El ojo azu­lón de los 70.000 dis­pa­ros al año

Mon­cho Lo­re­to ha he­cho de la fo­to­gra­fía de los par­ti­dos y plan­ti­llas del Unión Gro­ve una de sus pasiones

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - PA­BLO PE­NE­DO

A buen se­gu­ro se­rán mu­chos los pa­dres y jó­ve­nes ju­ga­do­res de fút­bol de O Sal­nés y Pon­te­ve­dra, pe­ro tam­bién los afi­cio­na­dos a la Pri­me­ra Au­to­nó­mi­ca y la Pre­fe­ren­te Sur a los que les sue­ne la ca­ra de Ma­nuel Ra­món Ál­va­rez Gar­cía (31 de Agos­to de 1958). No en vano la su­ya, por lo que él mis­mo cuen­ta, es una fi­gu­ra sin­gu­lar allá por don­de se mue­ve des­de que ha­ce sie­te años dio un pa­so más en la que se ha­bía con­ver­ti­do en su se­gun­da pa­sión. Con­vir­tien­do su pre­sen­cia en los par­ti­dos de la ba­se y el pri­mer equi­po del Unión Gro­ve en li­tur­gia de ca­da fin de se­ma­na. Pe­ro no co­mo un se­gui­dor más. A pie de cam­po, con un úni­co ojo abier­to al ál­bum de re­cuer­dos que él mis­mo, a gol­pe de click, ha ido fa­bri­can­do con unos 70.000 dis­pa­ros al año de sus tres cá­ma­ras y el azul del club me­co ti­ñen­do sus imá­ge­nes. Y to­do, por amor al ar­te. Has­ta el pun­to de re­ga­lar su tra­ba­jo a cuan­to fut­bo­lis­ta, pa­dre, di­rec­ti­vo y de­más afi­cio­na­do se lo pi­de.

Vi­gi­lan­te de se­gu­ri­dad de A To­xa des­de ha­ce 27 años, la pri­me­ra cá­ma­ra de Mon­cho Lo­re­to, ese nom­bre que su pa­dre he­re­dó de su abue­lo y él del pri­me­ro, fue una Po­la­roid. De esas que te sa­ca­ban la fo­to en pa­pel al ins­tan­te. «Re­ga­lá­ran­ma os meus pais ha­be­rá uns 30 anos». Pe­ro aun­que «a fo­to­gra­fía me gus­tou de sem­pre», nos cuen­ta, que hoy ma­ne­je tres cuer­pos y cin­co len­tes, amén de mul­ti­tud de ac­ce­so­rios va­rios, fue la res­pues­ta a un gui­ño del des­tino. O de lo que pu­die­se ha­ber he­cho coin­ci­dir una dé­ca­da atrás en las fi­las del Unión Gro­ve a su hi­jo re­cién en­tra­do en el club y otro ben­ja­mín con un pa­dre afi­cio­na­do a sa­car­les fo­tos a él y a sus com­pa­ñe­ros de equi­po, y pa­sár­se­las des­pués a otros pro­ge­ni­to­res. «Un día dí­xen­me, eu ta­mén que­ro que meu fi­llo te­ña un re­cor­do que eu non ti­ven de ra­paz. E fun­me me­ten­do, e fun­me me­ten­do». Apren­dien­do por su cuen­ta, y con los con­se­jos de ami­gos co­mo Án­gel Va­ran­de­la «fo­tó­gra­fo de ra­lis, e ni­ko­nis­ta», apun­ta Mon­cho Lo­re­to. «Xa o pri­mei­ro ano com­prei un­ha Ni­kon, Ra­món Ál­va­rez, es­te fin de se­ma­na en el cam­po del Mon­te da Vi­la, don­de la mú­si­ca de­ja pa­so a su otra gran pa­sión, el Unión Gro­ve.

e ho­xe te­ño un equi­po pro­fe­sio­nal de ni­vel me­dio/al­to. Son car­ti­ños, pe­ro non es­tán mal em­pre­ga­dos. Non por­que ga­ñe di­ñei­ro, que eu non co­bro po­lo que fa­go».

Al con­tra­rio, «ao re­ma­tar a tem­pa­da re­gá­lo­lles a ca­da xo­ga­dor e ao cor­po téc­ni­co do pri­mei­ro plan­tel un dvd cun re­su­mo dos seus par­ti­dos». A los que su tra­ba­jo no le ha­ya im­pe­di­do asis­tir, lo que vie­ne sien­do «en­tre 28 e 30 dos 38 da Li­ga». Es más, has­ta es­ta tem­po­ra­da, en la que el club po­ne un bus para los via­jes del pri­mer equi­po, «le­va­ba aos par­ti­dos de fó­ra da ca­sa a tres xo­ga­do­res no meu co­che» a su cuen­ta, des­ve­la.

Enamo­ra­do de la can­te­ra

«Pe­ro o que máis me gus­ta é a ba­se. Os ra­pa­ces son a mi­ña de­bi­li­da­de, por­que ne­les ves o fút­bol en es­ta­do pu­ro; a par­te das ri­sas que te bo­tas, é un­ha pa­sa­da», nos di­ce Ra­món. Por ello, de una ma­ne­ra na­tu­ral, al cuar­to año de se­guir las an­dan­zas de­por­ti­vas de su hi­jo y sus com­pa­ñe­ros «em­pe­cei a de­di­car­me por com­ple­to a to­dos. Por­que me gus­ta­ba ver que ca­da vez que col­ga­ba un­ha fo­to no Fa­ce­book do club —al­go que ha­ce

en cuan­to pue­de tras ca­da par­ti­do— aos ra­pa­ces gus­tá­ba­lles, e os que non saían di­cían­me ‘Ra­món, ¿por que non me co­lle­ches?’».

«Non hai un­ha fin de se­ma­na que dei­xe de fa­cer­lle fo­tos ao Unión Gro­ve». De los par­ti­dos, y an­tes de los ca­pi­ta­nes de los equi­pos con el trío ar­bi­tral y las for­ma­cio­nes del equi­po azu­lón. Y en to­do es­te tiem­po to­do fue­ron bue­nas ma­ne­ras de los ri­va­les cuan­do to­có ju­gar fue­ra. Sal­vo «can­do ma­te­ria­li­za­mos o as­cen­so de hai 4 ou 5 anos; fi­xen o xes­to cos pu­ños en al­to, e o de­le­ga­do do equi­po lo­cal me di­xo un­has can­tas cou­sas». Una anéc­do­ta en el his­to­rial de quien, ex­pli­ca, «nun­ca abro a bo­ca nos cam­pos».

Dos años atrás su ve­cino de ca­lle y has­ta el pa­sa­do ve­rano pre­si­den­te del Unión, Nel, «en­ga­nou­me di­cín­do­me que man­da­ran a to­da a ba­se a un par­ti­do para fo­to­gra­fa­la. Ao che­gar o mo­men­to ato­pei­me cun­ha ho­me­na­xe. Foi moi emo­cio­nan­te. Na túa ca­sa, coa túa xen­te, é moi bo­ni­to. Que os teus che re­co­ñe­zan o teu la­bor». Un pe­que­ño gran pa­go a quien pue­de sos­te­ner que «nun­ca lle ne­guei un­ha fo­to a nin­guén».

EMI­LIO MOL­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.