¿Por qué los par­ti­dos in­flan sus cen­sos?

La ci­fra de afi­lia­dos en Ga­li­cia y en Es­pa­ña que par­ti­ci­pa en las vo­ta­cio­nes in­ter­nas es ín­fi­ma res­pec­to a la mi­li­tan­cia de­cla­ra­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - GON­ZA­LO BAREÑO MA­DRID / LA VOZ

La de­ci­sión del PP de su­mar­se — tí­mi­da­men­te— al in­cre­men­to de la par­ti­ci­pa­ción de las ba­ses en la elec­ción de los car­gos y can­di­da­tos de los par­ti­dos ha pues­to de ma­ni­fies­to un pro­ble­ma que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la lle­va mu­chos años arras­tran­do: la enor­me des­pro­por­ción en­tre el cen­so de afi­lia­dos que de­cla­ran las fuer­zas po­lí­ti­cas y el nú­me­ro real de mi­li­tan­tes que pa­gan sus cuo­tas y par­ti­ci­pan de ma­ne­ra efec­ti­va en la vi­da in­ter­na de la for­ma­ción. Un pro­ble­ma que afec­ta de ma­ne­ra sin­gu­lar al PP, que con los ca­si 900.000 afi­lia­dos que de­cla­ra se con­vier­te en el ma­yor par­ti­do de Eu­ro­pa, pe­ro del que no es­ca­pan el res­to de fuer­zas.

En Ma­drid, por ejem­plo, el fu­tu­ro del PP re­gio­nal lo van a de­ci­dir ape­nas 11.000 per­so­nas, que son las que se han ins­cri­to para vo­tar en el con­gre­so del PP. Son so­lo el 11,5% de los ca­si 95.000 afi- lia­dos que los po­pu­la­res ase­gu­ran te­ner en esa Co­mu­ni­dad. Una ci­fra que has­ta la se­gu­ra ga­na­do­ra, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, con­si­de­ra ab­so­lu­ta­men­te hin­cha­da. Aún peor es el ca­so de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, don­de los ins­cri­tos para vo­tar son el 6 % de los su­pues­tos 150.000 afi­lia­dos que el PP tie­ne en esa au­to­no­mía. En to­tal, so­lo 8.600 per­so­nas de­ci­di­rán el nue­vo lí­der re­gio­nal. Asus­ta pen­sar lo fá­cil que se­ría ma­ni­pu­lar la vo­ta­ción en au­to­no­mías don­de la ci­fra de mi­li­tan­tes es mu­cho más ba­ja. En el País Vas­co, el PP de­cla­ra 5.634 afi­lia­dos. Y en Na­va­rra, 736. Si la des­pro­por­ción fue­ra si­mi­lar, el des­tino del par­ti­do es­ta­ría en ma­nos de unos cien­tos de mi­li­tan­tes.

A mu­cho me­nor es­ca­la, el pro­ble­ma afec­ta a otros par­ti­dos. Des­pués de una re­gu­la­ri­za­ción lle­va­da a ca­bo por Jo­sé Blan­co en el 2000, que re­du­jo la mi­li­tan­cia de 500.000 a 250.000, el PSOE de­cla­ra hoy cer­ca de 190.000 afi­lia­dos que pa­gan cuo­ta, pe­ro en las pri­ma­rias del 2014 so­lo vo­ta­ron 115.000. En Ga­li­cia, el in­fla­do del cen­so en al­gu­nas agru­pa­cio­nes del PS­deG en días pre­vios a las pri­ma­rias ha si­do de­nun­cia­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

De los cen­sos hin­cha­dos tam- po­co es­ca­pa Po­de­mos pe­se a que, en su ca­so, para ser con­si­de­ra­do ins­cri­to no ha­ce fal­ta pa­gar cuo­tas y bas­ta con re­gis­trar­se en In­ter­net. Po­de­mos de­cla­ra 456.000 ins­cri­tos, pe­ro en la úl­ti­ma asam­blea so­lo vo­ta­ron 155.257 per­so­nas, un 33,98 %. En la de­sig­na­ción de la lí­der de Po­de­mos en Ga­li­cia en el 2016 so­lo vo­ta­ron 3.225 per­so­nas, un 15,77 % del cen­so de­cla­ra­do. Y en su úl­ti­mo con­gre­so, Ciu­da­da­nos tu­vo que re­ba­jar a 23.000 el cen­so ofi­cial de 31.000 afi­lia­dos tras ad­mi­tir que un 26% no cum­plía los re­qui­si­tos. Al fi­nal, en el pro­ce­so en el que Ri­ve­ra fue re­ele­gi­do so­lo vo­ta­ron 7.000 per­so­nas.

Es­tas ci­fras son aún más es­can­da­lo­sas si se tie­ne en cuen­ta que, se­gún los re­gis­tros del IRPF de Ha­cien­da, en Es­pa­ña so­lo hay 95.186 ciu­da­da­nos que de­cla­ran pa­gar una cuo­ta a un par­ti­do po­lí­ti­co. Y eso que des­gra­va. ¿Y para qué po­dría ser­vir­les al PP y al res­to de fuer­zas te­ner un cen­so de mi­li­tan­tes hin­cha­do? Pues, en­te otras co­sas, para jus­ti­fi­car los des­pro­por­cio­na­dos in­gre­sos de­cla­ra­dos por cuo­tas de mi­li­tan­tes, que van ade­más en au­men­to ca­da año a pe­sar de la evi­den­te cri­sis de mi­li­tan­cia. Unos su­pues­tos in­gre­sos por cuo­tas que ser­vi­rían para blan­quear otros de pro­ce­den­cia más du­do­sa. Pe­ro esa ya es otra his­to­ria...

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CANICOBA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.