pi­ro ante un Spor­ting que se lo jue­ga to­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XUR­XO FER­NÁN­DEZ

«No se jue­gan par­ti­dos a vi­da o muer­te cuan­do aún fal­tan tre­ce». Pepe Mel sa­be re­co­no­cer los par­ti­dos en el alam­bre. El Spor­ting, de he­cho, le de­be uno. Fue su Be­tis, ya cam­peón de Se­gun­da, el ri­val de los ro­ji­blan­cos en el úl­ti­mo as­cen­so gi­jo­nés. Ha­ce dos tem­po­ra­das, en Se­gun­da, ya es­ta­ban Cue­llar, Car­mo­na, Ca­ses, Car­los Cas­tro, Iván Ló­pez o Sergio Álvarez. To­dos sa­lie­ron de ini­cio sobre el Vi­lla­ma­rín en aquel due­lo en el que los de ca­sa no se ju­ga­ban na­da, y le iba la vi­da a los de fue­ra (pen­dien­tes tam­bién de la ma­cha­da del Lu­go en Gi­ro­na). Em­pa­ta­ron los ga­lle­gos y go­lea­ron los as­tu­ria­nos. 0-3. Un re­sul­ta­do en­vi­dia­ble pa­ra hoy al me­dio­día, cuan­do en El Mo­li­nón se mi­dan dos equi­pos car­ga­dos de ne­ce­si­da­des. La victoria del Le­ga­nés fren­te al Gra­na­da obli­ga a ven­cer al Spor­ting si no quie­re ver la sal­va­ción a dos par­ti­dos y me­dio de dis­tan­cia. O más in­clu­so, si el Dé­por pun­túa el miér­co­les en su due­lo apla­za­do.

A los co­ru­ñe­ses no les va mu­cho me­nos en la ci­ta. Los nue­vos chi­cos de Mel no sal­drán re­la­ja­dos co­mo aquel Be­tis in­tra­ta­ble en la Li­ga Ade­lan­te. Se jue­gan la cal­ma. No hay fi­na­les con tre­ce par­ti­dos de ade­lan­to, pe­ro lo de hoy se da un ai­re. De ven­cer, el De­por­ti­vo de­ja­rá la lí­nea ro­ja a cua­tro pun­tos, pen­dien­te to­da­vía de su en­cuen­tro en­tre se­ma­na. Una dis­tan­cia que de acre­cen­tar­se en la pró­xi­ma ci­ta en Ria­zor per­mi­ti­rá un res­pi­ro an­tes de la vi­si­ta del Ba­rça y del der­bi.

La es­tra­te­gia y los de­ta­lles

Mien­tras eso su­ce­de, el nue­vo mís­ter blan­quia­zul man­tie­ne los pies en la tie­rra y ayer adoc­tri­na­ba al plan­tel pa­ra que eli­mi­ne los erro­res que le pa­re­ció apre­ciar ante el Atlé­ti­co. In­sis­tió en la es­tra­te­gia e in­clu­so pu­lió la pre­sión a ejer­cer du­ran­te un sa­que de ban­da ri­val. De­ma­sia­dos par­ti­dos se le han es­ca­pa­do ya al Dé­por a cuen­ta de los de­ta­lles.

Por lo de­más, en­sa­yó con un on­ce idén­ti­co al que se le que­dó ha­ce cua­tro días cuan­do Ka­ku­ta acu­só sus mo­les­tias en la in­gle y le de­jó el si­tio a Na­va­rro. Sal­vo sor­pre­sa, Lui­sin­ho ejer­ce­rá de in­te­rior en El Mo­li­nón. Un pa­pel que gus­ta po­co al lu­so, de los me­jo­res con­tra el Atlé­ti­co. Arri­bas man­ten­drá su si­tio en la za­ga, pe­se al re­gre­so de Al­ben­to­sa ya cum­pli­da su san­ción.

En el an­fi­trión no hay ba­jas im­por­tan­tes. Bur­gui, su prin­ci­pal du­da y su fut­bo­lis­ta más en for­ma, tra­ba­jó ayer con nor­ma­li­dad. Sal­ta­rá se­gu­ro al cés­ped jun­to a va­rios de esos fut­bo­lis­tas que aún le de­ben a Mel una fi­nal de las de ver­dad.

CÉ­SAR QUIAN

Ço­lak se fo­to­gra­fía en el ho­tel con al­gu­nos de los 1.300 afi­cio­na­dos que se des­la­zan a Gi­jón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.