Una vuel­ta de oro pa­ra Gó­mez No­ya

El pen­ta­cam­peón ven­ce con una au­to­ri­dad aplas­tan­te en su re­torno a las Se­ries Mun­dia­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - AN­TÓN BRU­QUE­TAS

Era su re­torno a la dis­tan­cia que lo con­sa­gró, que lo ha subido al pe­des­tal de la his­to­ria. Des­pués del ba­ta­ca­zo de Lu­go, de esa inopor­tu­na caí­da que que­bró el sue­ño de pe­lear por el oro en Río, se pre­pa­ró a con­cien­cia. Qui­zás, por pri­me­ra vez des­de que se aso­mó a la éli­te, Ja­vier Gó­mez No­ya no te­nía pri­sa. Em­pe­zó la re­cu­pe­ra­ción de su frac­tu­ra en el co­do de for­ma al­go­do­na­da, de­jan­do des­can­sar su cuer­po, ex­pri­mi­do por la fa­ti­ga de tan­tos años al lí­mi­te de su ca­pa­ci­dad. Re­co­bró el ape­ti­to por com­pe­tir de cuan­do era un crío y fue mol­dean­do su or­ga­nis­mo a fue­go len­to.

Le cos­tó arran­car en Abu Da­bi, en la pri­me­ra prue­ba de las Se­ries del 2017. Des­ubi­ca­do tras ter­mi­nar en po­si­cio­nes inusua­les en el pa­sa­do Mun­dial, le to­có ele­gir el la­do iz­quier­do del pon­tón, el más ale­ja­do del di­que de abri­go de una de las ma­ri­nas más es­pec­ta­cu­la­res del pla­ne­ta. Des­de allí no te­nía la re­fe­ren­cia de los pies de los hom­bres que sue­len mar­car el pa­so en los 1.500 me­tros a na­do: Au­re­lien Rap­hael, Hen­ri Schoe­man o Igor Pol­yans­kiy.

Reali­zó un es­fuer­zo ti­tá­ni­co pa­ra ir ga­nan­do te­rreno en ca­da bra­za­da, pa­ra cruzarse has­ta la es­te­la de los pul­mo­nes que iban en­fi­lan­do el gru­po. Y gra­cias a ese arreón, sa­lió a tre­ce se­gun­dos de la ca­be­za la pri­me­ra vez que to­có el sue­lo, cuan­do se aca­bó el pri­mer tra­mo de 900 me­tros del seg­men­to ini­cial. En la si­guien­te oca­sión que se pu­so de pie es­ta­ba a 18 se­gun­dos de Rap­hael, jus­to lo ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer el cor­te. Por de­trás, Ma­rio Mo­la, Fer­nan­do Alar­za y Ri­chard Mu­rray per­dían tiem­po. Se des­col­ga­ban de las po­si­cio­nes de ca­be­za. El ba­lear se vol­vía a des­co­ser por su per­fil más dé­bil, el que hue­le a ho­ras de clo­ro.

Des­pués de la pri­me­ra tran­si­ción, ya en las en­tra­ñas del fa­mo­so cir­cui­to de Fór­mu­la Uno, que-

da­ron de­fi­ni­dos los dos gru­pos y co­men­zó la lu­cha. La di­fe­ren­cia de par­ti­da, al­re­de­dor de los 50 se­gun­dos. Vin­cent Luis, Hen­ri Schoe­man —bron­ce en los Jue­gos de Bra­sil—, Pol­yans­kiy, Ka­nou­te, Bis­hop y Ja­vi Gó­mez No­ya fue­ron cri­ban­do a quie­nes li­de­ra­ban la com­pe­ti­ción has­ta que la se­lec­ción se que­dó en po­co más de diez uni­da­des. Mien­tras, Ma­rio Mo­la, Fer­nan­do Alar­za, Mu­rray y Joao Pe­rei­ra se es­tru­ja­ban pa­ra ti­rar del pe­lo­tón, pa­ra ce­rrar la bre­cha. Y en al­gu­nas vuel­tas, a ba­se de su su­dor y em­pe­ño, lo con­si­guie­ron. Has­ta que a mi­tad de los cua­ren­ta ki­ló­me­tros sobre el si­llín, cuan­do la di­fe­ren­cia se aso­ma­ba al me­dio mi­nu­to, el pen­ta­cam­peón del mun­do apre­tó los dien­tes, se gi­ró pa­ra atrás y pi­dió co­la­bo­ra­ción. No que­ría que se les echa­sen en­ci­ma. Él qui­zás era el me­nos per­ju­di­ca­do si lle­ga­ban a co­nec­tar y la

