«Siem­pre se de­ben de­nun­ciar las agre­sio­nes, ayu­da a edu­car»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra -

Su­frió una agre­sión ver­bal que de­nun­ció en la Po­li­cía Na­cio­nal ha­ce años. Lo hi­zo por­que esa vez el pa­cien­te se pu­so vio­len­to y lle­gó a te­mer las con­se­cuen­cias. Ame­na­zas no tan gra­ves lle­va es­cu­cha­das mu­chas, di­ce. Em­ma Ro­drí­guez Cor­te (Po­la de La­via­na-As­tu­rias, 1977), en­fer­me­ra del Chop y de­le­ga­da del sin­di­ca­to Sat­se, va­lo­ra el nue­vo sis­te­ma que es­tu­dia la Xun­ta pa­ra que los sa­ni­ta­rios aler­ten de agre­sio­nes en el desem­pe­ño de su tra­ba­jo. —¿Qué le pa­re­ce el sis­te­ma Acu­de, que per­mi­ti­rá a los sa­ni­ta­rios aler­tar des­de sus mó­vi­les? —Me pa­re­ce que es­tá muy bien, sobre to­do en lo que es aten­ción pri­ma­ria y aten­ción do­mi­ci­lia­ria. Sí que es cier­to que en los do­mi­ci­lios a ve­ces nos en­con­tra­mos con si­tua­cio­nes que son pe­lia­gu­das y no tie­nes ma­ne­ra de avi­sar. Si po­de­mos te­ner una ma­ne­ra mu­cho más fá­cil de co­mu- ni­car que es­ta­mos en pe­li­gro o en ries­go de agre­sión nos fa­ci­li­ta mu­cho la vi­da. Ha­brá que ver la apli­ca­ción real có­mo es. Hoy ya te­ne­mos sis­te­mas an­ti­pá­ni­co en las con­sul­tas de pri­ma­ria a tra­vés del or­de­na­dor y en lu­ga­res pun­tua­les co­mo en Ur­gen­cias, en con­cre­to, en la sa­la de es­pe­ra de re­sul­ta­dos (SER). —Pe­ro una en­fer­me­ra no tra­ba­ja con su mó­vil per­so­nal en­ci­ma ¿o sí? —No, no de­be­mos te­ner el mó­vil en­ci­ma, lo que ha­ga ca­da quien allá él. Pe­ro, en prin­ci­pio, no que­da na­da bien es­tar ha­cien­do una cura al pa­cien­te y que de re­pen­te me es­tén lla­man­do a mi mó­vil. El mío que­da en la ta­qui­lla o en el con­trol de en­fer­me­ría guar­da­do ba­jo lla­ve. Tam­po­co es ope­ra­ti­vo por­que los uni­for­mes que lle­va­mos, aun­que tie­nen bol­si­llos, es­tán pa­ra lle­var ma­te­rial pa­ra tra­ba­jar y no siem­pre son com­pa­ti­bles con un mó­vil. Si te aga­chas se te pue­de caer... No es ha­bi­tual que las en­fer­me­ras tra­ba­jan­do lle­ven su mó­vil en aten­ción hos­pi­ta­la­ria, en pri­ma­ria sí y en los do­mi­ci­lios tam­bién por­que nun­ca sa­bes lo que te pue­de pa­sar. Lo ló­gi­co aquí es lle­var­lo. —Us­ted su­frió una agre­sión ver­bal gra­ve por par­te de un pa­cien­te en el año 2010 cuan­do tra­ba­ja­ba en la Ca­sa del Mar de Ma­rín. ¿Có­mo re­cuer­da aque­llo? —Fue la más gra­ve que he te­ni­do has­ta el mo­men­to por­que se pu­so muy vio­len­to y sí hu­bo un ins­tan­te en que pen­sé que me iba a pe­gar. Siem­pre se de­be de­nun­ciar. No so­lo pa­ra que cons­te por es­cri­to, creo que las agre­sio­nes a per­so­nal sa­ni­ta­rio son muy edu­ca­cio­na­les. Hay que edu­car a las per­so­nas en que no es in­te­li­gen­te agre­dir a un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio, que es­ta­mos pa­ra ayu­dar, nun­ca pa­ra entorpecer. Com­pren­de­mos que te pue­des po­ner ner­vio­so ante una si­tua­ción que te afec­ta di­rec­ta­men­te y que es com­pli­ca­da, pe­ro si nos agre­des no te po­de­mos ayu­dar. Cuan­to más de­nun­cie­mos más con­se­gui­re­mos in­cul­car esa no­ción de que es­tán pa­ra ayu­dar­me, de que no me ha­go nin­gún bien y sí que es­toy per­ju­di­cán­do­me. Es un po­co edu­car­los y siem­pre hay que de­nun­ciar por­que no po­de­mos per­mi­tir sen­tir­nos in­có­mo­dos en nues­tro tra­ba­jo. —El per­so­nal que es­tá más ex­pues­to es el que su­fre más agre­sio­nes. Ha­blo de ce­la­do­res y en­fer­me­ros, aun­que tam­bién las pa­de­cen los mé­di­cos. ¿Es así? —Por ló­gi­ca el per­so­nal que más agre­sio­nes su­fre es el que es­tá al la­do del pa­cien­te y la en­fer­me­ra es­tá 24 ho­ras con el pa­cien­te. Sí que qui­zá son más lla­ma­ti­vas las Em­ma Ro­drí­guez es de­le­ga­da del sin­di­ca­to Sat­se.

agre­sio­nes a mé­di­cos, pe­ro esas sue­len ser más en aten­ción pri­ma­ria. En aten­ción hos­pi­ta­la­ria quien más agre­sio­nes su­fre es la en­fer­me­ra. En aten­ción pri­ma­ria tam­bién, por­que al igual que el mé­di­co, la en­fer­me­ra tam­bién tie­ne su consulta. Siem­pre es la en­fer­me­ra la que se ve co­mo el es­la­bón más dé­bil o más pró­xi­mo al pa­cien­te y al que más fá­cil­men­te se pue­de agre­dir. Te pue­de de­cir que a mí me ame­na­za­ron con es­pe­rar­me fue­ra con una es­co­pe­ta cuan­do aca­ba­ra mi turno. Eso no le de­nun­cié por­que se que­dó en una fra­se. Tam­bién es cier­to que en en­fer­me­ría per­do­na­mos qui­zá de­ma­sia­do por esa ca­rac­te­rís­ti­ca que te­ne­mos de po­ner­nos en el lu­gar del otro y de­cir «po­bre, aho­ra mis­mo es­tá

en una si­tua­ción en la que es­tá des­bor­da­do y no es cons­cien­te de lo que es­tá di­cien­do». Pe­ro re­cuer­do acom­pa­ñar a com­pa­ñe­ras al co­che por­que al­gún pa­cien­te las ha­bía ame­na­za­do. —¿Cuán­tas agre­sio­nes se de­nun­cian en la EOXI de Pon­te­ve­dra y O Sal­nés? —To­man­do co­mo re­fe­ren­cia los da­tos de pre­ven­ción de ries­gos del año pa­sa­do, po­de­mos afir­mar que se de­nun­cian una me­dia de tres agre­sio­nes por mes a la uni­dad de pre­ven­ción de ries­gos. Quien más agre­sio­nes co­mu­ni­ca a es­ta uni­dad son mé­di­cos y en­fer­me­ras. La gran ma­yo­ría de las agre­sio­nes son ver­ba­les, muy po­ca son agre­sio­nes fí­si­cas. Hay al­gún ejem­plo de for­ce­jeo y gol­pe con al­gún ob­je­to.

RA­MÓN LEI­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.