Ja­vier Gó­mez No­ya

Con la cal­ma con la que acos­tum­bra a di­ge­rir el éxi­to, re­la­ti­vi­za su so­na­do re­gre­so al Mun­dial

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - AN­TÓN BRUQUETAS

Es­tá can­sa­do. Son las on­ce de la no­che y por fin se tum­ba en la ca­ma de la ha­bi­ta­ción 1329 del Yas Vi­ce­roy Abu Da­bi, el ho­tel ubi­ca­do a un pal­mo del cir­cui­to de Fór­mu­la 1 por el que aca­ba de com­pe­tir ha­ce unas ho­ras. Se ter­mi­nó ya to­da la pa­ra­fer­na­lia que se so­bre­vie­ne cuan­do una fi­gu­ra co­mo Ja­vier Gó­mez No­ya (Ba­si­lea, 1983) ga­na una ci­ta de las Se­ries Mun­dia­les. Fue una vuel­ta atro­na­do­ra. Pe­ro él pre­fie­re res­tar­le im­por­tan­cia. A lo lar­go de los años ha apren­di­do a di­ge­rir tan­to el éxi­to co­mo el fra­ca­so con tem­plan­za, sin es­tri­den­cias. Y ya so­lo pien­sa en el fu­tu­ro, en se­guir afi­nan­do su or­ga­nis­mo para al­can­zar el ob­je­ti­vo de vol­ver a ser cam­peón del mun­do.

—¿Se es­pe­ra­ba es­tar a es­te ni­vel des­pués de tan­to tiem­po ale­ja­do de las Se­ries Mun­dia­les?

—Los cro­nos que iba ha­cien­do en los en­tre­na­mien­tos me de­cían que es­ta­ba bien, que la pre­pa­ra­ción iba por el buen ca­mino. Pe­ro uno nun­ca sa­be... es cier­to que te entran du­das. No co­no­ces en qué pun­to de for­ma se en­cuen­tran tus ri­va­les y có­mo te va a res­pon­der el cuer­po. Es­toy sa­tis­fe­cho por có­mo sa­lió to­do. Co­me­tí al­gu­nos erro­res pro­pios de la inac­ti­vi­dad, aun­que al fi­nal pu­de con­tro­lar la ca­rre­ra co­mo que­ría en el úl­ti­mo 10.000.

—¿Fa­llos co­mo el de la se­gun­da tran­si­ción?

—Sí. Es­te año ten­go za­pa­ti­llas nue­vas [cam­bió de pa­tro­ci­na­dor], me es­tán yen­do ge­nial, pe­ro de­jé las go­mas de­ma­sia­do du­ras y me que­dé en­gan­cha­do al po­ner­me una. Son co­sas nor­ma­les que pa­san cuan­do aún no es­tás com­pi­tien­do a me­nu­do.

—En la na­ta­ción tam­po­co lo pa­só de­ma­sia­do bien...

—Al ha­ber que­da­do tan re­tra­sa­do el año pa­sa­do en el Mun­dial, no po­día es­co­ger un pues­to pre­fe­ren­cial en el pon­tón. La ITU me ase­gu­ró, de to­dos mo­dos, que los dos ex­tre­mos es­ta­ban a la mis­ma dis­tan­cia de la pri­me­ra bo­ya, pe­ro qui­zás el la­do de­re­cho que eli­gie­ron la ma­yo­ría de los bue­nos na­da­do­res es­ta­ba más pro­te­gi­do por el di­que de abri­go y se po­día na­dar más rá­pi­do. Hi­ce una bue­na sa­li­da, pe­ro cuan­do al­can­cé el pri­mer vi­ra­je ya me di cuen­ta de que aca­ba­ría en­tre el pe­lo­tón, lo que su­po­ne un buen sa­co de gol­pes. Así que el res­to del tiem­po en el agua me de­di­qué a so­bre­vi­vir.

—¿La vic­to­ria le re­fuer­za para el ob­je­ti­vo que se ha mar­ca­do de ga­nar su sex­to Mun­dial?

—Es po­si­ti­vo, me in­di­ca que es­toy ha­cien­do las co­sas bien, pe­ro en reali­dad ha­ber ga­na­do en Abu Da­bi no cam­bia na­da. La tem­po­ra­da va a ser muy lar­ga y ha­brá mo­men­tos com­pli­ca­dos. Son nues­tros cin­co me­jo­res re­sul­ta­dos más el de la gran fi­nal. Es­to aca­ba de em­pe­zar. Lo más im­por­tan­te es que no lle­guen las le­sio­nes o que las que ven­gan no sean de gra­ve­dad.

JANOS SCH­MIDT ITU ME­DIA

El triatle­ta ga­lle­go vol­vió a en­con­trar­se con el ca­ri­ño del pú­bli­co en el cir­cui­to de Yas Ma­ri­na, don­de ga­nó la ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.