La Xun­ta em­pie­za a eva­luar los pues­tos de tra­ba­jo de to­dos sus de­par­ta­men­tos

Ha­rá cam­bios de per­so­nal en de­par­ta­men­tos se­gún los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - JUAN CAPEÁNS

Los sin­di­ca­tos ven bien la ini­cia­ti­va, pe­ro te­men la apli­ca­ción en pró­xi­mos ajus­tes

Más allá de los tó­pi­cos y los sam­be­ni­tos, la car­ga de tra­ba­jo de los fun­cio­na­rios es un te­ma de al­ta sen­si­bi­li­dad den­tro y fue­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción. En el ca­so de la Xun­ta de Ga­li­cia, la mochila no es igual de pe­sa­da en unos de­par­ta­men­tos que en otros, y en los úl­ti­mos años se han al­te­ra­do los equi­li­brios en­tre la de­man­da y la fuer­za de tra­ba­jo real de los em­plea­dos pú­bli­cos ads­cri­tos a la Ad­mi­nis­tra­ción ge­ne­ral, cu­yos de­par­ta­men­tos se­rán so­me­ti­dos a un ex­haus­ti­vo es­tu­dio pa­ra tra­tar de co­rre­gir las si­tua­cio­nes más lla­ma­ti­vas.

Aunque to­do se fía a ese in­for­me final, de al­gu­na ma­ne­ra la Xun­ta ad­mi­te pre­via­men­te esos des­ajus­tes, arras­tra­dos des­de ha­ce años: el tsu­na­mi de la cri­sis hi­zo pen­du­lar la car­ga la­bo­ral, y los re­cor­tes no tu­vie­ron el mis­mo efec­to en to­dos los ne­go­cia­dos. Pe­ro, so­bre to­do, en los úl­ti­mos años se die­ron pa­sos de­ci­di­dos ha­cia la di­gi­ta­li­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, con la apa­ri­ción de nue­vas he­rra­mien­tas y una re­la­ción dis­tin­ta con el ciu­da­dano.

La Xun­ta cuen­ta en la ac­tua­li­dad con 86.818 em­plea­dos, de los que 16.025 tra­ba­jan pa­ra los ser­vi­cios generales y el res­to se re­par­ten en­tre Sa­ni­da­de, Edu­ca­ción y Xus­ti­za. El ga­bi­ne­te de Vi­ce­pre­si­den­cia se­rá el co­ne­ji­llo de in­dias de es­ta ex­pe­rien­cia tras la apro­ba­ción del es­tu­dio pi­lo­to, que irá en breve al Con­se­llo da Xun­ta. Los pri­me­ros re­sul­ta­dos re­la­ti­vos al de­par­ta­men­to que di­ri­ge Alfonso Rue­da —im­pul­sor del aná­li­sis— se co­no­ce­rán den­tro de unos tres me­ses, y una vez sal­gan a la luz se es­ta­ble­ce­rán una se­rie de pro­pues­tas o re­co­men­da­cio­nes que ten­drán ca­rác­ter in­for­ma­ti­vo y no vin­cu­lan­te, y que se­rán re­mi­ti­dos a los res­pon­sa­bles di­rec­ti­vos.

La ini­cia­ti­va, que bien po­dría re­vol­ver el am­bien­te la­bo­ral en las de­pen­den­cias au­to­nó­mi­cas, ha caí­do de pie en­tre las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, que con­si­de­ran cons­truc­ti­vo cual­quier pa­so que se dé ha­cia una me­jor or­ga­ni­za­ción. No obs­tan­te, cen­tra­les co­mo CSIF es­pe­ran una in­for­ma­ción más de­ta­lla­da, y con­fían en que los ges­to­res de la Xun­ta re­cuer­den el fin úl­ti­mo de una Ad­mi­nis­tra­ción, «que é pres­tar un ser­vi­zo, e can­to maior se­xa a ca­li­da­de, me­llor», por tan­to re­cla­man que no se es­ta­blez­can pa­rá­me­tros más pro­pios de las em­pre­sas pri­va­das y de la pro­duc­ti­vi­dad en bus­ca de un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co.

