Er­do­gan ca­li­fi­ca a Ale­ma­nia de «na­zi» por prohi­bir mí­ti­nes a fa­vor del re­fe­ren­do tur­co

El pre­si­den­te en­cien­de los áni­mos y avi­sa a Mer­kel: «Si no me de­jáis en­trar, ha­ré un le­van­ta­mien­to»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PA­TRI­CIA BAELO

«Ale­ma­nia se ha sa­li­do del ca­mino de la de­mo­cra­cia. Sus prác­ti­cas ac­tua­les son in­clu­so com­pa­ra­bles con las del ré­gi­men na­zi». Con es­tas pa­la­bras, el pre­si­den­te tur­co re­abría ayer la he­ri­da más pro­fun­da de la pri­me­ra po­ten­cia eu­ro­pea, in­dig­na­do des­pués de que va­rias lo­ca­li­da­des ale­ma­nas prohi­bie­ran es­ta se­ma­na la ce­le­bra­ción de mí­ti­nes a fa­vor del sí en el re­fe­ren­do cons­ti­tu­cio­nal del pró­xi­mo 16 de abril. «Si quie­ro, voy ma­ña­na mis­mo. Y si no me de­jáis en­trar o in­ter­ve­nir, pro­ta­go­ni­za­ré un le­van­ta­mien­to», ame­na­zó Re­cep Tay­yip Er­do­gan, de­jan­do en el ai­re si lle­ga­rá o no a tras­la­dar­se en per­so­na has­ta Ale­ma­nia, don­de re­si­den cer­ca de 1,4 mi­llo­nes de tur­cos que tie­nen de­re­cho a par­ti­ci­par en la con­sul­ta po­pu­lar que as­pi­ra a trans­for­mar Tur­quía en un sis­te­ma pre­si­den­cia­lis­ta.

Mien­tras, y pe­se a ha­ber­le can­ce­la­do dos in­ter­ven­cio­nes pre­vis­tas para el pa­sa­do fin de se­ma­na, su mi­nis­tro de Eco­no­mía, Nihat Zey­bek­ci, se pre­sen­tó ayer en un con­cier­to que tu­vo lu­gar en Le­ver­ku­sen y, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, acu­dió a ha­cer cam­pa­ña a un ho­tel de Co­lo­nia. Dos even­tos que, al ser pri­va­dos, las au­to­ri­da­des no po­dían evitar.

Ar­tícu­lo con­ci­lia­dor

«Tal vez en es­tos días, cuan­do lo que nos se­pa­ra pa­re­ce im­po­ner­se, re­sul­ta di­fí­cil des­ta­car lo que nos une. Pe­ro no de­be­mos de­jar que se da­ñe el fun­da­men­to de la amis­tad en­tre nues­tros dos paí­ses», es­cri­bía ayer en un ar­tícu­lo en el dia­rio Bild el mi­nis­tro ale­mán de Exteriores, tra­tan­do de cal­mar los áni­mos tres días an­tes de la reunión con su par tur­co. Cons­cien­te de que Ber­lín ne­ce­si­ta a An­ka­ra para fre­nar el flu­jo de re­fu­gia­dos que lle­gan al con­ti­nen­te, Sig­mar Ga­briel, pi­dió man­te­ner abier­to el diá­lo­go. Eso a pe­sar de que en los úl­ti­mos días el Eje­cu­ti­vo tur­co ha acu­sa­do al ale­mán de pro­te­ger a te­rro­ris­tas, de com­por­tar­se de un mo­do fas­cis­ta y has­ta de en­viar agen­tes, co­mo el corresponsal de Die Welt De­niz Yü­cel, que lle­va ca­si tres se­ma­nas de­te­ni­do en Es­tam­bul.

Go­bier­nos de paí­ses ve­ci­nos con im­por­tan­tes co­mu­ni­da­des tur­cas, co­mo Ho­lan­da y Aus­tria, han si­do ex­plí­ci­tos a la ho­ra de re­cha­zar la or­ga­ni­za­ción de mí­ti­nes en su te­rri­to­rio. Es más, en una en­tre­vis­ta con el Welt am Sonn­tag, el mi­nis­tro aus­tría­co de Exteriores, Ch­ris­tian Kern, vol­vió a exi­gir que se in­te­rrum­pan las ne­go­cia­cio­nes para la en­tra­da de Tur­quía en la UE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.