Una no­ve­la pós­tu­ma re­cu­pe­ra­da para reivin­di­car a Ju­lien Gracq

Noc­tur­na ha edi­ta­do «Las tie­rras del oca­so», ade­más de otras dos obras del au­tor ga­lo: «El rey Cop­he­tua» y «La pe­nín­su­la»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - HÉC­TOR J. POR­TO NOC­TUR­NA EDI­CIO­NES/LIBRAIRIE JO­SÉ COR­TI

Fue el úl­ti­mo ves­ti­gio del su­rrea­lis­mo li­de­ra­do por Bre­ton, aun­que a él in­clu­so an­tes de su ma­du­rez li­te­ra­ria ya le que­da­ban le­jos aque­llas que­ren­cias. No­ve­lis­ta, poe­ta, en­sa­yis­ta, dra­ma­tur­go y crí­ti­co, Ju­lien Gracq (Saint-Flo­rent-le-Vieil, 1910-An­gers, 2007) era en ver­dad un es­pí­ri­tu li­bre, un hom­bre in­de­pen­dien­te, bri­llan­te pe­ro dis­cre­to y que ape­nas rom­pió ese ce­lo­so mi­mo de su in­ti­mi­dad cuan­do en 1951 re­cha­zó el pre­mio Gon­court que le ha­bían con­ce­di­do por una de sus obras maes­tras, El mar de las Sir­tes, en la que la de­ca­den­cia de Oc­ci­den­te es el gran tema sub­ya­cen­te. Louis Poi­rier —que es­te era su nom­bre real y que se re­bau­ti­zó co­mo do­ble ho­me­na­je al per­so­na­je stend­ha­liano Ju­lien So­rel y a los Gra­cos, Ti­be­rio Sem­pro­nio y Ca­yo— tam­bién rehu­só su de­sig­na­ción co­mo miem­bro de la so­lem­ne Aca­de­mia Fran­ce­sa (no en vano fue fun­da­da en 1635 por el car­de­nal Ri­che­lieu), por­que, mo­ral­men­te, le pa­re­cía un abu­so de po­der inacep­ta­ble.

Lo que él que­ría era leer y es­cri­bir (y si aca­so ju­gar al aje­drez) en su ca­sa de Saint-Flo­rent-le-Vieil, que per­te­ne­ció a su abue­lo, y pa­sear a ori­llas del Èvre, afluen­te del Loi­ra, un amor re­fle­xi­vo, con­tem­pla­ti­vo, ini­ciá­ti­co que na­rró en­so­ña­do­ra­men­te en Las aguas es­tre­chas (1976; Ár­do­ra, 2002). «Ca­si to­dos los ri­tua­les de ini­cia­ción, por mo­des­to que sea su ob­je­ti­vo, con­lle­van —ar­güía— fran­quear un pa­si­llo os­cu­ro, y hay en el pa­seo del Èvre un mo­men­to in­gra­to don­de se di­si­pa la aten­ción y la mi­ra­da se tor­na más dis­traí­da. El río se es­tre­cha y se ca­li­bra, las plan­tas acuá­ti­cas e in­clu­so los jun­cos de las ori­llas des­apa­re­cen un mo­men­to».

Gracq se ha­lla­ba más có­mo­do en­tre «las raí­ces suel­tas de los sau­ces y los fres­nos des­mo­cha­dos» que en los sa­lo­nes li­te­ra­rios de Pa­rís. A la fa­ma de ermitaño de su úl­ti­ma épo­ca —rehuía en­tre­vis­tas y apa­ri­cio­nes en pú­bli­co—, su­ma­ba la de per­so­na de prin­ci­pios y ami­go leal. Es más, en 1938 pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la, En el cas­ti­llo de Ar­gol —tras la ne­ga­ti­va de Ga­lli­mard, la mis­ma ca­sa que lo fue a bus­car para en 1989 co­lo­car­lo en­tre los es­ca­sos au­to­res con­tem­po­rá­neos in­clui­dos en la Bi­bliot­hé­que de la Pléia­de—, de la mano del editor y li­bre­ro Jo­sé Cor­ti, y con él per­ma­ne­ció to­da su vi­da, in­clu­so des­pués del fa­lle­ci­mien­to de Cor­ti en 1984. «Me fal­ta al­go de mez­cla», ad­mi­tía en A lo lar­go del ca­mino (1992; Acan­ti­la­do, 2007) para asu­mir que pro­ve­nía de una fa­mi­lia ce­rra­da que lo for­mó en «el con­ser­va­du­ris­mo de las cos­tum­bres e in­clu­so el gus­to de de­cir no».

