Ra­va­chol des­pi­de el en­troi­do tras mo­rir de frío por cul­pa del «ta­ri­fa­zo»

Pon­te­ve­dra llo­ró ma­si­va­men­te al em­ble­má­ti­co loro co­mo tra­ca fi­nal de las fies­tas

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - ELE­NA LARRIBA

Unos di­cen que mu­rió elec­tri­fi­ca­do, otros de frio, víc­ti­ma de la po­bre­za ener­gé­ti­ca, que es lo más se­gu­ro. Aun­que al­gu­nos apun­ta­ban tam­bién a una in­to­xi­ca­ción por in­ha­la­ción de mo­nó­xi­do de car­bono de un bra­se­ro. Sea co­mo fue­re, Ra­va­chol lle­vó al ex­tre­mo su crítica con­tra las eléc­tri­cas y el Go­bierno es­ta­tal por el «ta­ri­fa­zo» de la luz, acor­de con el dis­fraz que lu­ció es­te año.

¡Mo­rreu Ra­va­cho­li­ño!. La trá­gi­ca no­ti­cia del óbi­to del loro co­rrió ayer co­mo la pól­vo­ra. Pron­to lle­ga­ron los la­men­tos y, aun­que des­de ha­ce ya unos años ca­da vez me­nos gen­te se ani­ma a ves­tir­se de ne­gro, Pon­te­ve­dra se pu­so de lu­to pa­ra des­pe­dir el en­troi­do y a su per­so­na­je más em­ble­má­ti­co des­pués nue­ve días de fies­ta.

A las 12 de la ma­ña­na em­pe­za­ron a lle­gar las pri­me­ras con­do­len­cias a la bo­ti­ca de Don Per­fec­to Fei­joo, la an­ti­gua mo­ra­da del

pa­ja­rra­co re­crea­da en la Pra­za da Pe­re­gri­na y ce­rra­da por de­fun­ción. Allí se die­ron ci­ta re­le­van­tes per­so­na­jes, clien­tes y ter­tu­lia­nos ami­gos del bo­ti­ca­rio, im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­dos pa­ra la oca­sión.

A me­dia tar­de co­men­zó el ve­la­to­rio de Ra­va­chol en la sa­la mor­tuo­ria ins­ta­la­da en la Pra­za da Ver­du­ra, por don­de fue­ron pa­san­do

nu­me­ro­sos pon­te­ve­dre­ses pa­ra ex­pre­sar su sen­ti­do pé­sa­me y fir­mar en el li­bro de con­do­len­cias. El Con­ce­llo y CCU Zo­na Mo­nu­men­tal en­via­ron dos co­ro­nas de flo­res al fi­na­do.

El bu­lli­cio ca­lle­je­ro em­pe­zó a au­men­tar a me­di­da que se acer­có la ho­ra de sa­li­da del cor­te­jo fú­ne­bre, que par­tió sobre las nue­ve de la no­che de A Ver­du­ra con una es­col­ta de sie­te com­par­sas. Viu­das afli­gi­das, ca­ba­lle­ros y da­mas del pa­sa­do des­con­so­la­das, fal­sas au­to­ri­da­des ci­vi­les, mi­li­ta­res y ecle­siás­ti­cas y de­más deu­dos, acom­pa­ña­ron en su úl­ti­mo via­je a Ra­va­chol por las ca­lles del cen­tro his­tó­ri­co has­ta la Pra­za da Fe­rre­ría, don­de tu­vo lu­gar la «Ve­la­da In­faus­ta», co­mo se bau­ti­zó ha­ce más un si­glo el ho­me­na­je que re­ci­bió el loro en la his­to­ria real.

El es­pec­tácu­lo ne­cro­ló­gi­co in­clu­yó una ele­gía al fi­na­do, la dan­za de la muer­te in­ter­pre­ta­da por Cel­me, una sae­ta de Val de Lé­rez y otras ac­tua­cio­nes, que con­clu­ye­ron con la in­ci­ne­ra­ción de Ra­va­chol. Su vo­la­ti­li­za­ción en­tre las llamas fue se­gui­da por mi­les de per­so­nas.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de due­lo con­ti­nua­ron en los lo­ca­les de di­ver­sión has­ta la ma­dru­ga­da, don­de bus­ca­ron con­sue­lo los afli­gi­dos se­gui­do­res de Ra­va­chol, que el pró­xi­mo año re­sur­gi­rá de sus ce­ni­zas co­mo el Ave Fé­nix.

RA­MÓN LEI­RO

El cor­te­jo fú­ne­bre re­co­rrió las ca­lles del cen­tro his­tó­ri­co en la luc­tuo­sa des­pe­di­da del sím­bo­lo del en­troi­do pon­te­ve­drés.

R. LEI­RO

Ra­va­chol fue in­ci­ne­ra­do tras un es­pec­tácu­lo ne­cro­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.