Jus­to a tiem­po de sal­var dos pun­tos

Ma­nu fir­mó para el Arou­sa el 3-2 en el mi­nu­to 88 de un par­ti­do en el que los de Ote­ro so­lo su­pie­ron do­mi­nar al Castro en su me­dia ho­ra de su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra -

Ne­ce­si­ta­ba el Arou­sa ven­cer y con­ven­cer ayer fren­te al mo­des­to Castro, equi­po en la zo­na de des­cen­so di­rec­to, para man­te­ner­se en la pe­lea por las cua­tro pla­zas de pro­mo­ción y con­tras­tar en el test de la Li­ga que las co­sas se es­tán ha­cien­do bien. Y si na­die du­da del buen ha­cer en­tre se­ma­na de la plan­ti­lla ar­le­qui­na­da y el cuer­po téc­ni­co en­ca­be­za­do por Jor­ge Ote­ro, lo cier­to es que el cua­dro vi­la­gar­ciano se tu­vo que con­for­mar ayer con im­po­ner­se por la mí­ni­ma, 3-2, a cos­ta de un ri­val que ame­na­zó con es­tre­nar su ca­si­lle­ro de triun­fos co­mo equi­po vi­si­tan­te en el úni­co cam­po de la Ter­ce­ra ga­lle­ga jun­to al del Ra­cing Vi­lal­bés en el que to­da­vía no ha ga­na­do nin­gún fo­rá­neo.

Al igual que dos se­ma­nas atrás Sy­lla, ce­le­bran­do el gol que abría el mar­ca­dor en A Lom­ba.

fren­te al Cél­ti­ga, el Arou­sa que­dó muy le­jos de do­mi­nar a su ri­val, in­ca­paz de plas­mar su fút­bol pe­ga­do al pie. Y si con­tra el ve­cino is­le­ño la es­par­ta­na dis­po­si­ción ri­val so­bre el te­rreno en­con­tra­ba un ex­ce­len­te alia­do en el mal es­ta­do del cés­ped de A Lom­ba; ayer la pro­pues­ta de un fút­bol más da­do a los es­pa­cios abier­tos que al en­ca­jo­na­mien­to ofre­ci­da por el Castro no lo­gró ser apro­ve­cha­da por el con­jun­to de Jor­ge Ote­ro para im­po­ner la pre­sun­ta di­fe­ren­cia de po­ten­cial de am­bos equi­pos.

Lo pa­re­ció du­ran­te los 10 pri­me­ros mi­nu­tos de jue­go. Con el on­ce

vi­la­gar­ciano sa­lien­do en trom­ba y es­po­lea­do por el tem­pra­ne­ro gol de Sy­lla. El afri­cano, que arran­có el par­ti­do en fun­cio­nes de in­te­rior de­re­cho, le ro­ba­ba la car­te­ra a Su­so en la fron­tal del área, para plan­tar­se so­lo an­te Ye­bra con una pa­red con Ju­lio Rey y mar­car. Pe­ro la ver­ti­ca­li­dad del Arou­sa se di­si­pó pron­to cual es­pu­ma de cham­pán des­cor­cha­do. Y ni el percance del Castro, con la re­ti­ra­da de Ma­rino por le­sión en el 17, cam­bió la di­ná­mi­ca de una pri­me­ra par­te en la que el cua­dro vi­si­tan­te de­mos­tró su fi­na ha­bi­li­dad para des­pla­zar con ve­lo­ci­dad y cri­te­rio el ba­lón has­ta el área ri­val cuan­do se ha­ce con él. Co­mo en el 35, con Ja­vi­cho re­es­ta­ble­cien­do la igua­la­da re­ma­tan­do en el ai­re y pi­can­do el ba­lón en un cen­tro de fon­do a la al­tu­ra del pun­to de pe­nal­ti, con Llo­ves ven­di­do.

El arran­que de la se­gun­da par­te fue cal­ca­do al de la pri­me­ra. Con gol a los 2 mi­nu­tos, es­ta vez in­ter­cam­bian­do pa­pe­les. En un ba­lón cen­tra­do por ban­da de­re­cha por Sy­lla que Ju­lio Rey re­ci­be en el pun­to de pe­nal­ti, re­cor­tan­do a su par y cru­zan­do el ba­lón sin tiem­po de reac­ción para Ye­bra.

Pe­ro en­ton­ces emer­gió la fi­gu­ra de Omar, con­ver­ti­do en pe­sa­di­lla para la tem­blo­ro­sa za­ga lo­cal en­tre su 2-2 del mi­nu­to 55, re­ci­bien­do en ca­rre­ra en el área para mar­car en ti­ro en dia­go­nal, y la vo­lea que man­dó a un pa­lo en el 59 ex­pri­mien­do un error ga­rra­fal en ca­de­na de la za­ga ar­le­qui­na­da.

Y en­ton­ces en el 60 Su­so se em­pe­ñó en con­fir­mar­se co­mo el peor ju­ga­dor de la tar­de, ex­pul­sa­do con ro­ja di­rec­ta por agarrón al bor­de del área a Sy­lla. El Castro se que­dó sin op­cio­nes de con­ti­nuar con la bue­na pre­sión ade­lan­ta­da que tan­ta ren­ta­bi­li­dad le ha­bía re­por­ta­do. So­lo a par­tir de ahí el Arou­sa se mos­tro ne­ta­men­te su­pe­rior a su ri­val en la po­se­sión y ges­tión del es­fé­ri­co. Eso sí, sal­vo el ba­lón des­via­do so­bre lí­nea de gol por Du­mi a re­ma­te de Sy­lla en el 75, los de Ote­ro no pro­du­je­ron más que el 3-2 de Ma­nu Jus­to en el 88, ca­zan­do un cer­te­ro cen­tro de fon­do de Su­so.

EMI­LIO MOL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.