Trump pi­de al Con­gre­so que in­ves­ti­gue si Oba­ma in­ter­vino su te­lé­fono

La pe­ti­ción del pre­si­den­te, sin apor­tar prue­bas, sor­pren­de has­ta en su pro­pio par­ti­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional -

Un día des­pués de que Do­nald Trump acu­sa­ra en Twit­ter a Ba­rack Oba­ma de ha­ber in­ter­ve­ni­do sus teléfonos an­tes de las elec­cio­nes de no­viem­bre, el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano dio un pa­so más y pi­dió al Con­gre­so que in­ves­ti­gue esas pre­sun­tas escuchas te­le­fó­ni­cas de las que di­ce ha­ber si­do víc­ti­ma. El man­da­ta­rio «so­li­ci­tó que, en el mar­co de sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la in­je­ren­cia ru­sa, las co­mi­sio­nes de In­te­li­gen­cia del Con­gre­so ejer­zan su au­to­ri­dad de su­per­vi­sión» para de­ter­mi­nar si el Go­bierno an­te­rior se «ex­tra­li­mi­tó» en el 2016, se­ña­ló el por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca Sean Spi­cer. El co­mu­ni­ca­do de es­te ca­li­fi­ca de «muy in­quie­tan­tes» los «in­for­mes», no es­pe­ci­fi­ca­dos, «de in­ves­ti­ga­cio­nes po­lí­ti­ca­men­te mo­ti­va­das jus­to an­tes de la elec­ción».

El pro­pio Trump ha­bía ca­li­fi­ca­do de te­rri­ble la ac­ti­tud que le atri­bu­ye a Oba­ma: «Cuán ba­jo ha caí­do el pre­si­den­te Oba­ma para pin­char mis teléfonos du­ran­te el muy sa­gra­do pro­ce­so elec­to­ral. Es­to es Ni­xon/Wa­ter­ga­te», es­cri­bió.

Des­de los de­mó­cra­tas, y tras las reac­cio­nes del por­ta­voz de Oba­ma, Ke­vin Le­wis —«ni el pre­si­den­te Oba­ma ni nin­gún fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca or­de­na­ron es­piar a nin­gún ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se— y del exasesor Ben Rho­des— «un pre­si­den­te no pue­de or­de­nar escuchas te­le­fó­ni­cas, esas res­tric­cio­nes se es­ta­ble­cie­ron para pro­te­ger a los ciu­da­da­nos de gen­te co­mo us­ted»— ayer fue el di­rec­tor na­cio­nal de In­te­li­gen­cia de Oba­ma, Ba­ta­lla cam­pal en Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia) en­tre par­ti­da­rios y de­trac­to­res de las po­lí­ti­cas de Trump.

Ja­mes Clap­per, quien sa­lió a de­fen­der­se: «No hu­bo tal ac­ti­vi­dad de es­pio­na­je con­tra el pre­si­den­te elec­to cuan­do era can­di­da­to ni con­tra su equi­po de cam­pa­ña». Clap­per ne­gó in­clu­so los ru­mo­res de al­gu­nos ana­lis­tas so­bre la po­si­bi­li­dad de que Oba­ma hu­bie­ra or­de­na­do el pin­cha­zo tras re­ci­bir la apro­ba­ción de un tri­bu­nal ba­sán­do­se en la doc­tri­na FISA (Ac­ta Ju­di­cial para la Vi­gi­lan­cia de In­te­li­gen­cia Ex­tran­je­ra).

La de­nun­cia de Trump con­tra Oba­ma sor­pren­dió en Was­hing­ton in­clu­so a los re­pu­bli­ca­nos, per­ple­jos an­te es­tas gra­ves acu­sa­cio­nes lan­za­das por el pre­si­den­te con­tra su pre­de­ce­sor sin pre­sen­tar nin­gún ti­po de prue­bas. El se­na­dor re­pu­bli­cano Mar­co Ru­bio

di­jo que ig­no­ra el ori­gen de las acu­sa­cio­nes de Trump con­tra Oba­ma, pe­ro se­ña­ló que el Se­na­do de­be­ría in­ves­ti­gar­lo has­ta el fon­do: «To­do el mun­do ne­ce­si­ta res­pi­rar hon­do y cal­mar­se».

