Cua­ren­ta años luz

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión -

No sor­pren­de que, se­gún la NA­SA, se ha­yan en­con­tra­do sie­te pla­ne­tas pa­re­ci­dos a la Tie­rra. En un uni­ver­so con mi­les de mi­llo­nes de ga­la­xias y ca­da una con mi­les de mi­llo­nes de es­tre­llas, pa­re­ce ló­gi­co que exis­tan sis­te­mas con pla­ne­tas gi­ran­do al­re­de­dor de una es­tre­lla, y que al­guno sea si­mi­lar a la Tie­rra y se en­cuen­tre a la dis­tan­cia ade­cua­da de la es­tre­lla al­re­de­dor de la cual or­bi­ta co­mo para te­ner agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie y, por lo tan­to, po­si­bi­li­dad de al­ber­gar vi­da.

A mí lo que me sor­pren­de es que sean sie­te los pla­ne­tas ro­co­sos des­cu­bier­tos y que or­bi­tan al­re­de­dor de una es­tre­lla enana y fría (al­re­de­dor del sol so­lo gi­ran cua­tro pla­ne­tas ro­co­sos). Tam­bién que sus ór­bi­tas se re­co­rran en tiem­pos tan pe­que­ños (en­tre 1,51 y 20 días), cuan­do, co­mo se sa­be, la de la Tie­rra es de 365 días.

Me sor­pren­de que exis­ta ins­tru­men­tal ade­cua­do para de­tec­tar es­tos cuer­pos ce­les­tes, ca­ren­tes de luz pro­pia co­mo to­dos los pla­ne­tas, y si­tua­dos a 40 años luz de dis­tan­cia. No hay vehícu­los que al­can­cen la ve­lo­ci­dad de la luz, por lo tan­to, no se po­drá ir a ver si hay vi­da en los pla­ne­tas re­cien­te­men­te des­cu­bier­tos y que or­bi­tan al­re­de­dor de la es­tre­lla Trap­pist I. La in­for­ma­ción se re­ci­be por me­dio de ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas que via­jan a la ve­lo­ci­dad de la luz. Aún así, las in­for­ma­cio­nes re­ci­bi­das son de 40 años an­tes. Es de­cir, des­de que sa­len has­ta que lle­gan a la Tie­rra han trans­cu­rri­do 40 años.

So pre­tex­to de pro­te­xer aos ne­nos dun su­pos­to en­gano, pa­seou­se por Ma­drid un au­to­bús que xe­rou un­ha po­lé­mi­ca que de­be­ría ser­vir po­lo me­nos para dei­xar dúas cou­sas cla­ras: que o de­rei­to á di­fe­ren­za é un de­rei­to irre­nun­cia­ble do ser hu­mano e que non se de­be uti­li­zar aos ne­nos co­mo pre­tex­to para na­da.

A tran­se­xua­li­da­de é un dos enig­mas máis ra­ros e in­quie­tan­tes da per­so­na­li­da­de hu­ma­na. O que de­fi­ne ao tran­se­xual é a fir­me con­vic­ción de per­ten­cer ao se­xo opos­to. A per­soa tran­se­xual es­tá con­ven­ci­da de que é un­ha mu­ller en­ce­rra­da no cor­po dun ho­me ou un ho­me en­ce­rra­do no cor­po dun­ha mu­ller, e por iso que­re cam­biar o seu cor­po, para adap­ta­lo a esa iden­ti­da­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.