¿Quién ma­tó al pá­rro­co de Vi­la­no­va?

La fa­mi­lia del sa­cer­do­te ase­si­na­do pi­de que si­ga vi­va la in­ves­ti­ga­ción pa­ra en­jui­ciar a los au­to­res del cri­men

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - MAI­TE RO­DRÍ­GUEZ

Tras dos años de in­ves­ti­ga­ción y la pues­ta a dis­po­si­ción ju­di­cial de dos sos­pe­cho­sos que que­da­ron en li­ber­tad, con­ti­núa el mis­te­rio so­bre el ase­si­na­to del pá­rro­co de Vi­la­no­va dos In­fan­tes, Adol­fo En­rí­quez, al que ma­ta­ron en la ma­dru­ga­da del 10 de mar­zo del 2015 en la rec­to­ral en la que vi­vía en ese pue­blo de Ce­la­no­va (Ou­ren­se). La fa­mi­lia del cu­ra, úni­ca per­so­na­da co­mo acu­sa­ción ade­más del Mi­nis­te­rio Fis­cal, es­pe­ra que se man­ten­gan las pes­qui­sas y aún se pue­da juz­gar a los cul­pa­bles. La Voz ha­bló con José Ma­nuel En­rí­quez, so­brino y por­ta­voz de la fa­mi­lia, quien re­la­ta su vi­sión de lo ocu­rri­do.

UNA VÍC­TI­MA ES­TA­FA­DA La bon­dad de un cu­ra atra­pa­do en­tre men­di­can­tes. «La fa­mi­lia era cons­cien­te de lo que es­ta­ba su­ce­dien­do, aunque creo que él no que­ría com­par­tir la cruz que es­ta­ba lle­van­do. Era muy re­ser­va­do. Le di­je que de­ja­ra Vi­la­no­va. Quie­ro pen­sar que si hu­bie­se re­ci­bi­do una or­den superior lo hu­bie­se he­cho. Esos su­je­tos eran per­ti­na­ces, se apos­ta­ban en la puer­ta y no se mo­vían. Le to­ca­ban la fi­bra sen­si­ble lle­van­do ni­ños. Él cre­yó sus men­ti­ras de prin­ci­pio a fin. In­ten­té con­ven­cer­lo de for­ma reite­ra­da, di­cién­do­le que esa gen­te es­con­día al­go. Pe­ro él lo ha­cía por con­vic­ción per­so­nal, apar­te de por su mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal. Era bueno, pe­ro no ton­to; era buen ad­mi­nis­tra­dor. Vi­vió co­mo un cu­ra y mu­rió co­mo un cu­ra».

UN MÓ­VIL PO­CO CLA­RO So­lo des­apa­re­ció la Vir­gen del

Cris­tal. «To­das las hi­pó­te­sis tie­nen ca­bi­da. Si fue por di­ne­ro, ma­ta­ron a la ga­lli­na de los hue­vos de oro, por­que él se lo da­ba con­ti­nua­men­te. Si fue por la Vir­gen, eco­nó­mi­ca­men­te te­nía po­co va­lor, ade­más de que las cua­tro fun­das que te­nía pa­ra guar­dar­las es­ta­ban bien co­lo­ca­das en su si­tio ha­bi­tual. Si fue por sa­quear di­ne­ro en la ca­sa y él se re­sis­tió, des- pués de no ha­ber­lo tra­ta­do pre­ci­sa­men­te a be­sos, ha­bía otras co­sas de más va­lor que que­da­ron en la rec­to­ral. Ob­je­tos de pla­ta del ajuar ecle­siás­ti­co que se lle­vó el Obis­pa­do es­ta­ban allí. Cuan­do hi­ci­mos la mu­dan­za en­con­tra­mos di­ne­ro en la ca­sa, unos 600 o 700 eu­ros que no eran de di­fí­cil lo­ca­li­za­ción, y en el co­che ha­bía mo­ne­das. ¿Por qué fue?». DE­TEN­CIÓN Y LI­BER­TAD Que­rían pri­sión pro­vi­sio­nal. «Hay quien ha­bla de pre­ci­pi­ta­ción en la de­ten­ción de la Guar­dia Ci­vil, pe­ro ha­bía en­ton­ces in­di­cios pal­pa­bles so­bre los pre­sun­tos cul­pa­bles. Él ano­ta­ba sus co­sas. Los nom­bres de los sos­pe­cho­sos apa­re­cie­ron ahí. Lo de es­tos dos era cons­tan­te ha­cia mi tío. En las ope­ra­cio­nes Gam­bón y De­vo­tio (la nues­tra) ha­bía tres miem­bros de un clan fa­mi­liar que te­nían re­la­ción con la de­lin­cuen­cia. De­be­ría ha­ber mo­ti­vos pa­ra la pri­sión pro­vi­sio­nal. Lla­ma la aten­ción que an­te la cas­ca­da de in­di­cios se les de­ja­se en li­ber­tad. Es con­tra­dic­to­rio».

AR­CHI­VO DE LA CAU­SA

Una cau­sa com­ple­ja. «A la Guar­dia Ci­vil no le que­da na­da por ha­cer, unie­ron las pie­zas de un puz­le muy di­fí­cil; a ni­vel ju­di­cial quie­ro pen­sar que sí».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.