El puen­te de A Bar­ca cum­ple 150 años de trans­for­ma­cio­nes

Des­de su con­cep­ción, el puen­te ha su­fri­do to­da cla­se de cam­bios mo­ti­va­dos, en gran me­di­da, por la cli­ma­to­lo­gía

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PE­NI­DE TEX­TO ARQUIVO PRO­VIN­CIAL FO­TOS

Has­ta su cons­truc­ción, los pon­te­ve­dre­ses so­lo dis­po­nía de dos op­cio­nes pa­ra cru­zar a la otra ori­lla del Lé­rez. O atra­ve­sar el puen­te de O Bru­go, o su­bir­se en al­gu­na em­bar­ca­ción. To­do co­men­zó a cam­biar ha­ce 150 años. Fue en 1867 cuan­do arran­có la cons­truc­ción de una es­truc­tu­ra de ma­de­ra que co­mu­ni­ca­se Pon­te­ve­dra con Poio. Cua­tro años des­pués el puen­te de A Bar­ca —hay quien sos­tie­ne que su nom­bre alu­de al ser­vi­cio de em­bar­ca­cio­nes que cru­za­ban el Lé­rez des­de As Cor­ba­cei­ras y que ges­tio­na­ban los mon­jes be­ne­dic­ti­nos— era una reali­dad.

Era una es­truc­tu­ra que con­ta­ba con una zo­na le­va­di­za pa­ra, de es­te mo­do, per­mi­tir el pa­so de bar­cos de gran por­te. Sin em­bar­go, es­to no im­pi­dió que se re­gis­tra­ran ac­ci­den­tes y co­li­sio­nes de em­bar­ca­cio­nes. En 1887, ha­ce 130 años exac­ta­men­te, se ini­cia­ron las obras de lo que ten­dría que ser un puen­te de pie­dra. Una dé­ca­da des­pués es­tos tra­ba­jos aún no ha­bían con­clui­do. De he­cho, se pa­ra­li­za­ron du­ran­te sie­te años has­ta que, ya ini­cia­do el si­glo vein­te, se em­pe­zó a le­van­tar del ar­co me­tá­li­co central.

Las cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas de la épo­ca re­se­ñan que el nue­vo puen­te fue fi­nal­men­te inau­gu­ra­do en ju­lio de 1905. Des­de en­ton­ces, A Bar­ca ha su­fri­do nu­me­ro­sas re­for­mas y ac­tua­cio­nes que no so­lo han ser­vi­do pa­ra la­var­le la ca­ra, sino tam­bién pa­ra mo­di­fi­car su fi­sio­no­mía ori­gi­nal.

De es­te mo­do, la pri­me­ra gran ac­tua­ción fue con­se­cuen­cia de un de­ta­lle que, apa­ren­te­men­te, no se tu­vo en cuen­ta en el di­se­ño. Y es que el me­tal es­tá ex­pues­to a la in­cle­men­cias me­teo­ro­ló­gi­cas, una cir­cuns­tan­cia que de­ri­vó en la co­rro­sión y óxi­do de la es­truc­tu­ra central. No ha­bían pa­sa­do ni cin­cuen­ta años cuan­do se de­ci­dió su sus­ti­tu­ción por hor­mi­gón ar­ma­do y, tal y co­mo re­fie­ren en el blog Ca­lles de Pon­te­ve­dra, «se apro­ve­chó tam­bién es­ta ac­tua­ción pa­ra in­cre­men­tar la an­chu­ra del ta­ble­ro, tan­to en el vano central co­mo en los ac­ce­sos».

La si­guien­te gran in­ter­ven­ción ya da­ta de fi­na­les de los años ochen­ta. Por aquel en­ton­ces, el Con­ce­llo de Pon­te­ve­dra se en­con­tró con la ne­ce­si­dad de que los tres ar­cos que da­ban sos­tén al puen­te eran un obs­tácu­lo en la am­plia­ción de la ave­ni­da de As Cor­ba­cei­ras y su en­tron­que con la de Uru­guay. Es por ello que se de­jó un úni­co ar­co. Un ac­tua­ción idén­ti­ca se tu­vo que rea­li­zar en la otra ori­lla, en es­te ca­so mo­ti­va­da por el tra­za­do de la au­to­pis­ta.

De la dé­ca­da de los no­ven­ta da­ta la ac­tual mar­que­si­na de ma­de­ra. Tam­bién de es­te ma­te­rial era la ba­ran­di­lla, pe­ro pron­to su­cum­bió a la me­teo­ro­lo­gía y tu­vo que ser sus­ti­tui­da por la ac­tual me­tá­li­ca.

Los mis­mos ri­go­res cli­ma­to­ló­gi­cas que ha ve­ni­do pa­de­cien­do el puen­te des­de su con­cep­ción pue­den mo­ti­var su pró­xi­ma re­mo­de­la­ción. La Xun­ta, tras los efec­tos cau­sa­dos por los úl­ti­mos tem­po­ra­les, ha ana­li­za­do el es­ta­do de la es­truc­tu­ra y de­be­rá de­ci­dir qué me­di­das adop­tar.

Mien­tras tan­to, el de­ba­te se es­tá si­tuan­do en si en un fu­tu­ro el puen­te de A Bar­ca de­be so­lo ser de un úni­co sen­ti­do y se­guir man­te­nien­do los dos ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.