Ig­no­rar a la víc­ti­ma, pro­te­ger al ver­du­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ CAR­LOS CANEIRO

Fue un abrir y ce­rrar de ojos. Lo pu­bli­có La Voz de Ga­li­cia ha­ce un mes y a los po­cos mi­nu­tos ya es­ta­ban las te­le­vi­sio­nes y otros me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­tere­sán­do­se por el asun­to. Con­ta­ba La Voz que una mujer ma­yor, Gua­da­lu­pe, ha­bía si­do ata­ca­da re­pe­ti­da­men­te por unos ván­da­los. Son los mis­mos que tie­nen el cas­co vie­jo de Ve­rín pa­tas arri­ba an­te la desidia ab­so­lu­ta de las au­to­ri­da­des. Des­pués del car­na­val, más.

Los mis­mos que pin­tan las fa­cha­das, rom­pen el mo­bi­lia­rio ur­bano, des­tro­zan la es­cul­tu­ra del sím­bo­lo de Ve­rín (el ci­ga­rrón), lle­nan las ca­lles de cris­ta­les ro­tos, des­pier­tan con su en­sor­de­ce­dor al­bo­ro­to a los ve­ci­nos o ame­dren­tan a los vian­dan­tes. Es­to lo sa­bían las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les por­que ha­ce po­cas se­ma­nas se pre­sen­tó un es­cri­to de­man­dan­do ma­yor se­gu­ri­dad, cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, me­di­das que es­pan­ten a los que im­pu­ne­men­te han con­ver­ti­do una zo­na her­mo­sa en un cam­po de ba­ta­lla per­pe­tuo. No hi­cie­ron ni ca­so: la co­rrec­ción po­lí­ti­ca im­pi­de aco­sar al de­lin­cuen­te. Has­ta que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­ta­ron el ca­so de Gua­da­lu­pe y la si­tua­ción in­fa­me del cas­co vie­jo ve­ri­nés.

No es el úni­co lu­gar don­de su­ce­de es­to. La bu­lla o la tri­ful­ca se han apo­de­ra­do de mu­chas zo­nas de las ciu­da­des ga­lle­gas. Y no pa­sa na­da. La abu­lia de las au­to­ri­da­des es ve­ja­to­ria para los que su­fren es­tas atro­ci­da­des. Una ma­ña­na apa­re­ció la fa­cha­da de un edi­fi­cio com­ple­ta­men­te pin­ta­da y a aguan­tar, son los tiem­pos. Otra le des­tro­zan la na­riz al ci­ga­rrón, y a aguan­tar, son los tiem­pos. Otra rom­pen bo­te­llas con­tra una fa­cha­da, y a aguan­tar, son los tiem­pos. Otra de­te­rio­ran un por­tal por se­gun­da vez, voy a de­nun­ciar­lo a la Guar­dia Ci­vil, pa­go los des­per­fec­tos y a aguan­tar, son los tiem­pos.

Có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí. Có­mo es­ta­mos tan pro­te­gi­dos en al­gu­nos as­pec­tos, y en otros per­ma­ne­ce­mos al al­bur de las cir­cuns­tan­cias. Yo da­ré un mo­ti­vo: se per­pe­tran al­gu­nas bru­ta­li­da­des con to­tal im­pu­ni­dad. Mi Ve­rín, aun­que no es el úni­co lu­gar, se ha con­ver­ti­do en pas­to de los ener­gú­me­nos, des­ver­gon­za­dos y mal­he­cho­res. Son po­cos, se­gu­ra­men­te, pe­ro los su­fi­cien­tes para ate­mo­ri­zar al res­to. En el Car­na­val, las ca­lles ad­ya­cen­tes a la pla­za Ma­yor, a pe­sar de la ins­ta­la­ción de vá­te­res por­tá­ti­les, fue­ron las le­tri­nas pú­bli­cas y el dis­pen­sa­rio de to­do ti­po de sus­tan­cias. Es el Sal­va­je Oes­te, pe­ro el she­riff no apa­re­ce. El she­riff es­tá a otras co­sas. A las es­ta­dís­ti­cas, que cu­rio­sa­men­te ofre­cen da­tos tran­qui­li­za­do­res. Poca de­lin­cuen­cia, di­cen. Fal­so, di­go yo. Po­cas de­nun­cias, que no es lo mis­mo.

Y así se­gui­re­mos. Por­que vi­vi­mos en una so­cie­dad que pro­te­ge al de­lin­cuen­te has­ta la ex­te­nua­ción, no sea que te se­ña­len por plan­tar­les ca­ra, y se ig­no­ra a las víc­ti­mas. Es el mun­do im­per­fec­to que he­mos cons­trui­do en­tre to­dos. Es­ta­mos a tiem­po de rec­ti­fi­car. La pre­gun­ta es si la co­rrec­ción po­lí­ti­ca po­drá per­mi­tir­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.