Lis­boa re­su­ci­ta en un lien­zo re­na­cen­tis­ta

Una pin­tu­ra fla­men­ca re­cu­pe­ra la ciu­dad per­di­da en el seís­mo de 1755

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo -

¿Es tan im­por­tan­te es­te lien­zo que te­ne­mos an­tes nues­tros ojos para co­no­cer la Lis­boa del Re­na­ci­mien­to? Preguntamos a la his­to­ria­do­ra del Ar­te nor­te­ame­ri­ca­na An­ne­ma­rie Jor­dan, una de las co­mi­sa­rias de la ex­po­si­ción La ciu­dad glo­bal. Lis­boa en el Re­na­ci­mien­to, que se ha inau­gu­ra­do ha­ce unos días en el Mu­seo de Ar­te An­ti­guo de la ca­pi­tal por­tuguesa. «Por su­pues­to, es la más im­por­tan­te prue­ba des­cu­bier­ta has­ta la fe­cha», me res­pon­de al ins­tan­te en un cas­te­llano apren­di­do du­ran­te sus nu­me­ro­sas es­tan­cias en Es­pa­ña, don­de ha co­la­bo­ra­do con va­rias uni­ver­si­da­des y gran­des pi­na­co­te­cas.

El óleo, de au­tor fla­men­co des­co­no­ci­do, se ti­tu­la Vis­ta de la Rúa No­va de los Mer­ca­de­res (1570-1619). «Ob­ser­va la can­ti­dad de per­so­nas de las más va­ria­das pro­ce­den­cias que apa­re­cen en el cua­dro, que fue di­vi­di­do en dos a fi­na­les del XIX», ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta: «Hay mer­ca­de­res, es­cla­vos, no­bles, gen­te de di­fe­ren­tes ra­zas, ani­ma­les exó­ti­cos, ob­je­tos úni­cos y una ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca de las ciu­da­des del sur de Eu­ro­pa de fi­na­les del si­glo XVI».

¿Por qué tie­ne tan cla­ro que se tra­ta de Lis­boa y no de Se­vi­lla, por ejem­plo, que en el si­glo XVI era jun­to con Lis­boa la ciu­dad más im­por­tan­te del sur de Eu­ro­pa? «Por­que la va­rie­dad de ra­zas y es­ti­los de ves­tir de los per­so­na­jes, de los ani­ma­les, de los ob­je­tos exó­ti­cos, y de la ri­que­za que se per­ci­be a tra­vés del cua­dro, ade­más de la pro­pia ar­qui­tec­tu­ra de la Rúa dos Mer­ca­de­res, nos de­mues­tra que es­ta­mos ha­blan­do de Lis­boa y no de otra ciu­dad. So­lo Lis­boa te­nía es­to a fi­na­les del si­glo XVI, Se­vi­lla, a pe­sar de ser muy ri­ca, no la igua­la­ba en di­ver­si­dad y ri­que­za. Por eso la he­mos lla­ma­do en es­ta ex­po­si­ción ‘la ciu­dad glo­bal’», afir­ma ta­jan­te Jor­dan. La in­ves­ti­ga­do­ra es­ta­dou­ni­den­se aña­de: «Lle­va­mos cin­co años es­tu­dian­do en pro­fun­di­dad el lien­zo y pre­pa­ran­do la ex­po­si­ción. He­mos ela­bo­ra­do un do­cu­men­tal en el que da­mos to­dos los de­ta­lles de có­mo era la bu­lli­cio­sa Rúa de los Mer­ca­de­res, el co­ra­zón de la ciu­dad, des­trui­da en 1755».

El des­cu­bri­mien­to del óleo

«La cu­rio­sa his­to­ria de es­ta ex­po­si­ción co­mien­za en 1866, cuan­do el pin­tor y poe­ta pre­rra­fae­li­ta Dan­te Ga­briel Ros­set­ti sa­le de su ca­sa de Lon­dres para eva­luar un cua­dro que le ha­bía lla­ma­do la aten­ción en un an­ti­cua­rio», se­ña­la la co­mi­sa­ria. «Aun­que no re­co­no­ció la ciu­dad del lien­zo, Ros­set­ti adi­vi­nó que se tra­ta­ba de un lu­gar de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca», aña­de.

«Nues­tra en­tra­da en es­ce­na —de­cla­ra la in­ves­ti­ga­do­ra— tie­ne lu­gar 150 años des­pués, cuan­do iden­ti­fi­ca­mos en la So­cie­dad de An­ti­cua­rios de Lon­dres la im­po­nen­te pin­tu­ra, que ha­bía si­do di­vi­di­da en dos». Tras con­sul­tar mu­chas fuen­tes y do­cu­men­tos en Inglaterra, Es­pa­ña y Por­tu­gal, ex­pli­ca la his­to­ria­do­ra, se lle­gó a la con­clu­sión de que es una vis­ta de la Rúa No­va de los Mer­ca­de­res, des­trui­da por el te­rri­ble te­rre­mo­to de 1755. «Es­ta­mos se­gu­ros de que el au­tor del cua­dro fue con­tra­ta­do por un ri­co me­ce­nas, coin­ci­dien­do con el rei­na­do de Fe­li­pe II y los ocho años que vi­vió en Lis­boa», ma­ti­za.

La mues­tra se pue­de vi­si­tar en el Mu­seo de Ar­te An­ti­guo de Lis­boa has­ta el pró­xi­mo 9 de abril y reú­ne 249 pie­zas, 70 de ellas pres­ta­das por im­por­tan­tes co­lec­cio­nis­tas y mu­seos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Pra­do y el Bri­tish Mu­seum.

Para re­cons­truir el co­ra­zón de la ciu­dad más glo­bal de la épo­ca, se ha di­vi­di­do la ex­po­si­ción en seis áreas: vis­tas de Lis­boa; con­tex­to his­tó­ri­co; no­ve­da­des de Áfri­ca; las com­pras en la Rúa No­va; ani­ma­les de otros mun­dos; y la ca­sa de Si­mão de Me­lo, uno de los mer­ca­de­res más im­por­tan­tes del mo­men­to.

Jor­dan se de­tie­ne an­te la ré­pli­ca del gi­gan­tes­co ri­no­ce­ron­te Aba­da que el rey don Se­bas­tião tra­jo de Áfri­ca, vi­vió en Lis­boa los ocho años en los que Fe­li­pe II re­si­dió en la ca­pi­tal por­tuguesa, quien des­pués se lo lle­vó a Ma­drid. Jor­dan re­cuer­da que la ac­tual ca­lle Aba­da, pró­xi­ma a la Puer­ta del Sol, fue el lu­gar don­de re­si­dió el exó­ti­co ani­mal.

B. I.

La co­mi­sa­ria de la ex­po­si­ción, An­ne­ma­rie Jor­dan, po­sa an­te el cua­dro del si­glo XVI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.