«Hay un ín­di­ce de re­cha­zo del 25 % de los ca­nes que te­ne­mos»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Ma­til­de Gó­mez Ca­sas (Cuen­ca, 1966), es di­rec­to­ra ge­ren­te de la fun­da­ción y tie­ne un pe­rro guía. —¿Cues­ta mu­cho man­te­ner­los? —Pa­ra ellos el cos­te ini­cial es ce­ro, es un ser­vi­cio gra­tui­to, y los ani­ma­les has­ta que se ju­bi­lan son pro­pie­dad de la Fun­da­ción ON­CE del Pe­rro Guía, pe­ro sí que la per­so­na cie­ga tie­ne que asu­mir los gas­tos que se ge­ne­ren a lo lar­go de la vi­da del pe­rro. Es­to im­pli­ca un se­gu­ro de res­pon­sa­bi­li­dad ci­vil a ter­ce­ros (por­que tie­ne de­re­cho a ac­ce­so a cual­quier es­pa­cio pú­bli­co o pri­va­do de uso pú­bli­co), y la ali­men­ta­ción. Siem­pre recomendamos que se uti­li­ce una ali­men­ta­ción ade­cua­da, que no sue­le ser muy eco­nó­mi­ca. Tie­ne que to­mar pien­so y, si que­re­mos man­te­ner a un pe­rro sano du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po, se uti­li­zan pien­sos de una ga­ma al­ta. Y es­ta­mos obli­ga­dos por ley a cum­plir con una se­rie de re­qui­si­tos res­pec­to a la sa­lud del pe­rro, ana­lí­ti­cas al ca­bo del año, y hay que man­te­ner­los lim­pios con ba­ños. —¿Y en­tre­nar­los? —En torno a los 31.000 eu­ros. Pa­ra con­se­guir el éxi­to fi­nal de una uni­dad per­so­na cie­ga-pe­rro guía, se ha in­ver­ti­do una im­por­tan­te can­ti­dad eco­nó­mi­ca. No to­dos los pe­rros que na­cen son fi­nal­men­te pe­rros guía. —¿Por qué no to­dos lle­gan? —Hay dis­tin­tas ra­zo­nes: unas son pu­ra­men­te clí­ni­cas, co­mo la dis­pla­sia, que es una en­fer­me­dad que se pue­de en­con­trar en ca­de­ras, hom­bros o co­dos, y pue­de Ma­til­de Go­mez Ca­sas.

im­pli­car en el fu­tu­ro co­je­ras. Si se de­tec­ta que­dan re­cha­za­dos. Tam­bién las alergias, por­que po­de­mos es­tar dan­do un pro­ble­ma a una per­so­na en lu­gar de una so­lu­ción, por­que tien­den a te­ner oti­tis, der­ma­ti­tis... Y otras son pu­ra­men­te tem­pe­ra­men­ta­les: ne­ce­si­ta­mos pe­rros equi­li­bra­dos, no mie­do­sos a mul­ti­tu­des, la gen­te, el trá­fi­co o las es­ca­le­ras me­cá­ni­cas; ni con dis­trac­cio­nes, ni pro­tec­to­res. To­do es­to im­pli­ca el re­cha­zo del pe­rro por­que van a ser en el fu­tu­ro si­tua­cio­nes com­pli­ca­das de ges­tio­nar. In­ten­ta­mos mi­ni­mi­zar to­do es­to. —¿Qué por­cen­ta­je que­da fue­ra? —Va­ría mu­cho, por­que hay cues­tio­nes de sa­lud que pue­den ser he­re­di­ta­rias, y afec­tar a to­da una ca­ma­da, y te dis­pa­ran el por­cen­ta­je. Pue­de ha­ber un ín­di­ce de re­cha­zo del 25 % de los pe­rros que te­ne­mos. —¿Qué ven­ta­jas tie­ne el pe­rro guía fren­te al bas­tón? —El pe­rro guía pro­por­cio­na a la per­so­na cie­ga au­to­no­mía. Tam­bién el bas­tón, pe­ro tie­ne el va­lor aña­di­do de que tam­bién da mu­cha se­gu­ri­dad y más agi­li­dad. Una per­so­na que se tie­ne que mo­ver con un bas­tón tie­ne que to­mar unas re­fe­ren­cias con­cre­tas en los en­tor­nos en que se mue­ve, ha­cer un ras­treo de las zo­nas y sal­var los obs­tácu­los. El pe­rro te per­mi­te ha­cer un re­co­rri­do sin to­das es­tas cir­cuns­tan­cias de por me­dio, por­que va sal­van­do cual­quier obs­tácu­lo en el ca­mino: gen­te, mo­bi­lia­rio ur­bano, te lle­va di­rec­ta­men­te a los cru­ces, puer­tas y es­ca­le­ras. Te da ma­yor se­gu­ri­dad y agi­li­dad en los des­pla­za­mien­tos. —¿Se po­nen pro­ble­mas to­da­vía pa­ra ac­ce­der a cual­quier si­tio? —Sí que los hay. Es cier­to que he­mos ido avan­zan­do mu­cho, y que tam­bién que el nú­me­ro de usua­rios con pe­rros guía sea ma­yor ayu­da mu­cho, por­que en el mo­men­to en que nos ha­ce­mos más vi­si­bles en las ciu­da­des siem­pre va en nues­tro fa­vor. Si una per­so­na cie­ga es vi­si­ble con un bas­tón, con un pe­rro guía mu­cho más, pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo. He­mos avan­za­do mu­cho pe­ro si­gue ha­bien­do des­co­no­ci­mien­to más que ma­la fe. Cuan­do se nie­ga el ac­ce­so, en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, cuan­do se ex­pli­ca que es un pe­rro guía, la ac­ti­tud cam­bia.

ON­CE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.