Lei­cea­ga lla­ma a nor­ma­li­zar el PS­deG «con cer­ta ra­pi­dez» tras el con­gre­so fe­de­ral

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - D. S.

El PSOE ga­lle­go va ca­mino de cum­plir un año en si­tua­ción de in­te­ri­ni­dad, di­ri­gi­do por una co­mi­sión ges­to­ra sin ape­nas com­pe­ten­cias des­de la di­mi­sión de Bes­tei­ro co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. Es una si­tua­ción que man­tie­ne pa­ra­li­za­do el par­ti­do en mu­chos as­pec­tos, pues ca­re­ce del liderazgo pa­ra tra­zar una es­tra­te­gia po­lí­ti­ca, de ahí que el por­ta­voz de los so­cia­lis­tas en el Par­la­men­to ga­lle­go, Xoa­quín Fer­nán­dez Lei­cea­ga, se pro­nun­cia­ra ayer a fa­vor de nor­ma­li­zar la vi­da in­ter­na del par­ti­do «con cer­ta ra­pi­dez» una vez que se celebre el con­gre­so fe­de­ral.

El PSOE es­tá lla­ma­do a ce­le­brar pri­ma­rias en ma­yo pa­ra es­co­ger a su pró­xi­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral, y re­fren­dar­lo en el cón­cla­ve fe­de­ral de ju­nio. A par­tir de ahí, Lei­cea­ga en­tien­de que se­ría «po­si­ti­vo» po­ner pun­to y final a la si­tua­ción de in­te­ri­ni­dad del PS­deG, por­que eso «non é bo», si bien di­jo que el gru­po par­la­men­ta­rio es­tá «tra­ba­llan­do con nor­ma­li­da­de». VI­GO/LA VOZ

Un ga­lle­go po­dría di­ri­gir Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes en Es­pa­ña. Diego Ga­go, con­ce­jal del PP en Vi­go, anun­ció ayer que se pre­sen­ta­rá a la elec­ción en el con­gre­so que se ce­le­bra­rá del 21 al 23 de abril en Se­vi­lla. Por el mo­men­to es el úni­co as­pi­ran­te a di­ri­gir la or­ga­ni­za­ción a ni­vel na­cio­nal, si bien el pla­zo pa­ra la pre­sen­ta­ción de can­di­da­tu­ras fi­na­li­za ma­ña­na miér­co­les. Li­cen­cia­do en De­re­cho de 29 años, es el edil más jo­ven del gru­po mu­ni­ci­pal que en­ca­be­za Elena Muñoz y pre­si­de en Ga­li­cia Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes. —¿Cómo de­ci­dió dar el pa­so? —El mo­ti­vo en pri­mer lu­gar es que, en di­fe­ren­tes reunio­nes in­ter­nas, mis com­pa­ñe­ros han en­ten­di­do que un buen per­fil pa­ra di­ri­gir Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes a ni­vel na­cio­nal po­dría ser el mío. Esa idea se ha ido ex­ten­dien­do y se han ido su­man­do a la mis­ma pre­si­den­tes a ni­vel au­to­nó­mi­co,

—¿Se­rá di­fí­cil di­ri­gir Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes des­de fue­ra de Ma­drid? —La ac­tual pre­si­den­ta, Bea­triz Ju­ra­do, es de Cór­do­ba. Gran par­te de la ac­ti­vi­dad ju­ve­nil del par­ti­do se con­cen­tra du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. Es al­go que ve­nía ha­cien­do has­ta aho­ra, mo­vién­do­me mu­cho por Ga­li­cia. Es per­fec­ta­men­te asu­mi­ble, aunque va a exi­gir que res­te mu­cho tiem­po a mi vi­da per­so­nal, pe­ro iré a Ma­drid to­das las ve­ces que to­que. Con­vie­ne re­cor­dar que la pre­si­den­cia na­cio­nal no es un car­go re­mu­ne­ra­do, sino de par­ti­do y re­pre­sen­ta­ti­vo. Don­de yo real­men­te voy a ejer­cer la po­lí­ti­ca es en el Ayun­ta­mien­to de Vi­go. —¿El car­go va a re­per­cu­tir en su —Es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble un car­go de par­ti­do con otro ins­ti­tu­cio­nal. Voy a de­di­car un do­ble es­fuer­zo pa­ra am­bos desem­pe­ños. Pa­ra mí Vi­go es fun­da­men­tal. No acep­ta­ría la pre­si­den­cia na­cio­nal de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes sin mi ac­ta de con­ce­jal, de Vi­go. Ten­go un com­pro­mi­so con los vi­gue­ses y lo voy a asu­mir con ga­ran­tías. —¿Qué cam­bios quie­re im­pri­mir en la or­ga­ni­za­ción? —El pro­yec­to lo con­for­ma un equi­po de per­so­nas que va a es­tar for­ma­do por jó­ve­nes de dis­tin­tas par­tes de Es­pa­ña. Anun­ciar un pro­gra­ma sin oír sus su­ge­ren­cias no se­ría muy co­rrec­to en las for­mas. In­du­da­ble­men­te, no­so­tros te­ne­mos un re­to que

—¿Los ca­sos de co­rrup­ción pue­den pro­vo­car de­sen­can­to en­tre los jó­ve­nes? —Lo im­por­tan­te es que el par­ti­do sea im­pla­ca­ble con­tra la co­rrup­ción. Es im­por­tan­te ci­tar que hay dos cues­tio­nes a te­ner en cuen­ta. Pri­me­ro la pre­sun­ción de inocen­cia. No to­das las impu­tacio­nes son con la mis­ma in­ten­si­dad y las mis­mas cau­sas. Y hay que es­tar siem­pre a la van­guar­dia ideo­ló­gi­ca. Me gus­ta po­ner co­mo ejem­plo el mo­de­lo y la se­gu­ri­dad que des­de el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co ha de­fen­di­do Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo. En po­lí­ti­ca se vie­ne a tra­ba­jar por los ciu­da­da­nos y no a ser­vir­se de la po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.