So­bre ho­mes e mu­lle­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

A cien­cia ca­ta­lo­gou es­tes ca­sos co­mo «tras­tor­nos da iden­ti­da­de se­xual», pe­ro es­tu­dos re­cen­tes en di­ver­sos paí­ses ten­den a ex­cluír a tran­se­xua­li­da­de da pa­to­lo­xía, e po­ñen de ma­ni­fes­to que a an­gus­tia pro­du­ci­da po­lo re­xei­ta­men­to so­cial é mes­mo maior que a que lles pro­du­ce sen­tir­se alleos ao se­xo ao que bio­lo­xi­ca­men­te per­ten­cen.

Ese es­lo­gan do bus, que an­tes de en­ga­dir in­te­rro­gan­tes afir­ma­ba que os ne­nos te­ñen pe­ne e as ne­nas vul­va, non es­tá a pro­te­xer a nin­guén: es­tá a ata­car e fa­cen­do máis do­lo­ro­sa a vi­da duns ne­nos e ne­nas di­fe­ren­tes, e es­tá a pe­char o ce­re­bro a ou­tros que po­de­rían en­ten­der, por­que o seu ce­re­bro es­tá lim­po de pre­xuí­zos, que al­gun­has ne­nas te­ñen pe­ne e al­gúns ne­nos te­ñen vul­va. E esa comprensión con­ver­te­raos en per­soas máis sen­si­bles e res­pec­tuo­sas cos que son di­fe­ren­tes; é di­cir, fa­raos me­llo­res per­soas.

El pro­fe­sor es­ta­dou­ni­den­se Jo­seph Eu­ge­ne Sti­glitz, No­bel de Eco­no­mía en el 2001, sos­tie­ne «la iro­nía» de que los per­de­do­res de la glo­ba­li­za­ción du­ran­te los úl­ti­mos 25 años, que aho­ra aca­ban de vo­tar a Trump, se­rán las pri­me­ras víc­ti­mas de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de es­te. En tal sen­ti­do, se­ña­la que la re­duc­ción de im­pues­tos para los ri­cos au­men­ta­rá el dé­fi­cit, que se­rá fi­nan­cia­do por la en­tra­da de ca­pi­tal ex­tran­je­ro y, en con­se­cuen­cia, la for­ta­le­za del dó­lar pe­na­li­za­rá gra­ve­men­te a su in­dus­tria ex­por­ta­do­ra.

Sti­glitz es co­no­ci­do por su po­si­ción neo­key­ne­sia­na, crí­ti­ca con la glo­ba­li­za­ción, y por su en­fren­ta­mien­to in­te­lec­tual con los eco­no­mis­tas que él lla­ma «fun­da­men­ta­lis­tas del li­bre mer­ca­do». Su con­clu­sión es muy sim­ple: los per­de­do­res de la glo­ba­li­za­ción se­rán aho­ra los más de­cep­cio­na­dos, por­que el pro­yec­to pro­tec­cio­nis­ta de Trump los cas­ti­ga­rá (por más que el pre­si­den­te in­ten­te ma­qui­llar es­ta reali­dad con la sal­va­ción de «al­gu­nos cien­tos de pues­tos de tra­ba­jo» con­ven­cien­do a las fá­bri­cas de no des­lo­ca­li­zar, al­go que no bas­ta­rá para com­pen­sar los em­pleos per­di­dos). En es­te sen­ti­do, Sti­glitz in­vi­ta a Eu­ro­pa a re­sis­tir «la tram­pa po­pu­lis­ta» y apro­ve­char «la re­ti­ra­da de EE.UU. para re­es­cri­bir la ges­tión eco­nó­mi­ca mun­dial so­bre una ba­se más equi­li­bra­da».

Paul Krug­man, Pre­mio No­bel en el 2008 y columnista de The New York Ti­mes, es aún más crí­ti­co so­bre las ne­ga­ti­vas con­se­cuen­cias de una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de re­pre­sa­lias, por­que «en cuan­to EE.UU. de­ci­da que las nor­mas no ri­gen, el co­mer­cio mun­dial se con­ver­ti­rá en una ba­ta­lla cam­pal». Y es­to qui­zá no pro­vo­que una re­ce­sión mun­dial, pe­ro sí que cau­sa­rá «mucha per­tur­ba­ción». En­tre otras co­sas por­que una gue­rra co­mer­cial acor­ta­ría las «ca­de­nas de va­lor» trans­fron­te­ri­zas y da­ña­ría a mu­chas fá­bri­cas de EE.UU., las cua­les, co­mo ya su­ce­dió en el pa­sa­do, aca­ba­rían per­dien­do al dis­pa­rar­se el co­mer­cio mun­dial.

¿Bas­ta­rá to­do es­to para que Trump fre­ne su ac­tual be­li­ge­ran­cia eco­nó­mi­ca? Krug­man cree que no, y con­si­de­ra pro­ba­ble que se lle­gue a una gue­rra co­mer­cial. Un ho­ri­zon­te arries­ga­do. Pe­ro es­ta par­te aún es­tá sin es­cri­bir, por más que Trump fan­fa­rro­nee. Por­que no se­rá lo mis­mo ne­gar el pe­li­gro que ver­lo lle­gar.

JA­VIER BARBANCHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.