Ali­vio de atu­ne­ros es­pa­ño­les al re­ti­rar la UE la tar­je­ta ama­ri­lla a Cu­ra­zao

Bru­se­las en­sal­zó los pro­gre­sos de la is­la ca­ri­be­ña en la lu­cha con­tra la pes­ca ile­gal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Marítima - E. ABUÍN

Har­ta de las que­jas de su flo­ta por la com­pe­ten­cia des­leal que su­po­nía ser la úni­ca en te­ner que ob­ser­var un sin­fín de nor­mas para de­mos­trar la le­ga­li­dad de su pes­ca mien­tras los de­más ac­tua­ban con ca­si to­tal im­pu­ni­dad, la Co­mi­sión Eu­ro­pea ins­tau­ró un sis­te­ma para tra­tar de que to­dos ope­ra­sen en un te­rreno más igua­li­ta­rio. Ame­na­zó con ce­rrar su mer­ca­do al pro­duc­to pes­que­ro cap­tu­ra­do por to­do aquel bar­co con pa­be­llón de cual­quier Es­ta­do que no en­du­re­cie­se las me­di­das para des­alen­tar la pes­ca IUU (ile­gal, no re­gu­la­da y no do­cu­men­ta­da, por sus si­glas en in­glés). Para ello, ins­tau­ró un sis­te­ma de ad­ver­ten­cias gra­dual, con una pri­me­ra tar­je­ta ama­ri­lla, que con­mi­na al país a adop­tar me­di­das le­ga­les y efectivas para im­pe­dir la en­tra­da de pro­duc­to pro­ce­den­te de la ac­ti­vi­dad ile­gal, y una se­gun­da ro­ja que cie­rra las puer­tas mer­can­ti­les si no se mo­di­fi­can las con­di­cio­nes.

Cu­ra­zao y las is­las Salomón fue­ron dos de los paí­ses que han vis­to de­lan­te la tar­je­ta ama­ri­lla de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Y el te­mor a per­der el ape­ti­to­so mer­ca­do co­mu­ni­ta­rio hi­zo que en se­gui­da se pu­sie­sen ma­nos a la obra para po­ner en pie un sis­te­ma de con­trol efec­ti­vo y en­du­re­cer la legislación al res­pec­to. Los pro­gre­sos de am­bos Es­ta­dos han si­do de gran ca­la­do. Tan­to, que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ad­mi­tió que los avan­ces para ata­jar el pro-

ble­ma de la pes­ca ile­gal han si­do «sig­ni­fi­ca­ti­vos». Y que las me­di­das adop­ta­das para evitar el ve­to a sus ex­por­ta­cio­nes de pes­ca al mer­ca­do eu­ro­peo eran «su­fi­cien­tes». To­tal, que ha de­ci­di­do re­ti­rar la tar­je­ta ama­ri­lla tan­to a Cu­ra­zao co­mo a Salomón.

Cie­rre de fron­te­ras

Una me­di­da que ha cau­sa­do gran re­go­ci­jo, y de pa­so ali­vio, en la flo­ta atu­ne­ra es­pa­ño­la, pues allí fae­nan em­bar­ca­cio­nes de su ca­pi­tal, aun­que con ban­de­ra de esos paí­ses que, de ma­te­ria­li­zar­se la ame­na­za del cie­rre de fron­te­ras, ve­rían ve­ta­da la en­tra­da de su mer­can­cía en la UE.

En el pro­ce­so de re­vi­sión, el Eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio ha cons­ta­ta­do que sus mar­cos jurídicos y ad­mi­nis­tra­ti­vos cum­plen ya los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les para ata­jar de for­ma efec­ti­va la pes­ca ile­gal. «Es una bue­na no­ti­cia para las is­las Cu­ra­zao y Salomón, y son bue­nas no­ti­cias para la pes­ca sos­te­ni­ble en to­do el mun­do», ase­gu­ró el co­mi­sa­rio de Pes­ca, Kar­me­nu Ve­lla, que ha de­ja­do cla­ro que to­dos los paí­ses en el mun­do «tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad compartida» de ata­jar la pes­ca ile­gal y man­te­ner los océa­nos «sa­lu­da­bles».

La pes­ca ile­gal mue­ve al­re­de­dor de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros

al año y re­pre­sen­ta has­ta el 15 % de las cap­tu­ras to­ta­les a ni­vel mun­dial, se­gún la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que re­cuer­da, ade­más, que la UE es el prin­ci­pal im­por­ta­dor de pro­duc­tos pes­que­ros de to­do el mun­do.

Bru­se­las sue­le otor­gar un pla­zo de seis me­ses a aque­llos paí­ses a los que sa­ca la tar­je­ta ama­ri­lla para que pon­gan en mar­cha un plan con me­di­das co­rrec­ti­va para ata­jar el pro­ble­ma de la pes­ca ile­gal. Si com­prue­ba que la si­tua­ción no me­jo­ra en ese pe­río­do, la Unión Eu­ro­pea pue­de lle­gar a prohi­bir las im­por­ta­cio­nes de sus pro­duc­tos pes­que­ros al mer­ca­do eu­ro­peo.

C. QUEIJEIRO

De ha­ber ob­te­ni­do la tar­je­ta ro­ja, la flo­ta de Cu­ra­zao ten­dría ve­da­das las des­car­gas en Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.