En reali­dad, con su pe­ti­ción al Con­gre­so, Trump es­ta­ble­ce una re­la­ción en­tre sus de­nun­cias de que fue es­pia­do por Oba­ma y el es­cán­da­lo de los con­tac­tos de sus co­la­bo­ra­do­res con al­tos fun­cio­na­rios ru­sos. De mo­men­to, tres co­mi­sio­nes del Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes abrie­ron ya in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la in­je­ren­cia de Ru­sia en la cam­pa­ña para fa­vo­re­cer la vic­to­ria del re­pu­bli­cano fren­te a Hi­llary Clin­ton. La Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma ha­bía acu­sa­do a Ru­sia de es­tar

de­trás del pi­ra­teo de los co­rreos de co­la­bo­ra­do­res de Clin­ton y apro­bó san­cio­nes con­tra Mos­cú en di­ciem­bre.

Ade­más, los múl­ti­ples con­tac­tos en­tre ase­so­res del re­pu­bli­cano y di­plo­má­ti­cos ru­sos du­ran­te la cam­pa­ña y des­pués de las elec­cio­nes au­men­tan las sos­pe­chas de un pac­to. El ase­sor de Trump para la se­gu­ri­dad na­cio­nal, Mi­chael Flynn, tu­vo que di­mi­tir el 13 de fe­bre­ro. Y la se­ma­na pa­sa­da fue el ti­tu­lar de Jus­ti­cia, Jeff Ses­sions, quien de­bió ex­pli­car sus con­ver­sa­cio­nes con el em­ba­ja­dor ru­so en Was­hing­ton.

Para la opo­si­ción de­mó­cra­ta, las acu­sa­cio­nes de Trump bus­can des­viar la aten­ción so­bre los con­tac­tos de su equi­po con los ru­sos. El ex pri­mer mi­nis­tro la­bo­ris­ta bri­tá­ni­co Tony Blair ne­gó ayer ha­ber­se ofre­ci­do al pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump para con­ver­tir­se en su consejero es­pe­cial para Orien­te Me­dio, co­mo pu­bli­có el pe­rió­di­co bri­tá­ni­co The Mail on Sun­day. Fue un por­ta­voz de Blair quien des­min­tió la in­for­ma­ción se­gún la cual en una reunión man­te­ni­da la se­ma­na pa­sa­da en la Ca­sa Blan­ca, el po­lí­ti­co bri­tá­ni­co ofre­ció sus ser­vi­cios al yerno de Trump, Ja­red Kush­ner. El mis­mo por­ta­voz ha­bló de «in­ven­ción» y ase­gu­ró con ro­tun­di­dad que «Blair no se ha ofre­ci­do a ser el en­via­do del pre­si­den­te para Orien­te Me­dio». Es más, re­mar­có que «tam­po­co ha ha­bi­do con­ver­sa­cio­nes so­bre ese su­pues­to pues­to o so­bre nin­gún otro pues­to de tra­ba­jo para el nue­vo pre­si­den­te».

Blair, quien tras de­jar el Go­bierno bri­tá­ni­co en el 2007 pa­só a ser el en­via­do del Cuar­te­to de Ma­drid —for­ma­do por la Unión Eu­ro­pea, Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia y la ONU— para Orien­te Me­dio, de­jó el pues­to en el 2015. Ese nom­bra­mien­to para me­diar en el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí no es­tu­vo exen­to de crí­ti­cas en el Reino Uni­do, pues el ex­lí­der la­bo­ris­ta par­ti­ci­pó de la alian­za con el en­ton­ces pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge W. Bush para la in­va­sión de Irak en el 2003 sin au­to­ri­za­ción ex­pre­sa de las Na­cio­nes Uni­das.

Su por­ta­voz en­fa­ti­zó ayer que Blair «ha es­ta­do tra­ba­jan­do en el pro­ce­so de paz [pa­les­tino-is­rae­lí] du­ran­te diez años y si­gue ha­cién­do­lo. Lo ha­ce a tí­tu­lo pri­va­do y con­ti­nua­rá ha­cién­do­lo de es­ta ma­ne­ra. Pun­to fi­nal».

Blair des­mien­te ha­ber­se ofre­ci­do para ser en­via­do de Es­ta­dos Uni­dos en Orien­te Me­dio

S. LAM REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.