Des­de CC. OO. tam­bién con­fían en re­ci­bir más in­for­ma­ción, ya no tan­to de las in­ten­cio­nes del aná­li­sis, cu­yo es­pí­ri­tu se ha tras­la­da­do a los re­pre­sen­tan­tes la­bo­ra­les, co­mo de las con­se­cuen­cias prác­ti­cas, «por­que mo­ver fun­cio­na­rios non sem­pre é doa­do». Y tam­bién con­fían en que el es­tu­dio per­mi­ta de­tec­tar aque­llos ser­vi­cios que han ex­ter­na­li­za­do tra­ba­jos a tra­vés de con­ve­nios y otros ins­tru­men­tos y en los que la car­ga la­bo­ral es­tá dis­tor­sio­na­da.

Las cen­tra­les quie­ren es­tar pre­sen­tes en el pro­ce­so, por cuan­to creen que ten­drá efec­tos di­rec­tos so­bre las con­di­cio­nes la­bo­ra­les y los pró­xi­mos ajus­tes de plan­ti­lla, y re­cla­man que se va­ya más allá de los aná­li­sis cuan­ti­ta­ti­vos de da­tos. En con­cre­to, UGT ya ha­bía so­li­ci­ta­do es­te ti­po de es­tu­dios, pe­ro to­da­vía ve co­gi­das «con pin­zas» las po­si­bles con­se­cuen­cias que pue­da aca­rrear.

Los in­for­mes co­rre­rán a car­go del per­so­nal de la Di­rec­ción Xe­ral de Ava­lia­ción e Re­for­ma Ad­mi­nis­tra­ti­va y su ob­je­ti­vo es, pre­ci­sa­men­te, li­mi­tar al má­xi­mo las con­tra­ta­cio­nes ex­ter­nas, ajus­tan­do los cua­dros de per­so­nal y los gas­tos de los de­par­ta­men­tos y, al tiem­po, evi­tar que ha­ya per­so­nal que se sien­ta «in­fra­uti­li­za­do e des­mo­ti­va­do» o que so­por­te una so­bre­car­ga de tra­ba­jo, con sus con­se­cuen­cias.

La me­to­do­lo­gía que se­gui­rán los coor­di­na­do­res del es­tu­dio con­sis­te en de­ter­mi­nar la car­ga que exis­te en las uni­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas

te­nien­do en cuen­ta to­dos los pro­ce­di­mien­tos y ac­ti­vi­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas que es­tas ges­tio­nan a lo lar­go de un año na­tu­ral. El ob­je­ti­vo es en­con­trar un es­tán­dar de tra­ba­jo, en­ten­di­do co­mo el re­sul­ta­do que pue­de al­can­zar un em­plea­do pú­bli­co con la de­bi­da ex­pe­rien­cia y a un rit­mo «nor­mal», en las con­di­cio­nes co­rrec­tas y con un mé­to­do «ben de­fi­ni­do».

Los te­rre­nos de ac­tua­ción se­rán los ser­vi­cios cen­tra­les de ca­da con­se­lle­ría, los ser­vi­cios pe­ri­fé­ri­cos que de­pen­den de las je­fa­tu­ras te­rri­to­ria­les y ocho or­ga­nis­mos pú­bli­cos que to­da­vía no han tras­cen­di­do, y los re­sul­ta­dos se re­mi­ti­rán a ca­da ám­bi­to, es­to es, en teo­ría esos re­sul­ta­dos y los po­si­bles re­di­men­sio­na­mien­tos es­ta­rán res­trin­gi­dos. En ca­so de ge­ne­rar una mo­vi­li­dad ex­ce­si­va, la cri­sis con los sin­di­ca­tos es­ta­ría ser­vi­da.

LA VOZ

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.