Cuan­do Fran­cia es­tor­nu­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

Cuan­do Fran­cia es­tor­nu­da el mun­do se aca­ta­rra. Y no por­que su gran­deur, su cen­tra­li­dad y su po­der si­gan mar­can­do ten­den­cia —que ya no es así—, sino por­que Fran­cia, un país he­cho de en­car­ga y des­ti­na­do a ser ri­co, fe­liz, avan­za­do, aco­ge­dor, im­po­nen­te y her­mo­so, se ha cons­trui­do, ade­más, una his­to­ria po­lí­ti­ca glo­rio­sa, al alum­brar y ex­ten­der las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les, los de­re­chos fun­da­men­ta­les y to­das las li­ber­ta­des que hoy nos pa­re­cen na­tu­ra­les y con­sus­tan­cia­les al gé­ne­ro hu­mano. Por eso de­be­mos mi­rar­nos en el es­pe­jo de Fran­cia, para pre­gun­tar qué nos pa­sa y có­mo po­de­mos evitar los ba­rran­cos.

Cuan­do los es­pa­ño­les nos mi­ra­mos el om­bli­go, cae­mos en la ten­ta­ción de re­cu­rrir a los vie­jos fan­tas­mas que fun­da­men­tan nues­tras fal­sas y acom­ple­ja­das ex­pli­ca­cio­nes: siem­pre fui­mos ca­fres; los res­col­dos de la dic­ta­du­ra si­guen ca­lien­tes; Fe­li­pe II era ma­lo; los Re­yes Ca­tó­li­cos aso­ba­lla­ron la plu­ri­na­cio­na­li­dad del Es­ta­do; no com­pren­de­mos a los ca­ta­la­nes, y la Igle­sia ca­tó­li­ca nos arre­ba­tó la in­te­li­gen­cia y los es­ti­los de con­vi­ven­cia he­re­da­dos del is­lam. Y así, a ba­se de es­tu­pi­de­ces, so­mos ca­pa­ces de jus­ti­fi­car to­dos los lo­da­za­les en los que gra­tui­ta­men­te nos me­te­mos, sin ne­ce­si­dad de ha­blar de nues­tros erro­res y res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro cuan­do es­to pa­sa en Fran­cia, al dar por su­pues­to que allí son lis­tos, pa­cí­fi­cos, an­ti­im­pe­ria­lis­tas, plu­ri­na­cio­na­les y lai­cos, nos ve­mos obli­ga­dos a ad­mi­tir que al­go es­tá pa­san­do en el mun­do, y que me­jor se­rá re­fle­xio­nar con se­re­ni­dad an­tes de abra­zar ai­ra­da­men­te la re­vo­lu­ción po­pu­lis­ta.

Y en Fran­cia pa­sa que un so­cia­lis­mo en cri­sis, sin pro­yec­to y sin lí­de­res, ha­ce im­po­si­ble la al­ter­nan­cia. Que la de­re­cha, aco­sa­da por sus ma­las prác­ti­cas, es­tá sien­do ma­nia­ta­da por el fun­da­men­ta­lis­mo ju­di­cial, por pro­ce­sos he­chos a la car­ta —lo di­ce Fi­llon, no yo—, y por una opi­nión pú­bli­ca ba­nal y es­pec­ta­cu­la­ri­za­da que tra­ba­ja a des­ta­jo a fa­vor del po­pu­lis­mo. Que el po­der sin­di­cal y el pro­gre­sis­mo yu­pi de las cla­ses me­dias es­tán im­pi­dien­do la mo­der­ni­za­ción de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, que entran en abier­ta con­tra­dic­ción con la im­pa­ra­ble di­ná­mi­ca de glo­ba­li­za­ción de sus gran­des cor­po­ra­cio­nes in­dus­tria­les y fi­nan­cie­ras. Y que, mien­tras se lían en es­te enor­me gui­ri­gay, la se­ño­ra Le Pen pue­de can­tar bin­go, aun­que para ello ame­na­ce con ir­se de la UE y del eu­ro, ser­vir al glo­rio­so Le Trump, y re­po­ner la pu­re­za ra­cial y na­cio­nal de la ejem­plar y si­len­cia­da Re­pú­bli­ca de Vichy.

Por eso hay que ad­mi­tir que es­ta­mos ju­gan­do con fue­go, y que en to­das par­tes se ha per­di­do la orien­ta­ción de­mo­crá­ti­ca. La gen­te sue­ña con que, par­tien­do de la in­dig­na­ción co­lec­ti­va, se pue­de re­po­ner el pa­raí­so te­rre­nal de la so­be­ra­nía y la mo­ral na­cio­na­lis­ta. Y na­die se da cuen­ta de que, en me­dio de la vo­rá­gi­ne, el ar­cán­gel San Mi­guel es­tá en­cen­dien­do —otra vez— su te­rri­ble es­pa­da de fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.