Un pa­la­cio para un fu­tu­ro pro­me­te­dor

El Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to de Ma­drid y su re­si­den­cia, la Joa­quín Blu­me, aco­gen los sue­ños de die­ce­sie­te de­por­tis­tas ga­lle­gos que se le­van­tan ca­da jor­na­da pen­san­do en se­guir su­perán­do­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - ÁL­VA­RO ALON­SO

Ca­da uno con su de­por­te, con su pro­pio mo­men­to de ma­du­rez, con su sue­ño. Son die­ci­sie­te pie­zas de un gran puz­le, el del fu­tu­ro del de­por­te es­pa­ñol, aun­que la ma­yo­ría son pre­sen­te, que ha­bi­ta en la re­si­den­cia Joa­quín Blu­me de Ma­drid. Allí Ga­li­cia cuen­ta con su pro­pia ex­pe­di­ción, com­pues­ta por nue­ve hom­bres y ocho mu­je­res. El más pe­que­ño tie­ne 17 años, el ma­yor, 27. Allí, in­te­gra­dos en el Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR), bus­can su­bir un es­ca­lón ca­da jor­na­da en at­leti­smo, bád­min­ton, hal­te­ro­fi­lia, yu­do, na­ta­ción, tae­kuon­do y triatlón. Y para ello cuen­tan con to­do ti­po de fa­ci­li­da­des.

«Es­to es co­mo un pa­la­cio», ase­gu­ra Adrián Ben, que aho­ra evi­ta ha­cer 100 ki­ló­me­tros dos días a la se­ma­na en­tre Vi­vei­ro y Lugo. Lle­gó ha­ce seis me­ses jun­to a Mi­guel Gon­zá­lez y Ta­ri­ku No­va­les —es­te en ré­gi­men ex­terno—, con los que for­ma un trío pro­me­te­dor de me­dio­fon­dis­tas. «Gra­cias a mi tra­ba­jo en Ga­li­cia soy el atle­ta que soy, pe­ro el sal­to de ca­li­dad en la ru­ti­na ha si­do enor­me en Ma­drid», aña­de. Su es­ca­sa ex­pe­rien­cia en el cen­tro con­tras­ta con los más de sie­te años, des­de que te­nía 15, que lle­va la hal­te­ró­fi­la co­ru­ñe­sa Ire­ne Mar­tí­nez. «Es mi se­gun­da ca­sa. Te­ne­mos nues­tra pro­pia ha­bi­ta­ción, nos la lim­pian y nos ha­cen la co­mi­da. So­lo nos preo­cu­pa­mos de en­tre­nar», sub­ra­ya. En el gim­na­sio se en­tre­na con la tam­bién co­ru­ñe­sa Noe­lia Gar­cía y otros 16 com­pa­ñe­ros. «Aun­que a ve­ces se que­da un po­co pe­que­ño, se es­tá bien», co­men­ta, a la par que des­ve­la que le en­can­ta­ría vol­ver a Ga­li­cia. «Pe­ro cuan­do me re­ti­re», ma­ti­za.

El gru­po de in­ter­nos más am­plio lo for­man los triatle­tas. So­bre to­do, ellas: la pon­te­ve­dre­sa Car­men Gó­mez, la na­ro­ne­sa Sa­ra Gue­rre­ro y la fe­rro­la­na Inés San­tia­go, que son co­mo uña y car­ne, en un pó­ker que com­ple­ta el san­tia­gués An­drés Cen­dán. «So­mos to­dos de la mis­ma edad, del mis­mo ni­vel y, ade­más, el año pa­sa­do tu­vi­mos bue­nos re­sul­ta­dos», re­sal­ta Inés. Las tres en­tra­ron en sep­tiem­bre del 2015. En cuan­to a la vi­da en la re­si­den­cia, ase­gu­ra que «hay más gen- te de la que pa­re­ce», por la am­pli­tud. A la ho­ra de la co­mi­da, ellas mis­mas se ha­cen el me­nú con el bu­fé del que dis­po­nen. «No es de la ca­li­dad de la de mi ma­dre, pe­ro hay mucha va­rie­dad, y a mí me gus­ta co­mer de to­do», se­ña­la. Aun­que dis­po­nen de una ca­fe­te­ría, un bi­llar o una me­sa de air hockey, el gru­po de ami­gos, al que se aña­den triatle­tas de to­da Es­pa­ña, op­ta ca­si siem­pre por sa­lir de allí: «Nos en­can­ta la ciu­dad. Los jue­ves y los sá­ba­dos por la tar­de, cuan­do so­le­mos des­can­sar, va­mos de com­pras y a ce­nar».

El cen­tro aco­ge tam­bién de­por­tis­tas de ma­yor edad, co­mo es el ca­so del yu­do­ca co­ru­ñés Ale­jan­dro San­mar­tín, aho­ra en la ca­te­go­ría de -100 kg. En­tre­na en un mó­du­lo del re­cin­to jun­to a unos com­pa­ñe­ros a los que cual­quier fin de se­ma­na se en­fren­ta en las com­pe­ti­cio­nes. Es­te fac­tor es el pan de ca­da día para los de­por­tis­tas del CAR y lo que les ha­ce

se­guir ele­van­do su ni­vel. «Las ins­ta­la­cio­nes son per­fec­tas, con un ta­ta­mi enor­me y una sa­la de pe­sas», va­lo­ra. Igual de a gus­to es­tán los dos tae­kuon­dis­tas: el ma­ri­nen­se Pa­blo Fer­nán­dez Ei­ras, allí des­de ha­ce un año, y el ri­bei­ren­se Ma­nuel Pa­ra­da, ex­terno des­de ha­ce dos. «Me gus­ta­ría es­tar en ré­gi­men in­terno, por­que su­pon­dría po­ner el de­por­te

co­mo prio­ri­dad», ex­pli­ca Ma­nu, que aho­ra in­ten­ta com­pen­sar­lo al cin­cuen­ta por cien­to con los es­tu­dios.

Por su par­te, Pa­blo ahon­da en la «gran me­jo­ría» que ha per­ci­bi­do des­de que se mu­dó: «En el tae­kuon­do es im­por­tan­te te­ner un gru­po fuer­te, con in­ten­si­dad, y de­di­car­le mu­chas ho­ras». En la re­si­den­cia les dan «to­do prác­ti­ca­men­te

he­cho». «De es­tos do­ce me­ses sa­co ca­si to­do en po­si­ti­vo», con­clu­ye el ma­ri­nen­se.

Com­ple­tan la ter­na de ga­lle­gos dos na­da­do­ras: la pon­te­ve­dre­sa Bea Gó­mez y la ri­bei­ren­se Ma­ría Vi­las, el ju­ga­dor de bád­min­ton ou­ren­sano Mi­guel Bar­ba­do (17 años), la atle­ta ni­gra­ne­sa Án­ge­la Gon­zá­lez y el yu­do­ca co­ru­ñés Al­ber­to Gai­te­ro.

Noe­lia Gar­cía: «Es mi se­gun­da ca­sa, so­lo nos preo­cu­pa­mos de en­tre­nar»

FO­TOS: BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Tre­ce de los 17 de­por­tis­tas ga­lle­gos po­san de­lan­te de la re­si­den­cia Joa­quín Blu­me.

El atle­ta de A Ma­ri­ña lu­cen­se Adrián Ben se re­la­ja en la me­sa de bi­llar.

Las triatle­tas Inés San­tia­go y Car­men Gó­mez por los pa­si­llos de la Blu­me; a la de­re­cha, en la ca­fe­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.