Car­men San­tos desata la po­lé­mi­ca tras aso­ciar al PP con la vio­len­cia ma­chis­ta

Vi­lla­res ava­la a la lí­der de Po­de­mos por un co­men­ta­rio con­tro­ver­ti­do en las re­des

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAM­PE­DRO

Aho­ra que las fuer­zas po­lí­ti­cas del Par­la­men­to ga­lle­go aca­ba­ban de ce­rrar un tex­to co­mún pa­ra con­tri­buir a un pac­to de Es­ta­do con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta, un tuit ame­na­za con li­qui­dar el con­sen­so co­mo si fue­ra un dis­pa­ro. To­do em­pe­zó con un co­men­ta­rio col­ga­do el do­min­go por Car­men San­tos, se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Po­de­mos Ga­li­cia, en va­rias re­des so­cia­les en las que es­cri­bió: «Reivin­di­ca­mos que non nos asa­si­nen se­ño­res do PP de Ga­li­cia». Los po­pu­la­res reac­cio­na­ron de in­me­dia­to fu­rio­sos exi­gien­do una rec­ti­fi­ca­ción y una pe­ti­ción de dis­cul­pas por en­ten­der que se acu­sa a per­so­nas de es­te par­ti­do de es­tar de­trás del ase­si­na­to de mu­je­res.

El PP­deG tam­bién uti­li­zó ini­cial­men­te las re­des so­cia­les pa­ra re­cri­mi­nar a San­tos que hi­cie­ra «par­ti­dis­mo mi­se­ra­ble cun te­ma moi se­rio», mien­tras el dipu­tado Al­ber­to Pa­zos, coor­di­na­dor de or­ga­ni­za­ción del par­ti­do, en­tra­ba en la po­lé­mi­ca des­de su per­fil de Twit­ter di­cién­do­le es­to a la lí­der de Po­de­mos; «Emer­xa vos­te­de da cloa­ca po­lí­ti­ca á que des­cen­deu», es­cri­bió, exi­gién­do­le dis­cul­pas.

No obs­tan­te, la rec­ti­fi­ca­ción no se pro­du­jo, aunque in­tro­du­cien­do una co­ma en el co­men­ta­rio de San­tos es cier­to que la fra­se cam­bia­ría su sen­ti­do. La se­cre­ta­ria xe­ral de Po­de­mos lle­gó a su­ge­rir­les a los di­ri­gen­tes del PP que «sin­to­ni­za­ran» La Sex­ta pa­ra ver a Pa­blo Igle­sias «e in­ten­tar apren­der al­go», y las exi­gen­cias de Al­ber­to Pa­zos aca­bó des­pa­chán­do­las ya bien en­tra­da la no­che con es­ta no­ta: «Al­ber­to, vai dur­mir que o te­ma non dá pa­ra máis».

Y en vez de mo­rir la po­lé­mi­ca en las re­des, lo que ocu­rrió es que ayer lu­nes sal­tó a la po­lí­ti­ca real. Has­ta el por­ta­voz del PS­deG,

Xoa­quín Fer­nán­dez Lei­cea­ga, se pro­nun­ció so­bre el asun­to, ma­ti­zan­do que le pa­re­cía «ex­ce­si­vo a to­das lu­ces» el ad­ju­di­car­le las víc­ti­mas de la vio­len­cia ma­chis­ta a un Go­bierno o un par­ti­do. El PP fue un po­co más allá, y al ver que no ob­te­nía una rec­ti­fi­ca­ción de Car­men San­tos se la pi­dió for­mal­men­te a Luís Vi­lla­res, por­ta­voz de En Ma­rea, el gru­po al que per­te­ne­ce San­tos en O Hó­rreo. Pe­ro Vi­lla­res op­tó por ca­li­fi­car lo ocu­rri­do de «po­lé­mi­cas in­tere­sa­das», y no so­lo no se dis­cul­pó ni des­au­to­ri­zó a San­tos, sino que di­jo que ha­bía una «vin­cu­la­ción di­rec­ta» en­tre los re­cur­sos pre­su­pues­ta­rios y sus re­sul­ta­dos so­cia­les, in­sis­tien­do que se pro­du­jo un re­cor­te de fon­dos en la lu­cha con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta «e un au­men­to no nú­me­ro de mor­tes».

En es­ta re­la­ción tam­bién ahon­dó la pro­pia Car­men San­tos, al de­cla­rar ayer que «den­de o 2010 di­mi­nuí­ron un 26 % os or­za­men­tos pa­ra a loi­ta con­tra vio­len­cia de xé­ne­ro» cuan­do las mu­je­res «es­ta­mos a ser asa­si­na­das».

Pe­dro Puy, por­ta­voz del PP, se re­ser­vó el de­re­cho a em­pren­der ac­cio­nes ju­di­cial o «ul­te­rio­res ac­cio­nes por par­te do no­so gru­po» si no se pro­du­ce una dis­cul­pa por lo que pa­re­ce en­ten­der fue un error de pun­tua­ción de una fra­se.

Ima­gen del tuit pu­bli­ca­do por Car­men San­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.