Se cum­pli­rán en di­ciem­bre diez años de su fa­lle­ci­mien­to, pe­ro en Es­pa­ña, pe­se a ser re­co­no­ci­do en la ve­ci­na Fran­cia co­mo un gi­gan­te de las le­tras (a una al­tu­ra si­mi­lar a la de Proust, Bal­zac, Flau­bert o Mi­chon), si­gue sin pa­sar del es­ta­tus de au­tor de cul­to. El se­llo Noc­tur­na pe­lea ca­lla­da­men­te para re­ver­tir la si­tua­ción. No so­lo ha pu­bli­ca­do los re­la­tos El rey Cop­he­tua (2010) y La pe­nín­su­la (2011), da­ta­dos en 1970, sino que edi­tó ha­ce po­co la no­ve­la Las tie­rras del oca­so, que, aun­que es­cri­ta (y de­ja­da a un la­do) en 1956, fue des­cu­bier­ta iné­di­ta en una ma­le­ta sie­te años des­pués de la muer­te del au­tor, lo que su­pu­so uno de los acon­te­ci­mien­tos li­te­ra­rios del año 2014 en Fran­cia.

Jouhan­deau y Jün­ger

Los tres li­bros han si­do tra­du­ci­dos al es­pa­ñol por el es­cri­tor ba­da­lo­nés Ju­lià de Jò­dar, una ta­rea es­pe­cial­men­te ar­dua en cuan­to que el len­gua­je de Gracq es muy ela­bo­ra­do. Es más, en al­gu­nos pa­sa­jes de Las tie­rras de oca­so po­dría ha­llar­se la quin­tae­sen­cia de lo que ese en­tien­de por li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa a ve­ces con in­ten­cio­nes no del to­do elo­gio­sas. «Gracq es, tras la muer­te de mi que­ri­do Mar­cel Jouhan­deau, quien ha es­cri­to la me­jor pro­sa fran­ce­sa», de­cía Ernst Jün­ger, de quien, ya en 1950, Gracq, a su vez, afir­ma­ba que «da­ría ca­si to­da la li­te­ra­tu­ra de los úl­ti­mos diez años» a cam­bio de la obra del ale­mán So­bre Re­tra­to del gran na­rra­dor fran­cés Ju­lien Gracq; a la iz­quier­da, por­ta­da de la edi­ción es­pa­ño­la de la no­ve­la «Las tie­rras del oca­so», obra es­cri­ta y aban­do­na­da en 1956 pe­ro des­cu­bier­ta iné­di­ta en el 2014, sie­te años des­pués del fa­lle­ci­mien­to de su au­tor.

los acan­ti­la­dos de már­mol. Así lo pro­cla­ma en La li­te­ra­tu­ra co­mo bluff (Nor­te­sur, 2009), opúscu­lo en el que Gracq cri­ti­ca du­ra­men­te —ade­más del sis­te­ma de es­tre­lla­to al que as­pi­ran a ac­ce­der ávi­dos sus co­le­gas los es­cri­to­res— la facilidad, la arro­gan­cia y la pre­sun­ción con que el fran­cés ha­bla en pú­bli­co de la li­te­ra­tu­ra, un vi­cio, un go­zo que Gracq si­túa en la ór­bi­ta de lo pri­va­do.

Gracq se mue­ve en­tre el es­pí­ri­tu de la his­to­ria y la vi­da in­ten­sa de la na­tu­ra­le­za y el te­rri­to­rio — qui­zá por­que era ca­te­drá­ti­co de geo­gra­fía e his­to­ria— de un mo­do que en al­gu­nos pa­sa­jes su obra guar­da cier­to pa­ren­tes­co con la de Jün­ger, aun­que sin cui­dar su pre­ci­sión cien­tí­fi­ca. Ade­más, y de for­ma par­ti­cu­lar en Las tie­rras del oca­so, lo ha­ce con un ba­rro­quis­mo

fron­do­sí­si­mo que con­vier­te la lec­tu­ra en una la­bor que re­quie­re un ele­va­do com­pro­mi­so (no es li­bro para lle­var en el me­tro).

Las tie­rras del oca­so, más allá de su am­bien­ta­ción de ai­res me­die­va­les, es una re­fle­xión in­tem­po­ral muy jün­ge­ria­na so­bre la li­ber­tad, la fra­ter­ni­dad y la au­da­cia que po­dría hil­va­nar­se con El mar de las Sir­tes, en el sen­ti­do de que la es­pe­ra de la in­va­sión de los bár­ba­ros, que ase­dian la ciu­dad amu­ra­lla­da, evi­den­cia un mun­do en­quis­ta­do en vías de ex­tin­guir­se. A la pos­tre, el li­bro se eri­ge co­mo una me­tá­fo­ra de la ocu­pa­ción na­zi de Fran­cia. La crí­ti­ca ha com­pa­ra­do su ca­pa­ci­dad pic­tó­ri­ca con la de Rem­brandt y Vi­la-Ma­tas ha he­cho su­yo a Gracq: «Lo creía­mos an­ti­cua­do y es el más mo­derno de to­dos, es el por­ve­nir».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.