Los agen­tes de trá­fi­co se pre­pa­ran pa­ra fre­nar a los con­duc­to­res más pe­li­gro­sos

La Fis­ca­lía quie­re que ha­gan per­fi­les cri­mi­no­ló­gi­cos a los mul­ti­rrein­ci­den­tes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - JOSÉ MA­NUEL PAN

En Ga­li­cia se dic­tan unas seis mil sen­ten­cias al año por de­li­tos con­tra la se­gu­ri­dad vial. Y mu­chos de los con­de­na­dos son in­frac­to­res re­in­ci­den­tes, con­duc­to­res a los que la Fis­ca­lía quie­re te­ner con­tro­la­dos e iden­ti­fi­ca­dos, en es­pe­cial a los que des­ta­can den­tro de ese gru­po por su pe­li­gro­si­dad. Se tra­ta de los mul­ti­rrein­ci­den­tes, unos au­to­mo­vi­lis­tas de má­xi­mo ries­go que acu­mu­lan tres o más con­de­nas por de­li­tos de trá­fi­co en los úl­ti­mos cin­co años y si­guen con­du­cien­do.

Unos cua­ren­ta guar­dias ci­vi­les y po­li­cías lo­ca­les ex­per­tos en cri­mi­no­lo­gía se es­tán pre­pa­ran­do en la Aca­de­mia Ga­le­ga de Se­gu­ri­da­de de A Es­tra­da pa­ra tra­ba­jar con ese ti­po de con­duc­to­res. Se es­tán for­man­do en la ela­bo­ra­ción de per­fi­les cri­mi­no­ló­gi­cos de los mul­ti­rrein­ci­den­tes, co­mo ex­pli­ca el fis­cal de se­gu­ri­dad vial de Ga­li­cia, Car­los Gil, que pro­mue­ve es­te cur­so in­ten­si­vo de for­ma­ción po­li­cial que per­mi­ta a los agen­tes co­no­cer las téc­ni­cas pa­ra el es­tu­dio de es­te ti­po de con­duc­to­res. «Se tra­ta de co­no­cer las con­di­cio­nes que ro­dean a es­te ti­po de de­lin­cuen­tes. Se les ha­ce un es­tu­dio de ca­rác­ter per­so­nal, de sus an­te­ce­den­tes, su tra­ba­jo, su fa­mi­lia, sus re­la­cio­nes so­cia­les...». El aná­li­sis de esos da­tos per­mi­ti­rá a los agen­tes tra­zar un per­fil cri­mi­no­ló­gi­co de los mul­ti­rrein­ci­den­tes pa­ra es­ta­ble­cer su ni­vel de pe­li­gro­si­dad y el ries­go que tie­nen de vol­ver a co­me­ter un de­li­to al vo­lan­te.

Más de 3 con­de­nas en 5 años

Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les se en­fren­ten a un con­duc­tor que ha­ya si­do con­de­na­do más de tres ve­ces en cin­co años, pro­pon­drán al in­frac­tor, que tie­ne que dar su con­sen­ti­mien­to, pa­ra la rea­li­za­ción de un es­tu­dio cri­mi­no­ló­gi­co. En una ex­pe­rien­cia si­mi­lar rea­li­za­da en Mur­cia, el 87 % de los mul­ti­rrein­ci­den­tes acep­ta­ron so­me­ter­se al es­tu­dio, que se uni­rá al ates­ta­do po­li­cial pa­ra su en­vío al juz­ga­do.

El ele­va­do por­cen­ta­je de Mur­cia in­di­ca que a la ma­yo­ría de los in­frac­to­res les in­tere­sa ser ca­ta­lo­ga­dos en fun­ción de sus con­di­cio­nes, so­bre to­do en ca­sos de pa­to­lo­gías co­mo el al­coho­lis­mo o la dro­ga­dic­ción. En esos ca­sos se pue­de lle­gar a ofre­cer la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der la pe­na, co­mo por ejem­plo la pri­sión, si acu­den a un tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra abor­dar su adic­ción o si van a cur­sos de edu­ca­ción vial o in­clu­so de edu­ca­ción ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.