Rosario Por­to re­ci­be el al­ta hos­pi­ta­la­ria y es tras­la­da­da a la cár­cel de A La­ma

Lle­gó a la pri­sión ayer por la tar­de tras pa­sar por Tei­xei­ro para re­co­ger sus per­te­nen­cias

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada -

Rosario Por­to se en­cuen­tra des­de ayer en A La­ma. Por la ma­ña­na re­ci­bió el al­ta en el Hos­pi­tal A Co­ru­ña y, tras pa­sar por la cár­cel de Tei­xei­ro para re­co­ger sus efec­tos per­so­na­les, fue con­du­ci­da a la pri­sión pon­te­ve­dre­sa, adon­de lle­gó ya por la tar­de, se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias.

Por­to in­gre­só en el cen­tro hos­pi­ta­la­rio co­ru­ñés el pa­sa­do 24 de fe­bre­ro a cau­sa de la in­ges­ta de­li­be­ra­da de abun­dan­tes me­di­ca­men­tos. En con­cre­to, pas­ti­llas de bro­ma­ze­pam (Le­xa­tín en su de­no­mi­na­ción co­mer­cial), un ti­po de fár­ma­co al que es­tá ha­bi­tua­da, ya que a lo lar­go de su vi­da ha re­ci­bi­do tra­ta­mien­to en nu­me­ro­sas oca­sio­nes a cau­sa de pro­ble­mas de de­pre­sión.

El in­ci­den­te se pro­du­jo so­lo un día des­pués de que Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias le co­mu­ni­ca­se que se­ría en­via­da a otra pri­sión. Una com­pa­ñe­ra de mó­du­lo la en­con­tró se­mi­in­cons­cien­te en su cel­da

el día 24 a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, así que en un pri­mer mo­men­to fue lle­va­da a la en­fer­me­ría, y de allí, al hos­pi­tal.

Con­de­na­da a 18 años por el ase­si­na­to de su hi­ja Asun­ta en

sep­tiem­bre del 2013, Rosario Por­to se ha­bía in­te­gra­do en­tre las in­ter­nas de Tei­xei­ro (don­de aún cum­ple idén­ti­ca pe­na su ex­ma­ri­do, Al­fon­so Basterra), des­pués de una pri­me­ra eta­pa en la que le cos­tó adap­tar­se al am­bien­te car­ce­la­rio.

Por ese mo­ti­vo, se­gún ex­pli­có su abo­ga­do, Jo­sé Luis Gu­tié­rrez Aran­gu­ren, ha­bría op­ta­do por una me­di­da de­ses­pe­ra­da para evitar el tras­la­do. Así se lo con­fe­só el pa­sa­do miér­co­les ella mis­ma. «Ya no tie­ne fuer­zas para se­guir, no pue­de más con las pre­sio­nes», de­nun­ció el abo­ga­do, que ase­gu­ró que el cam­bio de cen­tro pe­ni­ten­cia­rio «fue la go­ta que col­mó el vaso». Esas pre­sio­nes per­se­gui­rían que Rosario Por­to con­fe­sa­se el cri­men, en pa­la­bras de Gu­tié­rrez Aran­gu­ren, que re­cha­zó los ar­gu­men­tos de la jun­ta de tra­ta­mien­to pe­ni­ten­cia­rio en cuan­to a que el tras­la­do obe­de­cía a que en Tei­xei­ro la pre­sa no pro­gre­sa­ba.

Es­ta­ba pre­vis­to que, una vez en A La­ma, Por­to pa­sa­se los pri­me­ros días en la en­fer­me­ría del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio para re­po­ner­se com­ple­ta­men­te de la in­to­xi­ca­ción.

XOÁN A. SO­LER

Por­to, du­ran­te el jui­cio por el ase­si­na­to de su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.