La pa­ra­do­ja de la BBC

La go­lea­da al Ei­bar re­abre el de­ba­te so­bre la ti­ra­nía del tri­den­te del Real Ma­drid

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ÓS­CAR BELLOT

El Real Ma­drid ha com­ple­ta­do sus dos me­jo­res par­ti­dos de la tem­po­ra­da des­po­ja­do del tri­den­te ofen­si­vo que des­de ha­ce cua­tro años cons­ti­tu­ye su ima­gen de mar­ca más po­de­ro­sa. Fren­te al Se­vi­lla, a co­mien­zos de enero en la ida de oc­ta­vos de fi­nal de la Co­pa del Rey, y an­te el Ei­bar, don­de abor­tó a ba­se de go­les y vir­tuo­sis­mo el co­na­to de cri­sis.

Huér­fano del trío que aca­pa­ra to­dos los fo­cos cuan­do es­tá so­bre el cés­ped, el con­jun­to de Zi­da­ne mos­tró en am­bos cho­ques su fa­ce­ta más so­li­da­ria, con una pro­xi­mi­dad en­tre las lí­neas que se res­que­bra­ja cuan­do se jun­tan Ben­ze­ma, Cris­tiano y Ba­le, re­mi­sos a co­la­bo­rar en ta­reas de­fen­si­vas.

El equi­po blan­co se am­pa­ró en el jue­go co­ral. De ese es­pí­ri­tu co­mu­ni­ta­rio se con­ta­gió in­clu­so un Ben­ze­ma que fren­te al Ei­bar se fa­jó co­mo nun­ca. Su ac­tua­ción, fir­man­do dos tan­tos, asis­tien­do en otro e ini­cian­do la con­tra que desem­bo­có en el cuar­to, si­len­cia­rá por un tiem­po los dar­dos a un arie­te que so­lo ha­bía bri­lla­do en los úl­ti­mos me­ses en Cham­pions y en el Mun­dial de Clu­bes.

El fran­cés se be­ne­fi­ció de la au­sen­cia de Cris­tiano Ro­nal­do en Ipu­rua. La mu­ta­ción ex­pe­ri­men­ta­da en la po­si­ción del lu­so en los úl­ti­mos me­ses an­te su pér­di­da de ex­plo­si­vi­dad le ha lle­va­do a coha­bi­tar con Ben­ze­ma en el área, una con­vi­ven­cia que a ve­ces ha de­ri­va­do en res­ta. El fran­cés se ha re­sen­ti­do por la ins­ta­la­ción en sus do­mi­nios del por­tu­gués, ba­jan­do sus re­gis­tros go­lea­do­res. Fren­te al Ei­bar, Ben­ze­ma fue el amo y se­ñor del área que cus­to­dia­ba Yoel y re­cu­pe­ró la son­ri­sa en el que su­pu­so su par­ti­do ofi­cial nú­me­ro 350 des­de que vis­te la ca­mi­se­ta blan­ca.

Sin Cris­tiano Ro­nal­do ca­re­ce el Real Ma­drid de su ase­sino más le­tal, el que acu­mu­la 25 go­les es­ta tem­po­ra­da, 18 de ellos en Li­ga. Pe­ro, cu­rio­sa­men­te, el equi- El Ma­drid go­leó al Ei­bar sin Cris­tiano ni Ba­le y con el me­jor Ben­ze­ma de la tem­po­ra­da.

po no se ha re­sen­ti­do de sus au­sen­cias. El por­tu­gués se ha per­di­do diez par­ti­dos es­te cur­so, con un ba­lan­ce de nue­ve vic­to­rias y un em­pa­te para el cua­dro de Zi­da­ne. En esa de­ce­na de en­cuen­tros, el Real Ma­drid ha mar­ca­do 34 tan­tos (3,4 por cho­que), fren­te a los 83 de los 31 en los que sí ha es­ta­do pre­sen­te (2,67 de me­dia). Sin él, los blan­cos han en­ca­ja­do on­ce tan­tos (1,1 por due­lo) y con él han vis­to per­fo­ra­da su me­ta en 39 oca­sio­nes (1,25).

La in­ter­mi­ten­cia de Ba­le a cau­sa de sus le­sio­nes ha for­za­do al Real Ma­drid a acos­tum­brar­se a

vi­vir sin su con­cur­so. Au­tor de nue­ve go­les en los 20 en­cuen­tros que ha dispu­tado es­ta cam­pa­ña, el ga­lés se per­dió el Mun­dial de Clu­bes, don­de Lu­cas Váz­quez cu­brió su ba­ja para eri­gir­se en uno de los ju­ga­do­res más des­ta­ca­dos del tor­neo. Con el ga­lle­go, el con­jun­to de Zi­da­ne ga­na equi­li­brio, ca­paz el de Cur­tis de echar una mano al cen­tro del cam­po y de guar­dar­le las es­pal­das al la­te­ral.

El po­bla­mien­to del me­dio­cam­po es, en reali­dad, la cla­ve de bó­ve­da que ex­pli­ca los dos par­ti­dos más aplau­di­dos del Real Ma­drid es­ta cam­pa­ña. Cin­co cen­tro­cam­pis­tas

an­te el Se­vi­lla —Ca­se­mi­ro, Mo­dric, Kroos, Ja­mes y Mar­co Asen­sio— y otros cin­co fren­te al Ei­bar —Ca­se­mi­ro, Mo­dric, Ja­mes, Lu­cas Váz­quez y Mar­co Asen­sio—, que per­mi­tie­ron ma­nia­tar al ad­ver­sa­rio a la vez que lan­za­ban el ata­que. Al­go que tam­bién se dio en otro en­cuen­tro no­ta­ble de los ma­dri­dis­tas, el que dispu­taron fren­te al Atlé­ti­co en el Cal­de­rón. Fal­tó an­te los ro­ji­blan­cos Ben­ze­ma, lo que per­mi­tió dis­po­ner a Cris­tiano co­mo úni­co re­fe­ren­te, con Lu­cas Váz­quez, Ba­le e Is­co sumándose a Mo­dric y Ko­va­cic en la me­du­lar. Otro ejem­plo más de los be­ne­fi­cios de de­jar de con­si­de­rar in­ne­go­cia­ble la BBC, al­go que a Zi­da­ne ha­ce unos me­ses le pa­re­cía anate­ma pe­ro que ya no afir­ma con tan­ta ro­tun­di­dad. 4-3-3 o 4-2-3-1; o lo que es lo mis­mo: BBC sí o BBC no. El de­ba­te, una vez más, es­tá abier­to.

El con­jun­to blan­co fir­mó sus dos me­jo­res par­ti­dos con cin­co cen­tro­cam­pis­tas Pe­se a los 25 go­les de Ro­nal­do, su equi­po ape­nas se ha re­sen­ti­do de sus au­sen­cias

JA­VIER ETXEZARRETA EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.