La edu­ca­ción que nos lle­ga de los ro­bots

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición -

men­tos que han in­ten­ta­do uti­li­zar la IA para pre­de­cir des­de re­sul­ta­dos de fút­bol has­ta ha­cer fu­tu­ri­bles so­bre nues­tro fí­si­co den­tro de unos años. Uno de los que más le­jos ha lle­ga­do es Goo­gle, cu­yos desa­rro­llos han ser­vi­do para con­for­mar un sis­te­ma ca­paz de ga­nar a los me­jo­res del mun­do en el co­no­ci­do jue­go del aje­drez chino, que ade­más en­tre­na­ba au­tó­no­ma­men­te. Son tan­tas las ini­cia­ti­vas en es­te as­pec­to que ya hay un rán­king mun­dial ba­sa­do en el tí­tu­lo Star Craft Brood War para me­dir el ren­di­mien­to de las in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les y pun­tuar­las. In­de­pen­dien­te­men­te de que el im­pac­to de es­tos desa­rro­llos aún es muy li­mi­ta­do, no qui­ta para que mu­chos es­tu­dios cien­tí­fi­cos ha­yan tra­ta­do de ex­plo­rar có­mo es la re­la­ción en­tre hu­ma­nos y ro­bots. Con­cre­ta­men­te en la in­fluen­cia de es­tos úl­ti­mos so­bre sus due­ños.

La re­vis­ta del MIT ha pu­bli­ca­do un in­for­me que se ha­ce eco de una in­ves­ti­ga­ción de New Scien­tist

en la que se ha con­se­gui­do de­ter­mi­nar que los ni­ños que com­par­ten tiem­po con al­gu­na de es­tas má­qui­nas son sus­cep­ti­bles de imi­tar sus con­duc­tas. Vie­ron có­mo va­rios me­no­res se mos­tra­ban más am­bi­cio­sos tras con­vi­vir en las au­las con má­qui­nas pro­gra­ma­das para emu­lar es­te ras­go de per­so­na­li­dad. En EE.UU. se ha da­do una pe­cu­liar po­lé­mi­ca en es­te sen­ti­do. El pro­ta­go­nis­mo de es­ta bron­ca ha re­caí­do en Ale­xa. El asis­ten­te de voz de Ama­zon es­tá ca­pa­ci­ta­do para res­pon­der a co­man­dos de voz y es­tar es­cu­chan­do en se­gun­do plano para ac­ti­var­se en el mo­men­to jus­to. Sin em­bar­go, va­rios me­dios han re­co­gi­do los ca­sos de pa­dres que han mos­tra­do sus que­jas a la com­pa­ñía por­que Echo —el apa­ra­to que uti­li­za Ale­xa— no es­tá pre­pa­ra­do para tra­tar con ni­ños y es­tá in­flu­yen­do en su ca­rác­ter y en su edu­ca­ción. ¿Có­mo? Aguan­tan­do las pa­ta­le­tas con es­toi­ca tran­qui­li­dad, res­pon­dien­do eter­na­men­te a la mis­ma pre­gun­ta o reac­cio­nan­do con na­tu­ra­li­dad a pa­la­bras mal so­nan­tes.

Pe­ro los ro­bots y al­go­rit­mos ca­pa­ces de apren­der del en­torno tam­bién se han vis­to per­ju­di­ca­dos por lo que les ro­dea­ba. So­lo hay que ver a Tay, un bot de con­ver­sa­ción que Mi­cro­soft se atre­vió a sol­tar en Twit­ter. El re­sul­ta­do, el peor que se po­día ima­gi­nar. Po­cos mi­nu­tos des­pués de em­pe­zar a ‘ab­sor­ber’ co­no­ci­mien­to de la for­ma de ex­pre­sar­se de otras cuen­tas de la co­mu­ni­dad de la red so­cial aca­bó pro­fi­rien­do pro­cla­mas xe­nó­fo­bas y an­ti­se­mi­tas. El apren­di­za­je de las má­qui­nas es­tá en el ojo del hu­ra­cán. Es más en los úl­ti­mos tiem­pos han sur­gi­do co­rrien­tes que pi­den a in­for­má­ti­cos te­ner más en cuen­ta las su­ti­le­zas de la men­te hu­ma­na a la ho­ra de cons­truir es­te sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.