ma­yor par­te de sus com­pa­ñe­ros en­ten­die­ron el men­sa­je. En­se­gui­da se abrió de nue­vo el hue­co.

Al­can­za­ron la se­gun­da tran­si­ción con un mi­nu­to, lo que des­car­ta­ba a Mo­la, Mu­rray y Alar­za pa­ra el triun­fo fi­nal, y pron­to, en la pri­me­ra cues­ta sobre el tó­rri­do as­fal­to del emi­ra­to, Ja­vier Gó­mez No­ya lan­zó una ofen­si­va. Hen­ri Schoe­man in­ten­tó se­guir­lo, pe­ro sus pier­nas no pa­re­cían aque­llas tan li­via­nas que des­lum­bra­ron en el fi­nal de la pa­sa­da tem­po­ra­da. Sin em­bar­go, a la es­pal­da del fe­rro­lano se sol­dó un sor­pren­den­te

Tho­mas Bis­hop. El bri­tá­ni­co, po­co acos­tum­bra­do a me­ro­dear por los pues­tos de ho­nor, se mos­tra­ba só­li­do zan­ca­da tras zan­ca­da y era ana­li­za­do pal­mo a pal­mo por el triatle­ta más lau­rea­do de siem­pre.

A Gó­mez No­ya, tal vez, to­da­vía le fal­ta la con­fian­za que da el es­tar en ca­rre­ra prác­ti­ca­men­te ca­da fin de se­ma­na. En ca­da me­tro, de los diez mil fi­na­les, se­me­ja­ba que me­día, que eva­lua­ba sus sen­sa­cio­nes. Tra­ta­ba de re­cor­dar, de in­tuir cuán­ta ener­gía que­da­ba en sus cuá­dri­ceps y cuán­ta en su ines­pe­ra­do con­trin­can­te. A fal­ta de tres ki­ló­me­tros pa­ra la me­ta, a Bis­hop la fa­ti­ga se le acu­mu­ló en el ros­tro. Fue co­mo una se­ñal pa­ra el ga­lle­go, co­mo un car­tel lu­mi­no­so que anun­cia­ba su ata­que. Y Gó­mez No­ya se desató. Y en­se­gui­da no­tó esa so­le­dad que año­ra­ba, la que so­lo co­no­cen los que son cons­cien­tes de que van a ga­nar. Bis­hop, Luis, Alar­za y Mu­rray en­tra­ron tras su ras­tro. Mo­la so­lo pu­do ser oc­ta­vo.

Los úl­ti­mos me­tros los apro­ve­chó pa­ra ol­vi­dar. Pa­ra de­jar atrás tan­tos me­ses de sin­sa­bo­res, de una de­cep­ción ma­yús­cu­la, de la que se cu­ró de apli­cán­do­se en ha­cer lo que me­jor sa­be ha­cer: tra­ba­jar día a día. Ha vuel­to a lo gran­de. Ya es­tá de nue­vo en lo más al­to. Es el eterno re­torno de Gó­mez No­ya. No im­por­ta la tra­ba, el mu­ro que se le pon­ga por de­lan­te, que él siem­pre se em­pe­ña en sal­tar­lo.

Reali­zó un es­fuer­zo ti­tá­ni­co pa­ra po­ner­se a la es­te­la de los me­jo­res en el pri­mer seg­men­to De­ci­dió en los 10.000 me­tros fi­na­les, don­de so­lo le aguan­tó el bri­tá­ni­co Bis­hop

NEZAR BALOUT AFP

El fe­rro­lano es­pe­ró has­ta tres ki­ló­me­tros de la me­ta pa­ra rea­li­zar el cam­bio de rit­mo que le dio el triun­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.